Internacional

ESTADOS UNIDOS

Periodistas asesinados en Virginia

Dos periodistas fueron asesinados mientras realizaban una entrevista en el estado de Virginia, Estados Unidos. El tirador intentó suicidarse más tarde y murió en el hospital el miércoles por la tarde.

Celeste Murillo

@rompe_teclas

Jueves 27 de agosto de 2015

Fotografía: Reuters

Las autoridades confirmaron que Vester Flanagan (conocido como Bryce Williams) fue el responsable del tiroteo en el que murieron la periodista Alison Parker y el camarógrafo que la acompañaba, Adam Ward. Más tarde informaron que Flanagan era un exempleado del canal WDBJ, filial de CBS en la localidad de Roanoke, Virgina.
La imagen de los asesinatos “en vivo y en directo” se viralizaron en la TV y las redes sociales. El tiroteo ocurrió cerca de las 6.45 de la mañana (hora local), durante una transmisión en vivo desde el centro comercial Bridgewater Plaza, un complejo vacacional en Smith Mountain Lake en el sur del estado de Virginia, a 190 kilómetros de la capital, Richmond.

Flanagan habría publicado mensajes en Twitter y Facebook minutos antes y la filmación después del mismo. Las cuentas fueron suspendidas inmediatamente.

Motivos y agendas

En la cuenta de Twitter que llevaba el seudónimo de Flanagan (Bryce Williams), suspendida por la red social, éste aseguraba que la periodista asesinada hacía comentarios racistas.

Por su parte, el canal informó que Flanagan envió un fax cerca de las 8:30 de la mañana con una suerte de manifiesto en el que afirmaba haber actuado en respuesta a la masacre de Charleston(Carolina del Sur) perpetrada por Dylan Roof, admirador declarado de la supremacía blanca.

En medio de la conmoción por los asesinatos el vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest, declaró que “hay algunas cosas de sentido común que solo el Congreso puede hacer y que sabemos que tendrían un impacto tangible en la reducción de la violencia armada en el país”. También aseguró que los asesinatos de Virginia son “otro ejemplo de que la violencia armada se está convirtiendo en algo demasiado común en comunidades pequeñas y grandes de todo Estados Unidos”.

El presidente Barack Obama y el Partido Demócrata han puesto el énfasis en el control de armas, para restringir la portación civil de armamento que garantiza la Constitución, mientras las policías locales y estatales están armadas pertrechos militares (mediante un programa federal suspendido recientemente), como se vio en la represión contra las protestas de Ferguson en 2014. Quienes se pavonean armados suelen ser ciudadanos blancos de bandas supremacistas y milicias de extrema derecha, como se vio en el primer aniversario del asesinato del joven negro Michael Brown en Ferguson (Missouri). Y, al contrario, cualquier afroamericano que porte armas es estigmatizada y demonizada; además de ser junto a los latinos el blanco por excelencia de la brutalidad policial racista.

Más allá de las motivaciones personales del autor de los asesinatos de Virginia, es evidente que en Estados Unidos reina un clima de racismo y xenofobia, avivado por escenas como la que protagonizó el precandidato republicano y xenófobo confeso Donald Trump, que echó a al periodista Jorge Ramos que criticaba sus dichos contra la comunidad latina y los inmigrantes.






Temas relacionados

Virginia   /   Periodistas   /   Estados Unidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO