Géneros y Sexualidades

EDUCACIÓN SEXUAL

¿Por qué las maestras apoyamos el derecho a decidir?

Desde La Izquierda Diario iniciamos una serie de entregas que buscan “Mirar la educación sexual a través de los ojos de las maestras”, parafraseando al dirigente de la Revolución Rusa León Trotsky, y aterrizándolo al problema de la educación sexual en México.

Sulem Estrada, maestra de secundaria

Agrupación Magisterial Nuestra Clase y Pan y Rosas

Lunes 6 de agosto | 23:58

La marea verde que recorre América Latina, también retumba en las tierras de Villa y Zapata. En el México del feminicidio y la superexplotación laboral, los abortos clandestinos y sus consecuencias constituyen un grave problema de salud pública, que cada año cobra la salud, la libertad y finalmente, la vida de miles de mujeres la mayoría de ellas jóvenes, pobres y trabajadoras.

El aborto clandestino constituye un grave problema de salud pública que está íntimamente relacionado con: el tipo de educación sexual que se imparte en las escuelas públicas, así como los altos índices de embarazos en adolescentes y la alta deserción escolar entre las jóvenes estudiantes.

También el acceso restringido e insuficiente de métodos anticonceptivos y de servicios de salud sexual-reproductiva, para adolescentes, jóvenes y la población en general, constituyen graves problemas en los sistemas de salud públicos del país.

Desde que llegué a la escuela donde doy clases, he visto por lo menos a 4 adolescentes dejar sus estudios porque se convirtieron en madres a temprana edad. Dos de ellas tuvieron hijos con enfermedades graves que ahora deben atender. Todas fueron abandonadas por los padres de sus hijos y ninguna terminó la secundaria.

Como maestra encargada de la educación de los hijos de las y los trabajadores, me duele profundamente ver que la educación sexual que se imparte en las escuelas públicas, esté condicionada por la moral de la Iglesia y los grupos conservadores de los arriba, que prefieren ver a niñas criando niños, que proporcionarles educación sexual integral, libre de prejuicios y de imposiciones oscurantistas, que van en contra de los derechos de las mujeres y la diversidad.

Yo quiero ver a mis alumnas libres. Ellas merecen tener la vida que elijan, tienen derecho a decidir sobre sus cuerpos y a una maternidad libre y voluntaria, si así lo deciden. Por eso yo, junto a miles de mujeres en todo el mundo, me organizo y lucho por: educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal, seguro y gratuito para no morir.

Invitamos a colaborar activamente en las páginas de La izquierda Diario, a todas las maestras y maestros de la educación pública del país con sus experiencias, testimonios, reflexiones y mensajes de apoyo a la lucha por el derecho a decidir. Puedes enviar tu testimonio anónimo a nuestra página de facebook: Agrupación Magisterial y Normalista Nuestra Clase.

¡Envía tu testimonio!






Comentarios

DEJAR COMENTARIO