Juventud

ANTIDEMOCRACIA

¿Quiénes son la “nueva” administración del CCH Naucalpan?

Este 28 de julio la Dirección de CCH Naucalpan dio a conocer los “nuevos” nombramientos y “cambios” en la administración del plantel. A continuación, te contaremos quiénes son y qué puestos tendrán.

Diego Juárez

@diego_enp2

Miércoles 29 de julio

Tras una reunión de integrantes del cuerpo directivo del Colegio de Ciencias y Humanidades plantel Naucalpan, la página oficial de Pulso CCH Naucalpan informó, en la mañana del 28 de julio, de ciertas consideraciones para el regreso a clases del semestre 2021 así como también de los “nuevos” nombramientos y “cambios” en la administración del plantel.

Entre las “consideraciones preliminares” está la el regreso paulatino a las actividades para el próximo 21 de septiembre de 2020, sin dejar de mencionar que, ante la crisis sanitaria, el regreso a clases será presencial y en línea, argumentando que se antepone la seguridad de los estudiantes por sobre todas las cosas. Sin embargo, como ya hemos mencionado en este diario la UNAM ha dejado claro el interés que tiene en preservar la integridad de sus estudiantes y trabajadores.

Por otro lado, no está de más recalcar que las clases en línea, además de demostrar su fracaso a nivel académico y ser antipedagógicas, son un paso hacia la elitización de la educación debido a la insuficiencia de recursos de algunos sectores de la población estudiantil para poder acceder a dichas clases, como la falta de internet o de un equipo electrónico o de computo que soporte las plataformas para las clases en línea.

Te puede interesar: UNAM anuncia que el examen de admisión será presencial ¿por compromiso social?

¿Quiénes integrarán el Cuerpo Directivo y qué rol han jugado?

Por otro lado, se dieron a conocer los ajustes y nuevos nombramientos del Cuerpo Directivo del CCH.

En primer lugar, se encuentra Keshava Rolando Quintanar, quien desde mayo del 2018 está a cargo del plantel. Bajo su administración han ocurrido diferentes actos de autoritarismo, mostrados incluso desde el movimiento estudiantil de Fuera Porros de la UNAM. La administración de Quintanar ha agredido a estudiantes desde negarles el derecho que éstos tienen a organizarse hasta el desmantelamiento de espacios políticos.

Bajo su administración fue que se dieron los paros de labores en favor de la dignificación de la labor docente, ante los cuales su postura fue incierta. Por si fuera poco, el 10 de octubre del 2018 se vio enfrentado a los activistas del cubículo J36 en un ataque por parte de alumnos afines a las autoridades y profesores del plantel y se han presentado ataques hacia el activismo como fue el caso de la vocera apuñalada que se dirigía hacia la asamblea interuniversitaria para denunciar dichas agresiones. Sin saber mediar el ataque y hasta justificando la violencia ejercida contra los estudiantes, Keshava ha conquistado el ser una figura antidemocrática y represiva.

Rebeca Rosado Rostro, anteriormente encargada de la Secretaría de Servicios Estudiantiles, quien ha estado presente en las agresiones a estudiantes organizados el 10 de octubre del 2018. Además de eso en varias ocasiones ha sido responsable de intentos por romper asambleas estudiantiles, apelando por supuesto, a las políticas impositivas y antidemocráticas de la institución, además de que se ha caracterizado por mandar a estudiantes enlace mejor conocidos como “rebecos” a romper las asambleas y por premiarlos con becas.

Ahora en lugar de Rebeca Rosado en la Secretaría de Servicios Estudiantiles estará Guadalupe Hurtado, que ocupaba el cargo de Jefa de Área de Experimentales del turno matutino y que además ha desempeñado el papel de docente de Biología, se ha caracterizado no solo por estar de lado de la dirección, sino también por intentar incitar a los profesores de experimentales a ir al plantel y confrontar al activismo; ejemplo de esto fue el paro del 4 de febrero, donde profesores de su área se presentaron a la mañana siguiente con la intención de confrontar, además que, bajo esta lógica, a pesar de que en algunas ocasiones el activismo ha permitido la realización de los PAE, ha tomado la posición de no darlos, dar tema por visto e incluso a llamar a cancelarlos, para confrontar y dividir a la comunidad.

Diana Contreras: dejará la jefatura de la Oficina Jurídica, y es conocida por ser “la abogada” del plantel. Sin embargo, su papel en las mesas de diálogo aperturadas únicamente como paliativo contra el movimiento estudiantil en 2018, fue a favor de rescatar las salidas institucionales y para desprestigiar el activismo en la Universidad.

Más recientemente, en noviembre de 2019 dio nuevamente de qué hablar tras citar a un estudiante organizado y a sus padres, a raíz de una difamación por parte de alumnos afines a las políticas de las autoridades. En la cita, la familia del compañero se vio amenazada y chantajeada por la abogada Contreras, quien exigía que se firmara un acta en la que el difamado aceptara las mentiras vertidas sobre su persona y admitiera haber agredido a otro alumno durante una asamblea.

Por otro lado, quien se queda en su lugar, Guadalupe Peña, estuvo trabajando desde junio de 2007 a julio de 2008 en la Procuraduría General de la República, dependencia gubernamental del mismo Estado que se ha ocupado de hostigar a la juventud. No está de más decir que el papel que han representado las personas asignadas al puesto que Peña ocupará es el de minimizar o negar los problemas de la comunidad o criminalizar a los estudiantes que se organizan, así como levantar actas contra el activismo.

Verónica Berenice Ruiz será integrada como nueva secretaria general del CCH. Esta profesora anteriormente tenía a su cargo talleres de cómputo e impulsaba campañas para dar a conocer el manejo de las TIC, por lo que ella especialmente debería estar al tanto del atraso tecnológico y las carencias materiales que impiden a algunos estudiantes seguir en tiempo y forma las actividades de un semestre con siete materias en línea.

Claudia Molina Reyes estará a cargo de la Coordinación de Jóvenes hacia la Investigación de la Secretaría Técnica del SILADIN, en el área de Ciencias Naturales y Matemáticas, además es miembro del Seminario de Estrategias para el Aprendizaje en Biología (SEPABI).

Israel Macías del departamento de Mantenimiento se pasará a la Secretaría de Atención a la Comunidad, mientras Damián Feltrín ahora ocupará el cargo de Secretario Académico. Ambos, al igual que los profesores y administrativos que son allegados a la dirección, se han encargado de vigilar al estudiantado, con radios para monitorear, mientras "intentan" tener una “cercanía” con la comunidad y ser “dialogados”.

Ciro Plata ha ocupado distintos puestos en la dirección, se ha caracterizado por un papel represivo, de criminalizar estudiantes, y al igual que los directivos del plantel, de enviar grupos porriles a romper asambleas y a golpear estudiantes, incluso hay que recordar que él, el pasado 10 de octubre de 2018, fue de los que agredieron a estudiantes que en aquel momento se organizaban en el J 36, en el movimiento contra los porros de la UNAM, y al igual que Rebeca se ha caracterizado por ayudar académicamente a los integrantes de los grupos porriles.

Por último, tenemos al Ingeniero Reyes Hugo Torres Merino, quien, al igual que Ciro Plata, lleva años en la dirección y ahora será el Secretario de Atención a la Comunidad; él, al igual que todos los miembros de la dirección del plantel, se ha caracterizado por mantener un aire represivo y criminalizador para los estudiantes en el plantel.

Esta administración, que tiene “nuevos” nombramientos y “ajustes” sigue integrada por las mismas autoridades que han tenido cargos desde la administración de Benjamín Barajas, actual Director General del CCH y que al igual que el director priísta de la FES Acatlán, Martínez Justo, (también conocido por su administración autoritaria y corrupta), son parte de la Comisión Especial de Seguridad de la UNAM, una comisión caracterizada por su carácter represivo; por mantener un ambiente de criminalización contra los estudiantes que se organizan, quitar espacios estudiantiles y hostigar al estudiantado organizado a través de grupos porriles e incluso vigilan y acosan afuera de los salones de los profesores que se caracterizan por ser críticos de la institución.

Pero depende de los estudiantes, de los profesores y trabajadores para poder tener una universidad distinta, democrática, que recupere el pensamiento crítico en las aulas, que ponga fin al autoritarismo criminalización y ponga el conocimiento y los recursos al servicio del pueblo pobre y trabajador, para solucionar los problemas sociales.

Estos nombramientos muestran nuevamente la antidemocracia de la UNAM, pues los grandes ausentes en esta toma de decisiones somos los estudiantes, profesores y trabajadores, urge pelear por la democratización de la Universidad, en perspectiva de construir un gobierno tripartito, para que esta realmente esté al servicio del pueblo pobre y trabajador. Queda claro que las demandas levantadas en 2018, e incluso en procesos previos están vigentes.

Hay que hacer entender a las autoridades que sus días de corrupción y antidemocracia se acabaron y que esta generación en todo el mundo dice ¡basta de abusos! No caben más funcionarios reaccionarios en las universidades públicas.






Temas relacionados

CCH Naucalpan   /   UNAM   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO