Sociedad

Las vidas de los trabajadores importan

Obrero boliviano: "El racismo es una vieja enfermedad ideológica que aqueja a la humanidad"

La violencia y la discriminación institucional tiene una larga historia en nuestro país, como lo cuenta un albañil de origen aymara que migró en los años '90. El grito de Black Lives Matter, que recorre el mundo, tiene su correlato en nuestro país con historias de trabajo precario y xenofobia.

Lunes 13 de julio | 09:09

Si bien la pandemia está mostrando lo esencial del trabajo realizado por los migrantes, como es el caso de la producción de alimentos frescos en el Cordón frutihortícola de La Plata o el reparto de mercadería de los jóvenes de las app, la realidad es que siguen siendo blanco de la violencia y xenofobia impulsadas desde el Estado.

Para contarnos esta realidad, conversamos con el Aymara Migrante, un trabajador boliviano que relata algunas de sus vivencias desde que llegó a la Argentina y cómo vive la ola antirracista que recorre el mundo:

“La muerte de George Floyd ocurrido el 25 de mayo de 2020 en el vecindario de Powderhorn, en la ciudad de Mineápolis (EEUU), ha concitado la atención de muchos medios de comunicación internacional y sobre todo de sujetos colectivos y comunidades que viven a diario el racismo cotidiano, que muchas veces se expresa de manera violenta y otros veces de manera solapada.

Me tocó migrar en los años ’90 hacia la Argentina, atraído por su sistema cambiario del uno a uno. Caí laboralmente a una finca donde trabajaban más de una decena de compatriotas bolivianos, la mayoría indocumentados y sobre todo jóvenes, era una época donde las leyes migratorias exigían requisitos difíciles de cumplir para obreros migrantes; algunos de esos requisitos eran estar casado con una o un ciudadano argentino, tener un hijo o una hija argentina, etc.

En ese contexto, un compañero compatriota se aventuró a convencer, dinero por medio, a una muchacha argentina que residía en las veras de ferrocarriles donde muchos excluidos por el sistema capitalista optan construir sus precarias viviendas. La muchacha referida, evidentemente difería fenotípicamente del muchacho boliviano con quien hizo pareja. En cierta ocasión la chica me comentó que su nuevo compañero era inferior a ella “es que él es muy inferior a mí clase“. Bueno, ella confundía diversidades fenotípicas con división de clases, un prejuicio racial".

El relato es impactante pues muestra que al hundir en la miseria a millones, el Estado capitalista genera esta guerra de pobres contra pobres donde se naturaliza la xenofobia y el machismo, que luego es transmitido por los grandes medios de comunicación para formar la opinión pública y esconden quiénes son los que realmente se benefician ganando millones a costa del pueblo.

En referencia a esto, el entrevistado señaló cómo se ha identificado la delincuencia con el migrante y la raza: “en una oportunidad escuché por televisión a un ex –mandatario del país decir: “los delincuentes acuñan la moneda falsa, los inocentes hacen circular la moneda”, refiriéndose a los “inmigrantes de otra raza”, así de falso es la idea de la raza, pero sirvió para demarcar el rol de cada individuo o grupos sociales, al servicio de la gran maquinaria de producción capitalista. Fue el colonizador quien acuñó la idea de raza y para que sea más efectiva logró codificarlo en los rasgos fenotípicos de los pueblos invadidos por el colonizador, desde entonces, la verdad del opresor reside en la conciencia del oprimido.

El 10 de enero de 2001, al grito de “boliviana de mierda”, Marcelina Meneses y su hijo de 10 meses, Alejandro Joshua Torres fueron arrojados del tren en marcha por uno de los pasajeros de ese transporte. En enero del 2015 un kiosquero mató a sangre fría a Franco Zarate al grito de “bolita de mierda”, Franco era hijo de una familia boliviana, él había nacido en Argentina, pero en la mentalidad argentina, moldeada por sus elites económicos y culturales, no puede un pibe de rasgos andinos ser argentino.

En diciembre del 2010 se produjo la toma del parque Indoamericano, en la cual muchas familias bolivianas fueron parte del problema, pero los medios hegemónicos de comunicación vendieron la información como bolivianos usurpadores y entre otras cosas. Sin embargo, muchas familias bolivianas que residen en los alrededores de la zona de conflicto se quejaban de que los choferes de los micros que cubren esos ramales no paraban al ver que eran bolivianos o parecido a los bolivianos, es así que la idea de raza a permeado a todos los estratos sociales y sobre todo a hendido sus raíces en las capas sociales mas desposeídas de la sociedad, de ahí es común escuchar a nuestros compañeros y vecinos decir que los bolivianos de rasgos andinos somos inferiores a ellos.

También he sufrido discriminación por los trabajadores del transporte público, de ahí la necesidad de trabajar el problema en nuestros sindicatos, en nuestras organizaciones políticas y sobretodo desmoronar la estructura colonial del poder capitalista".

Éste es el camino que vienen siguiendo miles de trabajadores en Estados Unidos que exigen la expulsión de la policía del interior de sus sindicatos. Y más en general es el camino que millones de jóvenes vienen haciendo en todo el mundo porque ya no encuentran esperanza en el sistema capitalista, que destruye todo a su paso, sus sueños y el mismo planeta.

Para finalizar el compañero Aymara Migrante nos da la conexión entre capitalismo y racismo, “el racismo es una vieja enfermedad ideológica que ha aquejado y aqueja a la humanidad y sobretodo en nuestra América colonizada, donde se produjo la violenta yuxtaposición de una forma cultural sobre otra y desde donde se organizó la división social de trabajo, y con ella la mundialización del sistema capitalista que logró articular territorios e identidades, primero por la violencia y despojo, luego por la sub-sumisión coercitiva y otros modernos mecanismos de control social".

Tal como se relata anteriormente, el racismo (y también el patriarcado) son formas de opresión anteriores al capitalismo y se potencian en nuestros, por eso la lucha contra el sistema capitalista nos dará sin duda los primeros pasos en destruir de raíz estas formas de discriminación y dominación presentes en nuestra época.






Temas relacionados

#LasVidasdelosTrabajadoresImportan   /   George Floyd   /   Migración   /   Bolivia   /   Migrantes   /   Xenofobia   /   Discriminación   /   Inmigrantes   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO