Ideas de Izquierda Mexico

Logo La Izquierda Diario

SUPLEMENTO

Orígenes del trotskismo en Cuba: Manifiesto de la Oposición Comunista

Sergio Abraham Méndez Moissen

Orígenes del trotskismo en Cuba: Manifiesto de la Oposición Comunista

Sergio Abraham Méndez Moissen

Publicamos a continuación los documentos que dan cuenta de la fundación de la Oposición Comunista del Partido Comunista de Cuba. Hemos publicado: Manifiesto del Partido Bolchevique Leninista de Cuba, el Choteo Cubano e Juan Ramón Bréa y Fuera Caretas de Sandalio Junco.

La publicación de estos documentos es un proyecto editorial Documentos para una historia del trotskismo en Cuba que se publica por partes de Ideas de Izquierda México.

El documento que hoy publicamos lo localizamos en el Archivo Nacional de Cuba. En dicho documento podemos encontrar la visión de los primeros trotskistas cubanos.

Argumentan que el Partido Comunista debe luchar por una revolución socialista y no “nacionalista”.
En enero 1933 la OCI participa del Congreso de la Unión Federativa Obrero Nacional intentando echar a la burocracia gobiernista de Juan Arevalo. Según el único volante de la OCI al que los historiadores hemos tenido acceso, los trotskistas intentaron construir oposiciones sindicales revolucionarias en las centrales que dirigía el gobierno.
También de algún modo anticipa la importancia de la lucha estudiantil durante la lucha contra la dictadura de Gerardo Machado.
Los miembros de la OCI eran, entre algunos, Marcos García Villarreal, Juan Ramón Bréa, Sandalio Junco, Idalberto Ferrer Acosta.

Manifiesto Programático de la Oposición Comunista de Cuba. Santiago. Buró de la OC. Enero de 1933. Archivo Nacional. Fondo Especial. Leg. 1, Caja. 193.

Partido Comunista de Cuba.
Buró de la Oposición Comunistas
Santiago de Cuba

Camaradas.

El BOC organismo representativo de la OC, ha surgido como una necesidad revolucionaria, en momentos en que toda pasividad debe interpretarse como una traición y en que toda actitud indecisa supondría un oportunismo, el pero de todos los crímenes contrarrevolucionarios. Es precisamente en esos momentos, en que parece asomar la duda en nuestras filas, cuando los dirigimos al PC, a todas las organizaciones revolucionarias, a los obreros, a los campesinos pobres y medios, a los estudiantes, a los empleados, a las masas populares y a todos los trabajadores revolucionarios oprimidos por el imperialismo yankee.

Antes de señalar los enérgicos medios revolucionarios deben de emplearse para sacar a las masas trabajadoras de las situación de hambre y desesperación a que las tiene reducida el imperialismo yankee y el gobierno de Machado, que es su mejor instrumento, es preciso que hagamos un pequeño recorrido por la historia de la economía y política de Cuba; que analicemos los factores de una u otra índole que intervienen e influyen en lo actual, para entonces poder decir con base suficiente lo que es necesario hacer.

Este manifiesto será una explicación y una orientación de nuestra acción revolucionaria. La primera ha de ser forzosamente el fundamento de la segunda.

Empecemos por analizar

La situación histórica, política y económica de Cuba

Ya oportunamente lo habíamos señalado en otra parte: cuba, colonia española, con la inauguración de la república en 1902 dejó de serlo para convertirse en una factoría yankee. Esta ha sido innegablemente el acontecimiento más notable producido en nuestra historia por las guerras de “independencia”. Pero, si queremos interpretar debidamente nuestra situación actual, no podemos descuidar en ningún sentido el análisis revolucionario de este hecho que tanto supone la historia de Cuba. Intentémosla una vez más.

La insurrección del 68 fue una lucha típica de los terratenientes y amos esclavos nativos (Céspedes, Aguilera, etc) contra los colonizadores españoles, lucha que culminó en el Pacto del Zajón con las expropiación y el empobrecimiento de los primeros. Esto señala en nuestra historia un suceso de importancia cual que es la completa transferencia de las propiedades de los terratenientes cubanos a manos de los colonizadores españoles, hecho que iba a tener la influencia decisiva que tuvo en el curso de nuestro desarrollo histórico.

En los 17 años que separan una insurrección de la otra -1808 a 1895- asistimos a una revolución en la industria azucarera y el alza del tabaco, fenómenos económicos que encontraron abonado el terreno en Cuba para la lucha contra las tendencias conservadoras, que ya habían sido profundamente debilitadas por la participación de las masas negras de esclavos, en la insurrección de 1868. Tales antecedentes, unido a la libertad que lograron las masas negras de esclavos, y junto con el empobrecimiento de los grandes dueños de esclavos nativos, propiciaron a la naciente industria la clase que necesitaba: el proletariado.

Al surgimiento de esta nueva clase se debe el carácter democrático burgués que caracterizaba la revolución de 1895. Pero, antes de seguir adelante, es necesario hacer notar dos fenómenos contradictorios se forja por una una parte el ideario democrático de la revolución cubana, fortalecidos por los principios liberales de la revolución francesa, y por otra parte la influencia de los Estados Unidos, que en su desarrollo capitalista había llegado a la etapa imperialista, en la que el capital se vuelve conquistador y penetra como amo en los países de menor desarrollo industrial. De estos dos factores contrapuestos que entraron en lucha en Cuba era forzoso que triunfase el más fuerte. Así, fatalmente, tenía que triunfar el factor imperialista, que vino a cortar todo nuestro autóctono desarrollo, con lo que quedó nuestro desenvolvimiento abrochado al de los Estados unidos. Abortó nuestra revolución democrático burguesa, y ello mismo explica el que todavía tenga tanta influencia en Cuba los principios liberales que la informaban.

Con la inauguración de la república comenzó un nuevo traspaso de la propiedad, que esta vez fue a mano de los imperialistas (poderosas Sociedades Anónimas, representantes de los grandes magnates de la banca, Wall Street) que ya poseen el 83% de las tierras productivas. A este enorme porcentaje hay que añadir el adueñamiento de las zonas navales de Caimanera y Bahía Honda, y ahora el intento de latrocinio que se piensa llevar a cabo en Playa de Este, Boqueron, etc, donde se piensa construir los Estados Unidos una fuerte base naval.

Como es fácil concluir por este brevísimo esquema, nuestro actual balance económico es el siguiente:

Los yankees, dueños de las tierras e industrias.
Los españoles del comercio.
Los cubanos sólo tienen el presupuesto.
Acoplemos estos resultados el siguiente cuadro estadístico que cataloga económicamente a la población en Cuba:

Población total en Cuba: 3, 500, 000
Desocupados 20%
Obreros agrarios y campesinos 50%
Burocracia 23%
Obreros industriales 7%
y no será fácil comprender que más del 75% que más de dos terceras partes de la población en Cuba, sufre el rigor y la explotación del imperialismo norteamericano.

La situación actual en Cuba,

Como acabamos de demostrar, la penetración de los grandes capitales norteamericanos en Cuba, con la siguiente injerencia política, o en otras palabras, el imperialismo yankee vino a cortar todo el ulterior desarrollo autónomo, y evitó la consolidación de la burguesía nativa como clase dirigente. Quiere decir esto que en Cuba la clase dirigente no ha desenvuelto suficientemente su base económica para lograr un control absoluto del Estado: y la falta de ese control de Estado pro al burguesa nativa explica la conducta política y económica de nuestros gobiernos, siempre obligados a beneficiar los intereses de los banqueros del norte aun con el perjuicio de los propios intereses de la burguesía nativa.

Ya comprendida nuestra situación histórica, nos será muy fácil entender el papel que juega en la política cubana cada unos de los factores que lo integran.

El machadato: cumple la dictadura sanguinaria del gobierno actual su papel histórico de fiel servidora del imperialismo. No podía ser de otra manera. Nos explicaremos.

El consabido cliché, tan usado en sus manifiestos por los dirigentes de nuestro Partido Comunista, no ayudará en este caso. “La crisis se agudiza y profundiza cada vez más, de día en día” A nosotros nos basta con esta parte del cliche para explicarnos el por qué del viraje anti democrático y criminal del gobierno actual. Desde que comenzó a acentuarse la crisis mundial, desde que Cuba sintió agudamente sus consecuencias, el gobierno de machado fue llevado cada vez más a la ilegalidad y hubo de implantar el régimen bárbaro de los Cortes militares, de los asesinatos callejeros, etc. Impelido por la necesidad de defender los intereses de los yankees el gobierno se lanzó contra la pequeño burguesía nativa y de todos los trabajadores, pues la crisis tiene, entre nosotros el inconveniente para los estados burgueses de arrancarse de una vez la máscara de mentiras democráticas con que se disfrazan Así hemos visto al gobierno actual atentar contra la propiedad de los colonos, contra los salarios, contra la vida misa de los trabajadores de la ciudad y del campo, y contra todos lo que han intentado oponerse a su manejos imperialistas.

De la misma manera ha sido reducido increíblemente el sueldo de los empleados públicos, hasta salarios irrisorios para cubrir los plazos de la deuda exterior.
Como puede advertirse por el desarrollo de nuestra tesis no se trata de un gobierno bueno por un gobierno bueno, ni de un gobierno malo sino del gobierno pero, condenado por un fatalismo económico a no retroceder ante ningún crimen con tal de mantener flamantes sus libreas de bodel de la casa blanca.

La oposición burguesa

Ahora analizados estos aspectos y fundamentales de nuestra situación política y económica ¿podría ocultarse a alguien que un cambio superficial operado únicamente en nuestra estructura política sin atacar profundamente nuestra base económica – como pretenden realizarlo algunos sectores de la Oposición burguesa- construiría en la práctica una traición dirigida contra las grandes masas de trabajadores de Cuba. Innegablemente, el no trata de atacar si el mal de raíz en el enemigo común que es el imperialismo yanke sería desviarse por las ramas de frases pseudo democráticas sobre la libertad de derecho, píldoras conocidas, piladas de la rebotica de la patriotería nacional, que no no es imposible tragar.

Ya está claro por lo que se desprende de lo dicho, que no se trata en el caso de nuestros gobernantes de la mejor o pero intención que puede embarrar el alma de nuestros señores, ni de las personas decentes que pueden sustituirlos, pues era factor moral, juega un papel muy secundario en la obra de gobierno que como ya sabemos está condicionado por razones económicas que son las del ultimo análisis y determinan las formas y las obras de todos los gobiernos “buenos” y “malos”

En los sectores del esta Oposición burguesa encontramos representados a aquel tanto por ciento de la población que en nuestro balance estadístico correspondía a la burocracia que vivía del presupuesto nacional y que ahora está desplazada. Los llamados “nacionalistas” Mendez Peñate, Mendieta, los “marianistas” y otros, como el demagogo Sergio Carbó constituyen esa fracción burguesa, Menocal, el gran duque, residuo extratemporáneo de los grandes señores esclavos, si el índice representativo de la corrompida “aristocracia” cubana.

El ABC como manifestación natural de la indignación nacional ha surgido. Esta organización terrorista, que indica una solución típica de la importancia como clase de la pequeña burguesía, que al no poder realizar la revolución ninguna, se desvía por la linea falsa de los atentados personales. Este movimiento ha sido mal observado por nuestros dirigentes del PC y hasta hoy no se ha hecho nada para agrupar a sus miembros de fila dentro de una programa definidamente anti imperialista. Resulta en nuestro caso que a nuestros dirigentes le basta con astritbuirnos contubernios contrarrevolucionarios con loas leaders de la organización mencionada, y es hasta ahora la única ventaja que han sabido sacarle al ABC.

El Directorio Estudiantil. Esta organización estudiantil de marcado sabor anárquico por su apoliticisimo terrorista empieza a ser absorbida por el ABC que tiene sobre aquel la ventaja de un programa político. El AIE con su último viraje político, ha conseguido situarse en su verdadera posición revolucionaria, que es la antimperialista, no más ni menos que la antimperialisa. No puede ser que otra, en tanto que los estudiantes son la expresión revolucionaria de centros tan genuinamente pequeño burgueses como el aula universitaria, los institutos las escuelas normales.

La intervención de esos factores contradictorios, que conforman la situación política cubana no nos impiden ver el planteamiento en el que las únicas posibilidades a que se pueden llevar al desarrollo natural del antagonismo de esas facciones.

Para nadie es un secreto que Miami está preparando una expedición, que vendrá o no vendrá, no nos atrevemos a asegurarlo, pues puede ocurrir que en su lugar caudillos y dirigentes burgueses prefieren concluir en el co-gobierno de Machado con un pacto o chanchullo cordial. Estas dos contingencias, y la de una intervención militar de los Estados Unidos en Cuba, con las tres soluciones que nos ofrecen los burgueses, pero como quiera que nosotros no podemos hacer depender nuestra acción revolucionaria de tan cómodas soluciones por que ellas no benefician de ninguna manera a las bastas masas trabajadoras del país su propia revolución democrático burguesa... Se nos plantea este problema.

¿Que hacer?

Para responder a esta pregunta que siempre se lo ha hecho tan difícil contestar a los dirigentes de nuestro partido haremos en un resumen de lo antes expuesto, que puede reducirse a esta conclusión: más de dos terceras partes de la población en Cuba sufren la opresión del imperialismo yankee.

Aunque ya, desesperamos de ser oídos por nuestros dirigentes de nuestro Partido, no nos cansaremos que gritarlos: más de dos terceras partes de la población en Cuba sufren la opresión del imperialismo yankee, más de dos terceras partes de la población en cuba se consumen hambreada bajo la bota del imperialismo yankee.

Esto quiere decir, compañeros, que nuestra inmediata revolución, la revolución Popular Agraria Anti-Imperialista NO es un bello sueño para realizar dentro de 50 años, sino una realidad inmediata que debemos concretar, que merece de todos nuestros esfuerzos y toda nuestra atención.

Por si no fuera suficiente lo antes expuesto para despertar nuestra atención sobre un problema de tan vasta trascendencia revolucionaria como el que nos permitimos señalar, indicaremos algunos hechos que demuestran de una manera innegable la reacción que el descontento anti imperialista ha producido en nuestras masas y la combatividad agresiva de su espíritu revolucionario.

En alguna parte de este manifiesto ya hemos indicado las luchas sostenidas por los colonos y los pequeño burgueses en contra de las expropiaciones y de las iniquidades de que eran objetivo por partes de los magnates azucareros; del mismo modo haremos resaltar las masacres de que han sido víctimas los obreros industriales y agrícolas en las luchas por las defensa de sus salarios, las protestas en masa en el caso del Vendedor Único, y las luchas del pequeño comercio y de los abandonados en general contra los monopolios imperialistas de la Compañía Cubana de Electricidad y de la Cuban Telephoner Company. Pero la dirección del PC muy preocupada en la conmemoración de nuestro calendario ruso, no pudo prestarle ninguna atención, siempre ocupada en su demostración de “debilidades”.

Todos estos brotes y luchas espontáneas evidencian de un modo irrefutable las condiciones favorables para propiciar los primeros pasos de la Revolución Agraria Anti Imperialistas.

Ya respondiendo concretamente al que “hacer” que nos propusimos contestar, diremos: que la actitud de las masas para efectuar la Revolución Agraria Anti Imperialistas no puede estar supeditada a circunstancias tan problemáticas como lo es la de si estalla o no la revuelta burguesa. Pero, si esta produjera decididamente declaramos que no podemos quedarnos en casa, pues nos traicionaríamos a nosotros mismos tanto como si fuéramos con las armas en la mano únicamente para defender los intereses de los caudillos burgueses. En este caso, las masas trabajadores deben transformar la revuelta burguesa en una revolución Agraria Anti-Imperialista.

Si por el contrario, la burguesía, traicionando una vez más las vastas masas populares llegara a una previsible y canallesca “cordialidad”; los obreros industriales y agrícolas, los pequeños campesinos y el innumerables ejército de los desocupados junto a los estudiantes y empleados hambre deben hacer un frente único con que realizar la a Revolución Agraria Anti Imperialistas.

Y en el caso de una intervención militar de los EUA en Cuba otra vez la Sierra Maestra y el camarada Mauser tendrán la palabra.

Compañeros: debemos y tenemos que luchar por nuestros propios intereses, por nuestras propias reivindicaciones, que son las de todos los trabajadores explotados por los amos nativos y extranjeros. Transformemos la intentona burguesa en una verdadera revolución. Haciéndola avanzar hasta donde alcancemos las fuerzas. Marchando compáctamente en un frente único anti-imperialista: frente único que un no sospecha sus posibilidades, pero que cuando descubre por medio de la experiencia genuinamente revolucionaria, ya no sostendría sino más allá de la toma del poder Camaradas. Transformemos la revuelta burguesa en la Revolución Agraria Anti Imperialistas. Participemos sin compromiso en la intentona burguesa. Ni un tiro sin este grito: Viva la Revolución Agraria Anti Imperialistas.”

BOC
Enero de 1933.

Nota. Hemos visto, aunque ya con más sorpresa, que los dirigentes de nuestro PC empiezan a dirigir también contra nosotros, sus postes burocráticos envueltas en el consabido insulto personal. Pero, como quiera que no se trata de un partido Popular Cubano, en el que estos señores de la dirección se obstinan en convertir a nuestro Partido Comunista, haremos notar la forma incorrecta y poco revolucionaria empleada. Y de paso ¿Por qué ese afán de legalizarnos señalándose sistemáticamente con nuestros nombres propios? Es que se pretende – como por casualidad auxiliar ayudar a la policía.

VER TODOS LOS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN
CATEGORÍAS

[Partido Bolchevique Leninista de Cuba (PBL)]   /   [Trotskismo]   /   [Cuba]   /   [Historia]

Sergio Abraham Méndez Moissen

México @SergioMoissens
COMENTARIOS