Sociedad

EXPLOTACIÓN INFANTIL

Pizzagate: ¿Una teoría conspirativa o una realidad velada?

En días pasados, a raíz del nuevo tema del cantante Justin Bieber, las redes sociales explotaron con el Pizzagate, que denuncia redes de trata infantil en la círculos más importante de la farándula y política de Estados Unidos.

Emilia Macías

@macias_emilia

Lunes 27 de enero | 19:32

La canción "Yummy", del conocido cantante Justin Bieber, reactivó en redes sociales el llamado Pizzagate, que contiene acusaciones contra famosos y políticos de ser parte en una red de explotación sexual infantil, ya sea de manera abierta y activa o encubriendo y permitiendo el actuar de estas redes en la total clandestinidad e impunidad.

Se dice que desde 2016, previo a las elecciones presidenciales de EUA, estos casos se usaron para “exponer” a candidatos políticos; se aseguraba que la pizzería Comet Ping Pong de Washington era la cuna de esta secta, donde había tráfico sexual infantil. El dueño es James Alefantis quien en redes sociales publica continuamente fotos que sugieren su afinidad sexual por los pequeños.

Se ha hecho tan popular el tema que ha llegado a ser uno de los hashtags más buscados en Twitter. Ha habido varios artistas que han hecho videos musicales, canciones y demás, hablando sobre el tema, como el video de “For a better day” de Avicci.

Uno de los acusados de participar en esta red fue Jeffrey Epstein, un financiero de la alta sociedad neoyorquina. Se comprobó que tenía dos islas privadas, una con el nombre de “Little St. James” y la segunda “Great St. James” donde encontraron niños enjaulados, donde había orgías masivas de políticos y gente famosa y tráfico infantil. Estuvo preso en el Centro Correccional Metropolitano de Nueva York pero se suicidó antes del juicio.

La opinión de periódicos de derecha al respecto era que sólo era una teoría conspiratoria y que la gente que creía en eso eran locos aburridos sin más que hacer de su vida. Defienden a todos los políticos acusados de estar coludidos en esta red.

Se calcula que cada día 4,000 niños son víctimas de la trata infantil. Según la Organización Internacional para las Migraciones, las ganancias de este negocio alcanzan los 10 mil millones de dólares anuales.

Los niños migrantes son carne de cañón para este negocio; con pocas oportunidades de llegar hasta Estados Unidos, son secuestrados y vendidos para las diferentes redes ilegales. Muchas veces para el tráfico sexual, pero también para trabajos o servicios forzados y explotación laboral.

La explotación infantil no es una teoría conspiratoria, es una realidad que nos enfrentamos día a día. Sobre todo en las zonas de menos recursos, donde ser mujer o menor de edad es un peligro.

Según el Instituto Nacional de Migración (INM), en México hay más de 20 probables redes de traficantes de personas que operan en territorio mexicano con alcance internacional.

Los principales países de destino para la explotación sexual de víctimas sudamericanas de la trata son España, Italia, Portugal, Francia, Países Bajos, Alemania, Austria y Suiza, según datos de la ONUDD.

Los traficantes se organizan a través de grandes redes internacionales también dedicadas al tráfico de drogas o a la trata que operan al amparo de los gobiernos.

Es incontable el número de migrantes latinoamericanos víctimas de la trata. No se sabe a cuántos los mueven entre países latinoamericanos y dentro de sus mismos territorios.

Es muy difícil afirmar que toda la teoría sea real. Lo que es innegable es que esta teoría trajo a discusión la brutal realidad del tráfico de menores para explotación sexual y laboral, así como las cadenas de complicidad e impunidad que lo hacen posible.






Temas relacionados

explotación sexual   /   Redes de trata   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO