Sociedad

POR LAS REDES

¿Qué hay detrás de la tendencia #CárcelAGatell?

Distintas asociaciones civiles de la derecha impulsan la tendencia. Denuncian desprotección de los más “pobres” y la política errática del gobierno de AMLO ante la pandemia, pero los partidos patronales tradicionales a los que responden son los responsables del ataque contra la salud pública por décadas.

Lunes 10 de agosto | 21:18

Unidos somos futuro, Chalecos México y México despierta son algunas de las asociaciones civiles que piden cárcel para el subsecretario López-Gatell. Antes de la pandemia organizaban mítines minúsculos contra el gobierno de AMLO.

Ahora en el contexto de la pandemia, cuestionan la política oficial ante el covid-19. Con más de 52 mil muertos y más de 480 mil casos confirmados según las autoridades de la Secretaría de Salud, el deterioro del sistema de salud pública se hace sentir. Pero ese problema no lo creó López Obrador, aunque tampoco lo resolvió.

Son el PRI y el PAN, hoy en la oposición, los principales responsables del avance del sector privado en salud, de la reforma en las pensiones que implicó un dramático recorte de recursos para el sector salud, de la falta de mantenimiento de la infraestructura del sector, de la escasez de trabajadores del sector y la creciente expulsión de trabajadores del sector formal, que al pasar al informal perdieron el acceso al Instituto Mexicano del Seguro Social y del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado.

Sin embargo, el gobierno de AMLO no resolvió la crisis del sistema de salud, exacerbada ante la pandemia. Aunque el presidente declaró que se destinaron para hacer frente al covid-19 alrededor de 35 mil millones de pesos y se han contratado a unos 50 mil trabajadores de la salud, hasta ahora eso no alcanzó. El presupuesto conjunto de 2020 para la Secretaría de Defensa Nacional, la de Marina y el Centro Nacional de Inteligencia (sucesor del Cisen) asciende $197,254,910,000 de pesos. Muchísimo más que lo utilizado para el sector salud. A su vez, los trabajadores contratados no están en nómina, son eventuales y no tienen derechos laborales.

La falta de pruebas masivas y periódicas ha tenido un alto costo para los trabajadores del sector: se multiplican los contagios y el riesgo para trabajadores, sus pacientes y sus familias. En una situación parecida están todos los trabajadores con el avance de la reapertura económica y la minimización de la pandemia que despliega López-Gatell y el conjunto del gobierno de AMLO. Sacrifican a la población para complacer a Trump y los grandes capitales.

Ante la pandemia, ni el gobierno ni la oposición de los partidos patronales tradicionales tienen una salida a favor de las mayorías. Los sindicatos que se reivindican opositores, junto a los trabajadores de los distintos sectores, sindicalizados o no, deben exigir con la lucha y la movilización pruebas masivas y periódicas, equipo de protección personal y más presupuesto para salud, en base al no pago de la deuda externa, impuestos a los magnates como Slim y a las trasnacionales, así como de la reasignación de partidas presupuestales de la Sedena, la Semar y el Centro de Inteligencia para el sector salud.






Temas relacionados

Covid-19   /   Salud   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO