Mundo Obrero México

CHARRISMO SINDICAL

Renuncia Aceves del Olmo a la CTM ¿En qué ayuda al movimiento obrero?

Sea por conveniencia legal, o por razones biológicas estamos siendo testigos de la desaparición y el reacomodo general de las dirigencias tradicionales charras que controlaron a los principales batallones obreros en el país. El sindicalismo autonombrado "democrático", en otros tiempos opositores al gobierno desde la UNT, son la muestra más clara de una tregua con el gobierno y la patronal.

Martes 22 de octubre | 14:38

Tras el sonado caso de la renuncia de Romero Deschamps, esta semana inicia con la noticia de la renuncia de Aceves del Olmo a la CTM por razones médicas. Sea por conveniencia legal, o por razones biológicas, estamos siendo testigos de la desaparición y el reacomodo general de las dirigencias tradicionales charras que controlaron a los principales batallones obreros en el país.

Habría que preguntarse si esto representara un avance para la clase trabajadora y sus condiciones.

Mientras tanto, la Confederación Internacional del Trabajo que preside el senador morenista y líder del sindicato minero, Napoleón Gómez Urrutia, es el buque insigne de la 4T para la clase trabajadora del país. Sin mayor aspaviento, avanza estado por estado agregando a nuevos gremios, con lo cual este gobierno, reedita a su manera un nuevo capítulo de subordinación y estatización de los sindicatos. Uno de los principales objetivos es, desde arriba, pasivizar el descontento obrero engendrado durante la ofensiva neoliberal, para lo cual cuenta a su favor con la tregua de las principales direcciones sindicales.

La crisis orgánica que ha atravesado al país, se expresó también como crisis de representación en el movimiento obrero. Los empresarios y los partidos a su servicio, con la ayuda de la primera plana de la burocracia sindical, vienen negociando a su favor, la aparente concesión que representa la nueva ley laboral con la llamada democracia y libertad sindical.

Sin embargo, las expectativas que genera un gobierno que es visto con ilusiones de cambio por millones de trabajadores, alimenta las ganas de luchar y no tolerar mas ataques y perdida de conquistas, esto explica luchas como las que protagonizó el 20/32 en Matamoros. Lo anterior engendra la contradicción de que este gobierno lanza la ofensiva de miles de despidos, recortes y continuidad de la precarización. Y que el reinado de terror del charrismo sindical sigue azotando a quienes se deciden a alzar la voz.

Hay que decirlo, Napito no es un ejemplo de democracia sindical ya que es sabida la burocratización del sindicato minero. Otros como Pedro Haces y la CATEM, que hoy proclaman “guerra a muerte a la CTM” hasta hace poco tiempo comían en la misma mesa los domingos.

Marx decía que la liberación de los trabajadores sería obra de los trabajadores mismos. Por ello, las perspectivas para que automáticamente estas medidas del gobierno de la 4T favorezcan a la clase trabajadora en sus condiciones reales de vida y organización están muy lejos de cumplirse.

Renuncia el charro Deschamps tras denuncia por enriquecimiento ilícito

A pesar de esta tregua, ante las expectativas, los ataques y los despidos surgen respuestas de lucha de la clase trabajadora. Semana a semana nuevas luchas de trabajadoras y trabajadores aparecen en escena. En días previos se expresó con el paro de varios sindicatos universitarios, además de las luchas que dan sectores combativos como los despedidos de General Motors en Silao y las trabajadoras del DIF de la Ciudad de México, entre otros.

El sindicalismo autonombrado "democrático", en otros tiempos opositores al gobierno desde la Unión Nacional de Trabajadores, son la muestra más clara de esta tregua con el gobierno y la patronal. Muestra de ello es la negativa a resolver un plan de lucha que incluya paros y movilizaciones en las calles que acompañen la lucha que han dado los trabajadores universitarios.

La Nueva Central de Trabajadores, en medio de los cuestionamientos a la política y los métodos de la dirección sindical del SME para lograr una solución digna a la resistencia electricista, como expresión viene sujeta a la orientación de pelear por sindicatos independientes.

A pesar de ser sectores que están en resistencia, no se forman en una práctica combativa que de pasos adelante en que surja una vanguardia obrera que se juegue a lograr la unidad de las filas obreras y a que el movimiento obrero se convierta en un factor de lucha contra los despidos, los recortes y la precarización en la 4T.

En todo este escenario, los socialistas del Movimiento de los Trabajadores Socialistas consideramos que hay que apostar a la unidad del movimiento obrero. Esta unidad debe ser en función de enfrentar con un plan de lucha que incluya la discusión de preparar un paro nacional, para detener todos los ataques a la clase trabajadora, integrando un pliego petitorio común con otros sectores populares, de mujeres y estudiantiles.

Para pelear por esta perspectiva, impulsamos la Red Nacional de Agrupaciones Clasistas y Combativas “Desde las Bases”. Ya que dar carne a estas propuestas implica que surjan corrientes de trabajadores que luchen por la autoorganización desde la base y la democratización de las organizaciones obreras, con un programa combativo que dé una lucha decidida contra los despidos y los ataques, con independencia del gobierno y sus partidos y buscando una perspectiva anticapitalista y revolucionaria.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO