Géneros y Sexualidades

OPINIÓN

Protestaron en repudio a la jueza que condenó a Mariana Gómez por besar a su esposa

Se leyeron los fundamentos del fallo por el cual Mariana Gómez fue condenada a 1 año de prisión en suspenso. Se organizó una manifestación en repudio a la jueza que lo dictó.

Viernes 5 de julio | 17:40

La gente comienza a agolparse en las puertas de Paraguay al 1500, en la sede judicial donde hace una semana Mariana Gómez fue condenada a un año de prisión en suspenso y a pagar los costos del juicio.

La ola polar no aminora la manifestación convocada por la Campaña por la Absolución de Marian Gomez. Están presentes distintas activistas, agrupaciones y partidos de izquierda. “Lesbianas hartas contra la yuta” reza la bandera detrás del equipo de sonido. Decenas de pibas jóvenes se acercan a la puerta del Tribunal.

¿Qué pasó?

Mariana fue detenida el 2 de octubre de 2017 en la Estación Constitución mientras se encontraba resguardandose de la lluvia junto a su esposa, Rocío Girat. Estaban fumando y besándose cuando fueron abordadas por agentes de policía. A Mariana la trataron de “pibe”, la esposaron, la amenazaron y la dejaron durante horas en un calabozo.

El mensaje es claro: Las tortas sólo nos podemos permitir visibilidad cuando es para consumo del varón heterosexual. Cuando ese pibe en el boliche te presiona para que le des “prueba” de tu lesbianismo. Cuando nos representan maquilladas y con uñas acrílicas en el porno. Cuando somos el ápice de la feminidad en esa novela del prime time. Fuera de esos parámetros somos marimachos. Tortilleras. Enfermas. Hace falta que nos corrijan.

Eso es lo que le estaban haciendo a Higui, cuando entre diez la quisieron violar. Eso le estaban diciendo a Mariana y Rocío, cuando las eligieron entre decenas de personas fumando para abordarlas. La causa por la que Mariana debe afrontar un año de prisión en suspenso es “resistencia a la autoridad y lesiones”. El aleccionamiento estatal es entonces doble: no es sólo la corrección policial a la desviación de la heteronorma, si no que esta corrección, además, debe aceptarse sumisamente.

En la puerta de la sede judicial de Paraguay, los cánticos se siguen escuchando. Son en repudio a la jueza que dictó la sentencia, Marta Yungano, del Tribunal Oral n°26 y exigen su destitución. Yungano es conocida por haber absuelto a nueve policías acusados de lesiones, vejaciones y apremios ilegales a dos adolescentes. Quienes estuvieron presentes declaran que cuando dictó la sentencia a Mariana, se rió. Lisandro Teszkiewicz, su abogado va a seguir peleando contra esta decisión.

Tras la lectura de los fundamentos Teszkiewicz declaró: “Hay una sanción desmedida que tiene que ver con esta forma estructuralmente discriminadora, machista, misógina, lesbofóbica de analizar los hechos que siempre tiende a reforzar una justicia pensada para proteger los privilegios (...) En los próximos días estaremos presentando un recurso ante la Cámara de Casación y esperamos que en esa instancia podamos revertir este fallo. Si no fuera esa instancia iremos a la Corte Suprema de Justicia de la Nación y si hiciera falta a los tribunales internacionales”.

En uno de los países con la legislación más avanzada del mundo en materia de diversidad sexual, los casos de violencia policial contra el colectivo LGTTTBIQ son moneda corriente. Amparándose en la ofensa a la “decencia pública” o “moralidad pública” continúan las prácticas persecutorias a la disidencia sexual. Las organizaciones de travestis y trans denuncian que se utiliza la ley de drogas para perseguirlas y detenerlas. Muchas de ellas mueren por que no se les garantiza el acceso a la salud. La justicia condena a Higui por defenderse de una violación correctiva y a Mariana por besarse con Rocío en un lugar público, sentando un precedente gravísimo para toda la diversidad sexual.

No es casual que esto suceda: hace dos años se sancionó el “Protocolo L.G.T.B” impulsado por Patricia Bullrich, que refuerza el poder de fuego de la policía y las fuerzas permitiéndoles actuar sin orden judicial. Un protocolo que nace del gobierno de Cambiemos, responsables del recorte a los programas de reproducción y sexualidad.

Para Tomás Máscolo, candidato a lesgislador de la Ciudad junto a Myriam Bregman por el PTS en el Frente de Izquierda Unidad "Mariana e Higui no son casos aislados, es la lógica que reproducen la policía, la justicia y la Iglesia. Es la regulación estatal sobre nuestros cuerpos y nuestra sexualidad que se lleva 300 vidas al año por abortos clandestinos y condena a la cárcel a tortas y travas. Nada podemos esperar de funcionarios y jueces, de los mismos responsables de la persecución. Nada podemos esperar del gobierno de Cambiemos ni de una oposición de “Todos” que incluye a tipos como Manzur, responsable de obligar a una niña de 11 años a ser madre, de partidos que rinden pleitesía a la Iglesia o como Perotti, destacado por ser parte del peronismo que votó contra el aborto legal y a favor de las leyes de ajuste del macrismo".

Con más frío y sin sol, activistas se citaron frente a la casa de la jueza en Congreso para manifestar el rechazo al fallo. Estuvieron presentes la Asamblea de Lesbianas, el MST, entre otras agrupaciones.

La absolución de Marian la vamos a lograr en las calles, con la movilización y la organización independiente de los partidos del régimen y las instituciones que nos persiguen, de la misma manera que arrancamos a este sistema podrido cada derecho conquistado.

Fundamentos del veredicto contra Mariana Gómez, condenada por besar a su esposa by La Izquierda Diario on Scribd






Temas relacionados

Mariana Gómez    /   Lesbianas   /   LGTBI   /   Sexualidad   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO