Mundo Obrero México

MUNDO OBRERO

Panorámica de resistencias obreras en 2017 y tres fenómenos aberrantes en México

2017 fue un mal año para las y los trabajadores en México.

Sergio Abraham Méndez Moissen

México @SergioMoissens

Sábado 30 de diciembre de 2017 | 13:31

2017 fue un mal año para las y los trabajadores en México.

México es internacionalmente conocido por ser el país de la desaparición forzada, del feminicidio, de la militarización, de las fosas clandestinas y la “guerra contra el narco”. Pero también es uno de los países con peores condiciones de trabajo de todo el continente.

Es el quinto de toda América Latina. México ocupa el lugar 15 de 17 en América Latina en el monto del salario mínimo que reciben sus trabajadores con apenas 129 dólares mensuales. Es el peor el pago del salario de la OCDE, por debajo de Letonia. El mínimo en México cerró el año en 85 pesos al día.

En México no existen condiciones mínimas de lo que llaman en cortes internacionales “derechos laborales”. Prima la subcontratación, los bajos salarios y con ello se garantiza la explotación redoblada del trabajo, especialmente por las grandes corporaciones capitalistas de Estados Unidos.

Explotación redoblada, bajos salarios y despidos: es la regla en el México contemporáneo. Ganancias extraordinarias para los empresarios. Pero será peor. Con la nueva ley de seguridad interior se ha ilegalizado las condiciones para la huelga: serán consideradas como movimientos que atentan a la seguridad nacional.

2017: algunas luchas obreras en México

En Sonora en julio de 2017 en la acerera Yazaky se formó un sindicato independiente. El proceso llegó a organizar a la maquila de Tetakawi y declararon la guerra a la CTM. En ese mismo estado en la Flextronics los maquiladores han encabezado paros de labores por varios días en julio de este año para pelear por pagos de vales y bonos de productividad.

En Baja California en junio de este año los trabajadores de la Clover comenzaron a organizarse para formar su propio sindicato y denunciar sus condiciones de semi esclavitud moderna. Llevaron sus peticiones a la Corte Interamericana.

En Coahuila, en abril de este año, 1500 trabajadores encabezaron un paro de labores en la maquila Trinity Rail en defensa de pago de utilidades, por mejores salarios y para echar a la burocracia de la CTM.

En Tamaulipas, ciudad fuertemente azotada por el narco, se han extendido los conflictos obreros: en la maquila BARD 2 mil trabajadores se fueron a paro por bonos de trabajo. Pero le siguieron paros en la Regal Sociedad de Motores Domésticos y BBB Industries. Este proceso fue en junio de 2017. En febrero, unos meses antes, el la maquila Mecalux un centenar de trabajadores se fueron al paro indefinido en rechazo a la política de bajos salarios.

En el mismo lugar, Reynosa, en la Delphi, 150 trabajadores bloquearon el acceso de la fábrica para evitar la salida de los trailers de la empresa, el 15 de marzo. Días después la empresa cerró por un paro de trabajadores en defensa del derecho a la libre sindicalización. Hoy la “estabilidad” en esa fábrica pende de un hilo. Lo de Delphi escala, se paraliza, vuelve como el fantasma. En la Silla Rota se sorprenden: “son más de 8 mil los huelguistas”

En la fronteriza Tijuana, en la acerera, Aju Steel un sindicato independiente ha denunciado la gran explotación dentro de la fábrica: la denuncia de la fábrica coreana resalta “Hay un caso reciente de un compañero que perdió la mano por un accidente. No lo han indemnizado y... ¡Sigue trabajando en la compañía!”.

En Puebla tres interesantes fenómenos se pelearon los titulares de los diarios de la entidad: uno de ellos fue la fundación de las Naranjitas, sindicato independiente de trabajadores recolectores de basura que se enfrentaron a golpes con los charros. Son 700 trabajadores altamente precarizados. El segundo fue el gran descontento en la Audi de Puebla por los saltos salarios de los dirigentes sindicales, ante lo cual más de un millar se reunió en la entrada de la empresa para luchar por la destitución de sus dirigentes. El tercer elemento es el descontento en la Volkswagen ante los bajos aumentos de salario y los ajustes al contrato colectivo.

En Tamsa de Veracruz la pelea por la disputa a la lucha sindical llevó a un enfrentamiento por el derecho a la libre ejercicio de elección por los trabajadores. En mayo de este año se ejecutaron a dos trabajadores fuera de la fábrica en medio de un combate contra los charros de la CTM. Fabrican tubos y emplean a 25 mil trabajadores.

Ese mismo mes, mayo, fue el de la huelga de hambre de las trabajadoras de hospitales en Chiapas: la huelga de hambre más vista del estado y que conmovió a todo el país. Esta lucha fue en defensa de la salud pública y contra la privatización.

En Civac Morelos, el sindicato de la Nissan se fue a paro por varios días en rechazo a la propuesta de paro laboral de la empresa. Terminó en un paro técnico en abril de 2017. El movimiento de la Nissan recibió la solidaridad de ONG´s de derechos humanos en el estado.

En Tabasco se reactivó el conflicto de las mujeres indígenas de Macuspana. Ellas organizaron un sindicato para pelear por la apertura de una fuente de trabajo ante el desempleo: una maquila de ropa, estatizada, pero que funcione como una cooperativa bajo su control y así bordar ropa con motivos tradicionales indígenas.

En mayo en Zacatecas, el Sindicato de Trabajadores de la Cervecera Modelo, detuvieron las entradas en la fábrica para informar de la mala situación laboral en el interior de la empresa: además denunciaron “el consumo excesivo de los pozos de agua y mantos acuíferos por parte de la cervecera, teniendo como consecuencia el desabasto de agua en la zona, afectando a los pobladores de la comunidad.”

En mayo en las tiendas Sam’s Club, Aurrerá y Walmart se realizaron paros de asociados. Sí, en las grandes trasnacionales imperialistas: se hicieron paro en Oaxaca, Guerrero y Michoacán con altos índices de acatamiento. #UnDíaSinAsociados se convirtió en el grito de guerra de miles en el país que no tienen un salario estable y digno.

En Palmolive en la Mission Hills (Colgate-Palmolive) 700 trabajadores realizaron un paro de labores en defensa de la libre sindicalización y en contra de los despidos: organizaron su propio sindicato. En un video puede verse varios cientos fuera de la planta gritando: “Fuera CTM”. Y seguirá: la llegada de Trump, la renegociación del TLC abre un nuevo campo de posibilidades.

Vaya. En el diario La Jornada, un diario de “izquierda”, se realizó un paro de labores. El sindicato independiente, realizó un paro en defensa del contrato colectivo y fueron despedidos los dirigentes, en tanto que Carmen Lira Saade decidió demandar penalmente a los participantes del proceso.

Tres fenómenos aberrantes

Este año 2017 tres fenómenos aberrantes sucedieron en México. El primero fue destape en medios de comunicación nacionales del aumento de las adicciones a opiáceos en la industria maquiladora. El tramadol es de venta libre, se vende sin receta. Según estudios de salud, si se toma por más de dos semanas produce el mismo efecto de adicción que la heroína y el crack.

Su adicción presenta brotes psicóticos pues desajusta fuertemente los cuadros nerviosos. Los maquiladores, por ejemplo en Coahuila, la compran en la línea de producción. La necesitan para aguantar la jornada laboral y estar activos en la industria. Son miles los que lo consumen para aguantar el jornal de trabajo.

Te interesará: Adicción al Tramadol

El segundo acontecimiento es el paramilitarismo y los robos de maquinaria y salarios de los trabajadores en la maquila de Puebla. Decenas de casos registrados constituyen un problema para los trabajadores del estado. Primero los paramilitares, grupos ligados probablemente al narco, entraban sólo por la maquinaria, después decidieron robar a los trabajadores de las fábricas.

Te podría interesar: Atacan paramilitares a maquiladoras de Puebla

El tercer fenómeno es la imbricación del ejército, narcotráfico, paramilitares y charrismo sindical para amedrentar a trabajadores en resistencia. En Guerrero, Cocula, en la mina canadiense Media Luna fueron asesinados Víctor y Marcelino Sahuanitla Peña, dos mineros, hermanos que participaban de forma activa en la huelga. Lo aberrante es la participación coordinada de ejército, paramilitares y charros sindicales para asesinar a los mineros en huelga.

Te podría interesar:Huelga en Cocula

Es importante construir herramientas de las y los trabajadores para enfrentar la ofensiva capitalista. Luchar por un sindicalismo democrático, combativo, clasista, internacionalista en defensa de los intereses de las y los trabajadores.






Temas relacionados

Sitrajor   /   Tijuana   /   Resistencia obrera en la maquila   /   Obreros   /   Mundo Obrero México   /   Industria maquiladora   /   Chiapas   /   Delphi   /   Puebla   /   Confederación de Trabajadores de México (CTM)   /   Veracruz   /   Guerrero   /   Militarización   /   Movimiento obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO