EFEMÉRIDES MEXICANAS

Pedro Infante continúa cautivando a los mexicanos a 61 años de su muerte

Se cumplen 61 años del trágico accidente de aviación que le costó la vida al cantante y actor que supo ganarse un lugar en la historia del cine, rodó 60 películas y grabó más de 300 canciones las cuales todavía siguen vendiéndose

Domingo 15 de abril | 20:11

La mañana del lunes 15 de abril de 1957 un viejo avión B-24 que había sido adaptado para vuelos comerciales se estrelló en la ciudad de Mérida, Yucatán, uno de los tres pasajeros era Pedro Infante, desaparecía una estrella del cine pero nacía una leyenda.

Pedro Infante murió prematuramente con 39 años. Era uno de los actores y cantantes preferidos de los mexicanos, en ese momento tenía pleitos legales, se refugiaba en Mérida tras un revés en su proceso de divorcio, se disponía a regresar a la Ciudad de México pero los vuelos estaban llenos por ser Semana Santa suscitándose el trágico desenlace.

En el cortejo fúnebre del ídolo de México asistieron 15 mil personas, dos mil vehículos encabezados por 40 miembros del Cuerpo de Motociclistas de Tránsito. Infante dejó tres películas por estrenar, proyectos inconclusos, recibió de manera póstuma el Oso de Plata de Berlín por su actuación en Tizoc (amor indio) (México, 1957) donde actuaba junto a María Félix.

Pedro Infante Cruz nació en el puerto de Mazatlán, Sinaloa el 18 de noviembre de 1917, fue el cuarto de 11 hermanos del matrimonio conformado por Delfino Infante un maestro de música y Refugio Cruz ama de casa y costurera. Pedro era un niño que disfrutaba de los juegos especialmente del beisbol y de andar en bicicleta.

De pequeño gustaba de ver las películas de vaqueros de Tom Mix. A los once años sufrió poliomielitis la cual superó a pura fuerza de voluntad, algo que forjaría su carácter para conseguir sus objetivos. Empezó a trabajar como mandadero en una tienda, aprendió el oficio de carpintería del cual siempre se sintió orgulloso.
A los 16 años Infante recorría con su guitarra los centros nocturnos cobrando 10 centavos por canción. En 1937 ingresó a la orquesta Estrella de Culiacán, empieza a ganar algunos concursos de música, esto lo impulsa a probar suerte en la Ciudad de México.

Cine

Con una familia y una situación precaria pero con muchas ganas de sobresalir Pedro Infante hace su primera actuación como extra en 1939, en la película de José Benavides Jr. En un burro y tres baturros sería la primera de 60 películas que realizaría.

El cine mexicano vivía su época de oro gracias a la situación internacional y los apoyos estatales, Infante siendo un actor nato y después de probar con algunos personajes encontraría su personalidad, lejana a la de Jorge Negrete quien era la estrella del momento.

El director Ismael Rodríguez filmó 16 películas con Infante del cual destacó, “Pedro era intuitivo. Si usted lo ponía a leer un libro, se fastidiaba a las pocas páginas. Lo que le gustaba era que le explicaran las cosas y las pescaba al vuelo”.
Los tres García (1947) fue uno de sus primeros éxitos compartiendo créditos con Sara García, Marga López, Abel Salazar, Víctor Manuel Mendoza y Fernando Soto "Mantequilla". Pero es con Nosotros los pobres (1948) donde se logra colocar en el imaginario colectivo con su personaje de un carpintero viudo, completando la trilogía con Ustedes los ricos (1948) y Pepe el toro (1952).

El carisma del actor lo trasladó a sus personajes ganando algo más que el corazón de sus admiradores, en ATM: ¡A toda máquina! (1951) y ¿Qué te ha dado esa mujer? (1951) al lado del cantante Luis Aguilar se gana la admiración del Escuadrón Acrobático de la Dirección de Tránsito capitalina, al realizar sus escenas peligrosas sin ayuda de extras. Infante es nombrado comandante honorario de la corporación.

En la comedia ranchera Dos tipos de cuidado (1953) es donde por vez primera trabajan dos ídolos: Infante y Jorge Negrete, al respecto el director de la cinta Ismael Rodríguez declaró sobre el duelo de titanes, “Jorge Negrete no tenía igual cantando, no habrá otro igual en el cine. Además era dueño de una gran personalidad, pero jamás tan buen actor como Pedro”.

Fue el director Rogelio A. González quien aprovecho más sus cualidades actorales en cintas como El gavilán pollero (1950), Un rincón cerca del cielo (1952) o La vida no vale nada (1955) esta última le dio el premio Ariel como mejor actor.

Música

Existen en la actualidad alrededor de 55 discos que contienen recopilaciones de las canciones cantadas por el ídolo del pueblo. Pero el más vendido con 15 millones de copias es el disco de las Mañanitas grabado en 1950.

Pedro Infante grabó con la disquera Perless 324 canciones de estudio entre 1948 y 1956, 98 de ellas serían interpretadas en sus películas. De sus mayores éxitos musicales se cuenta Amorcito corazón de Pedro de Urdimalas y Manuel Esperón, Cien años de Alberto Cervantes, Pénjamo de Rubén Méndez.

También grabó temas de autores como José Alfredo Jiménez, Chava Flores, Consuelito Velázquez y Cuco Sánchez.

El sociólogo Gabriel Careaga destaca “en Pedro Infante se expresan los sueños colectivos, las imágenes fantasiosas de lo mejor y lo peor del pueblo mexicano. La vieja idea de que los mexicanos norteños son simpáticos, alegres, naturales, francos, solidarios y compañeros, se expresó precisamente en los personajes que encarnó Pedro Infante. Pero también el peladito de la ciudad, el que está tratando de cambiar su situación para ser otra gente”.

Así el actor y cantante sintetizó lo mexicano y lo hizo suyo, todavía en su tumba acuden cada aniversario luctuoso y en su cumpleaños cientos de admiradores, decenas de mariachis y asociaciones así como sus descendientes. Más allá de sus escándalos amorosos Pedro Infante continúa vivo y es explotado por quienes detentan los derechos de su imagen y obra.

Con información de Pedro Infante, un mito siempre joven, (2005) de Jorge Carrasco Vázquez, grupo editorial Tomo.






Temas relacionados

Música popular mexicana   /   Mérida   /   Pedro Infante   /   Cine mexicano   /   Efemérides   /   Cine

Comentarios

DEJAR COMENTARIO