Géneros y Sexualidades

ENCUENTRO NACIONAL

Poner en pie comités en todo México: resolución del Encuentro Nacional Pan y Rosas

Trabajadoras de la educación, de la salud, obreras, estudiantes, normalistas, jóvenes de la sexodiversidad acordaron impulsar comités de Pan y Rosas en centros de trabajo y estudio de todo el país.

Lunes 27 de marzo | 21:30

Del Encuentro Nacional de Mujeres y Diversidad Sexual Pan y Rosas llevado a cabo este sábado 25 de marzo, emanaron distintas resoluciones, fruto del debate entre trabajadoras y jóvenes de distintas edades.

Compartimos reflexiones en torno a cómo vivimos la violencia las mujeres trabajadoras y jóvenes, así como a la disidencia sexual, con múltiples experiencias que visibilizan que no enfrentamos solas la violencia y la explotación de este sistema.

Entre los debates que se realizaron en las mesas, se destacó las dificultades para acceder a la educación y a derechos básicos como la salud, en particular la salud sexual y reproductiva, y las difíciles condiciones de trabajo que son cada día peores con las reformas estructurales, a lo que se suma la violencia producto de la descomposición social y la guerra contra el narco, como el feminicidio y las redes de trata.

Estamos en un momento en el cual mujeres de distintos países del mundo salen a luchar por sus derechos -como las que marcharon en la histórica Women’s March en Estados Unidos, ante la asunción de Donald Trump o las que en distintos puntos del mundo participamos del histórico #ParoInternacionaldeMujeres. Sabernos parte de un movimiento que recorre el mundo nos da más fuerza.

Por eso, en este Encuentro resolvimos impulsar comités de Pan y Rosas en centros de estudio y de trabajo de toda la república, que tengan gran difusión para que más compañeras se sumen, y para poner en pie una Agrupación Pan y Rosas de miles.

Hay 7 feminicidios por día en el país, aumentan todo tipo de agresiones y por eso nos proponemos para estos comités el apasionante desafío de impulsar campañas contra todo tipo de violencia contra las mujeres y la disidencia sexual -entre ellos los feminicidios y los crímenes de odio- que nos permitan visibilizar, denunciar y organizarnos contra la violencia. También que debemos debatir estos temas con compañeros para ganarlos a nuestra lucha.

Asimismo, sabemos que nuestras hermanas migrantes enfrentan en México el peligro de las redes de trata, de los cárteles del narcotráfico, de los militares, los agentes migratorios y la policía. Mientras tanto, las que llegaron al gigante del norte, son superexplotadas: ganan 21,000 dólares por año, el menor salario para las mujeres de la multiétnica clase obrera estadounidense.

Por estas razones, y para transformar la indignación en energía revulsiva que cuestione conscientemente las distintas formas de opresión y explotación que ha impuesto el capitalismo, nos proponemos en particular desplegar campañas de solidaridad con la lucha de las mujeres y la población migrante a ambos lados de la frontera y denunciamos la ofensiva que implica el gobierno de Trump contra nosotras y la clase trabajadora en EE.UU. y en México.

Te puede interesar: Manifiesto internacional de Pan y Rosas






Temas relacionados

Pan y Rosas   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO