Mundo Obrero México

EDUCACION

SNTE: un sindicato al servicio de los gobiernos en turno

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación expresó su apoyo al gobierno de López Obrador a través de un pronunciamiento emitido en el marco del segundo informe de gobierno.

Sulem Estrada, maestra de secundaria

Agrupación Magisterial Nuestra Clase y Pan y Rosas

Jueves 10 de diciembre de 2020

Spot SNTE apoya la Reforma Educativa - YouTube

Tal como otrora hiciera con los gobiernos priistas y panistas, el SNTE, a espaldas de las y los trabajadores de la educación, expresó su apoyo al gobierno de AMLO continuando con su línea política de convertirse en el “ejército intelectual de la 4T”.

En su comunicado el SNTE menciona en primer lugar que el presidente “ha promovido un conjunto de decisiones a favor de la escuela pública y de los trabajadores de la educación” como el hecho de que “se derogó la mal llamada reforma educativa del sexenio pasado, que imponía un régimen laboral excluyente y punitivo sobre el magisterio”.

En lo que refiere a la Reforma Educativa, el SNTE como dice una cosa dice otra, al mejor estilo de la Chimoltrufia, pues las y los maestros recordamos perfectamente cuando el sindicato dio su aprobación a la reforma educativa de Enrique Peña Nieto e incluso recibió 550 millones de pesos con el objetivo de apoyar su implementación, dejando pasar las terribles consecuencias que tuvo para las y los maestros como fueron los miles de despidos, presos políticos y muertos.

Sin embargo, cuando López Obrador llegó al poder, su discursó cambió radicalmente pronunciándose contra la reforma de Peña y a favor de la reforma de AMLO, solicitando incluso al a los legisladores abrogar la reforma del 2013. Más allá del reacomodo del sindicato, todos sabemos que la nueva reforma educativa en realidad conserva en su espíritu gran parte de la reforma peñista. Es por esto que el SNTE no tiene ningún empacho darle continuidad.

Desde el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, cuando se firma el Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica, hasta el gobierno panista de Felipe Calderón con quien se acuerda la Alianza por la Calidad de la Educación que luego se concreta con la Reforma Educativa de Peña y tiene continuidad con la de AMLO, el SNTE ha favorecido los planes educativos emanados de los organismos financieros internacionales en detrimento de la educación y los derechos laborales de las y los trabajadores.

Por otro lado, el pronunciamiento del SNTE plantea que “se han incrementado los recursos para el sostenimiento de las escuelas y el número de becas en todos los niveles educativos”, sin embargo, no dice una sola palabra de las múltiples carencias en la que se encuentran las escuelas y la necesidad de dotarlas de todos los insumos necesarios para cuando haya condiciones para volver, incluyendo la necesaria construcción de más y mejores escuelas para evitar el hacinamiento.

De la misma manera, el SNTE plantea que gracias a la voluntad de López Obrador “se logró la basificación de más de 300 mil trabajadores de la educación que durante años trabajaron sin ninguna certeza laboral”, y que el gremio “ha recibido incrementos salariales reales, por encima de la inflación”. Estas declaraciones parecen una burla para las y los docentes que trabajan sin ningún derecho laboral ni prestación, como son los docentes del programa PRONI y para los miles que hoy tienen la incertidumbre por tener plazas temporales, así como para las y los docentes de escuelas privadas a quienes el SNTE se ha negado a agremiar y que son los que más han sufrido despidos y rebajas salariales en medio de la pandemia.

También resulta una burla para las y los docentes que apenas nos alcanza el salario para vivir y que, a partir de la nueva reforma educativa de AMLO, tendremos que someternos a cursos y talleres pagados con nuestros propios recursos y tomados fuera de nuestros horarios laborales para entrar al sistema de carrera para las y los docentes que será el mecanismo a través del cual podremos obtener mejoras salariales.

Aprende en casa y el aumento del rezago educativo

El comunicado del sindicato plantea que las y los docentes impulsamos todos los días la nueva política educativa, aún en tiempos de pandemia mediante el modelo de educación a distancia. Las y los maestros que estamos frente a grupo y que nos estamos enfrentando a las consecuencias que ha tenido el programa Aprende en Casa no opinamos lo mismo.

Simplemente, la realización de nuestro trabajo bajo la modalidad de educación a distancia, ha implicado violación a nuestra jornada de trabajo establecida en el contrato y ha pasado por alto lo que establece la Ley Federal del Trabajo (LFT) en cuanto a la obligación del patrón de proporcionar a los trabajadores los útiles, instrumentos y materiales necesarios para la ejecución del trabajo, debiendo darlos de buena calidad, en buen estado y reponerlos tan pronto como dejen de ser eficientes, es decir, la SEP nos debe brindar equipos de cómputo, acceso gratuito e irrestricto a servicios como Internet y luz, cuestión que no hace por la tregua infame con el SNTE

La falta de acceso de las y los alumnos, así como de las y los maestros a internet gratuito, así como de computadoras para poder estar en comunicación, ha implicado dejar fuera del programa a miles de alumnos. Aunque el gobierno privilegió a las televisoras para transmitir los programas otorgándoles contratos millonarios, la realidad es que las y los alumnos requieren el acercamiento con los docentes y con sus compañeras y compañeros para desarrollar aprendizajes significativos bajo la interacción colectiva, es por ello que sin tener las condiciones mínimas indispensables para eso en los hechos se profundiza el rezago educativo (entregan trabajos muchas veces sin comprender los contenidos que dicta la programación del Aprende en Casa) y la deserción escolar porque un grueso importante no cuenta con los recursos mínimos, lo que evidencia la brecha digital, que no necesariamente resuelven los cuadernillos ante niños que deben laborar para aportar ingresos en medio del desempleo o la muerte de sus padres por COVID-19.

Los charros del SNTE durante estos 9 meses tampoco denunciaron, ni combatieron las condiciones de abandono y deterioro del ISSSTE (como las del resto de las instituciones de salud pública), que entre otras cosas se expresan en la falta de medicamentos y de personal suficiente para garantizarnos una atención de calidad y digna. Condiciones que ante la pandemia se volvieron más críticas, cuestión que no es menor para las y los trabajadores al servicio del Estado que requerimos la atención sanitaria en dicha institución.

Todo lo anterior demuestra que el SNTE lejos de ser un sindicato al servicio de las necesidades reales de las y los trabajadores es un sindicato al servicio de las necesidades del patrón -que en nuestro caso es el Estado-, que se adapta a los dictados del mismo y utiliza la fuerza del magisterio como moneda de cambio para sus propios intereses.

En este sentido es indispensable para las y los docentes y el conjunto de trabajadores de la educación, poner sobre la mesa la necesidad urgente de recuperar nuestro sindicato para arrebatárselo a los charros y ponerlos al servicio de la lucha de las y los trabajadores.

Imaginen lo poderoso que sería recuperar y refundar para la lucha al SNTE, el sindicato más grande de América Latina, que aglutina un millón y medio de trabajadores de la educación, con base a un programa emergente combativo y con independencia de clase para enfrentar la crisis sanitaria y económica, impuesto a partir de la organización de las y los docentes en cada escuela en unidad con madres y padres de familia.






Temas relacionados

Cuarta Transformación de AMLO   /   Sindicato   /   Mundo Obrero México   /   SNTE   /   Magisterio   /   Educación

Comentarios

DEJAR COMENTARIO