Juventud

CHALECOS AMARILLOS/TESTIMONIO

"Pronto entendí que trataban de presionarme al extremo y humillarme"

50 horas de detención, salpicadas de muchas humillaciones, por ... un par de gafas protectoras y una "mini bengala". La estudiante Marie * fue mantenida bajo custodia "preventiva" el 8 de diciembre pasado, nos envió un testimonio, que publicamos a continuación. * Marie es un nombre falso.

Viernes 14 de diciembre de 2018 | 23:12

Hola, mi nombre es Marie, soy estudiante y tengo 20 años. Vivo en Chatelerault y por segunda vez este sábado 8 de diciembre fui a París para apoyar la movilización.

Siempre me comporto pacíficamente, aunque la única violencia que condeno es la del gobierno. Sabiendo que la policía usaría cualquier pretexto para atraparnos, tuve cuidado de no tomar nada que pudiera considerarse un arma. Pero no me vi saliendo sin protección, después de haber sido herido levemente el 1 de diciembre.

Llegamos a París alrededor de las 9 am, éramos como quince. Teníamos que recorrer varios kilómetros para sumarnos a la manifestación. Después de 5 minutos de caminata realizamos una primera búsqueda. Dos minutos más tarde, esta vez más numerosos, la policía nos engañó y atrapó a tres de nosotros debido a sus espinilleras o por posesión de pintura. A cien metros de distancia, esta vez eran unos veinte policías, brigadistas policiacos y militares quienes nos llamaron y nos pidieron que nos alineáramos directamente frente a la pared, lo que hicimos.

Este tercer cacheo fue mucho más intenso y tenso. Fuimos revisados y palpados a fondo. Al ver mis espinilleras y mis gafas, fui la primera esposada, con la intención de llevarme a la estación de policía. Unos minutos más tarde encontraron una mini bengala que había olvidado en mi bolso y que no tenía la intención de usar. Otros dos amigos fueron esposados por posesión de máscaras, los que pudieron irse se fueron sin nada, ni suero ni guantes de invierno, etc.

En la estación de policía, después de un tiempo de espera, dos mujeres hicieron un inventario de mi bolso, analizaron mi ropa, todas en tono de burla, con un tono irrespetuoso. Las celdas ya estaban sobrecargadas, me llevaron a la única celda de mujeres. Eran tres, ya estaban allí por varias horas, abordadas a la salida su autobús alrededor de las 7 am por usar lentes. Así que éramos cuatro en una celda prevista para una sola persona, metidas en el único colchón, con una cubierta que estaba demasiado sucia para usar. Los inodoros estaban obstruidos con excrementos, el piso y las paredes estaban cubiertos de orina, había insectos muertos, basura vieja, etc.

Después de un tiempo, vinieron a buscarme para tomar mi declaración. Di la información obligatoria, pero me negué a dar mi número de teléfono, aunque intentaron hacerme creer que era obligatorio, ni alguna información sobre las personas que me acompañaron. Trataron de hacer pasar mi bengala por un artefacto explosivo, los hice corregir. En cambio, lograron convencerme de que estaba prohibido, así que terminé diciendo que sí, reconocí los crímenes de los que me acusaron, es decir, la posesión de objetos peligrosos y la agrupación con miras a cometer violencia. Después me arrepentí, pero no se me permitió cambiar mi testimonio.

No pedí un abogado ni una apelación, pensando que saldría durante el día. Alrededor de las 15 horas nos llevaron nuestra comida y desde entonces pedí un médico cada vez que pasaban. Teníamos un vaso para cuatro. Cansada, hambrienta y demasiado apretada en el banco, terminé tirada en el suelo con la orina.

Fuimos tratados por la mayoría de la policía como menos que nada, criminales. A primera hora de la tarde, las otras tres fueron liberadas, a partir de allí seré la única mujer. Pasaron de una celda a otra para decirle a las personas si serían retenidos o liberadas, pero nadie vino a verme. Luego, dos mujeres fueron a preguntar si queríamos un médico o un abogado, nuevamente mi celda fue omitida. Los llamé llorando, de nuevo sin respuesta. No voltearon ni cuando le pedí a la policía una taza limpia o papel de baño, o que se limpie la basura vieja, o un médico. Rápidamente me di cuenta de que estaban tratando de empujarme al límite y humillarme. Eran particularmente duros conmigo. Comencé a sentir crisis de pánico repetidamente. Enfrentada a su indiferencia, comencé a hablar con la cámara, tratando de hacerles entender que llamaran a mi mamá, adivinando que era retenida al ser dado el retraso de la hora.

Al cabo de un rato vinieron a buscarme, pidiéndome que me llevara todas mis cosas. Pensé que iba a ser liberada. Era pasada la medianoche. En realidad, me llevaron a una celda más pequeña, aislada de las otras, donde nadie podía escucharme. Era claramente un castigo. Leí en sus caras que estaban enojados. No había agua ni baños. Cuando los llamé no me contestaron, el único que lo hizo fue reprendido.

Alrededor del mediodía del día siguiente, alguien vino a verme y me dijo "como debe haber adivinado que su custodia se ha extendido, encontramos evidencia de que estuvo allí para cometer actos de violencia, Serás trasladada a las 18 h al juzgado y pasarás la segunda noche allí”. Pedí un abogado esta vez, volví a pedir un médico y les di el número de mi madre para que pudieran avisarle. Más tarde supe que le dijeron que había visto a un médico, lo cual era falso. Vi a mi abogada y ella me dijo que eran redadas preventivas, que seguramente no tendré ninguna acusación; pero me dejó su tarjeta, por si acaso, y les pidió agua para mí.

Tomaron mis huellas dactilares, mi ADN, y fue un hombre quien tomó una foto de mi tatuaje mientras escondía mis pechos con mi brazo libre. Alrededor de las 18 h finalmente vi al médico que me dio un ansiolítico. Sólo alrededor de la medianoche nos trasladaron a la corte. Mientras esperaba una celda, me colocaron en una celda colectiva sin colchón, manta, inodoro o agua, mientras que los hombres fueron colocados con una comida y una manta cada uno. Alrededor de las 3:30 am, los llamé porque tenía frío y sed, y finalmente me encontraron una celda. No había más manta, sólo tendría una por la mañana. También me las arreglé para conseguir una tapa limpia, porque la mía estaba llena de orina y en la mañana me llevaron una toallita. Alrededor de las 12 de la noche me llevaron al fiscal, quien me recordó la ley, y me liberaron a las 12:30. Mis amigos ya estaban sueltos y esperándome afuera.

Eso es lo que sufrí durante 50 horas. Por un par de anteojos y una mini bengala, sin siquiera tener que ir a manifestarme, lo que planeé hacer en paz. Aparte del confinamiento y la falta de pruebas, lo más difícil fue la humillación debido a la falta de higiene y la falta de consideración de la mayoría de los agentes del orden. No tenía ningún antecedente judicial. Salvo una leve deshidratación y mis derechos no cumplidos, salí ilesa.

Traducido por Rafael Escalante y Estefanía Santamaría






Temas relacionados

Chalecos amarillos   /   Protestas   /   Represión en Francia   /   Francia   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO