Internacional

[GALERÍA] ARTE DE PROTESTA

Murales de Bagdad: la belleza está en las calles

Cuando las aguas de la lucha de clases se agitan, el arte sale a las calles.

Sábado 8 de febrero | 12:23

La Plaza Tahrir de Bagdad se ha convertido en una galería a cielo abierto con el movimiento de protesta que enfrenta al gobierno iraquí desde octubre de 2019. Como diría Maiacovsky, el poeta ruso, las calles se han transformado en los lienzos de cientos de artistas populares y muchas son mujeres.

Un mural, pintado con carboncillo, muestra a un grupo de trabajadores avanzando y llevando a sus amigos caídos en sus brazos. "Mira, el hombre del medio, le está pidiendo a las fuerzas de seguridad, ’Por favor, no nos disparen, no tenemos nada, nada’" relata Abdullah, un joven ex trabajador de intendencia de un hospital, a un reportero del New York Times.

Uno de los edificios emblemáticos de las protestas es el edificio del restaurante turco, que da al río Tigris. Es la autodeclarada fortaleza de las y los manifestantes que enfrentan al gobierno iraquí. Es una fiesta de mantas y pancartas que ruge en el viento contra las autoridades iraquíes y las fuerzas represivas.

Pinturas, esculturas, fotografías y altares en homenaje a quienes cayeron en la protesta florecen con los colores del hartazgo y la opresión, una imagen disruptiva frente al Irak gris cuarteado por las guerras y la crisis económica.

Figuras de mujeres aguerridas que encarnan a todas aquellas que se rebelan contra la opresión y contra el gobierno; Rosie la Remachadora tiene una bandera iraquí en su mejilla; "Noche estrellada" de Vincent Van Gogh tiene el edificio del restaurante turco en lugar de un ciprés; escenas de la represión gubernamental; árboles; retratos de los manifestantes asesinados por las fuerzas represivas son algunos de los temas más socorridos. Alrededor de 527 manifestantes fueron asesinados por las fuerzas represivas y unos 23 mil resultaron heridos.

Un joven pintor de casas ahora pinta murales y también señales con pintura refractante para delinear los bordes de las calles, porque el gobierno corta la luz por las noches y pone en riesgo el traslado de manifestantes heridos.

Porqué el pueblo iraquí tomó las calles

Las manifestaciones el 1 de octubre de 2019 iniciaron ante el hartazgo de las prácticas corruptas de los altos funcionarios gubernamentales, la decadencia de los servicios, la pobreza y el desempleo generalizados. Rápidamente las protestas se volvieron contra los partidos políticos tradicionales y el gobierno, instituciones a las que se percibe subordinadas a intereses extranjeros, en particular a Irán y Estados Unidos.

Para fines de octubre, las manifestaciones obligaron al primer ministro Adel Abdelmahdi a renunciar, pero sus demandas siguen sin resolverse. Mohammed Allawi, integrante de un grupo alineado con Irán, fue nombrado primer ministro por los partidos repudiados por el pueblo iraquí.

A inicios de enero, el ataque unilateral e ilegal de Estados Unidos en territorio iraquí contra el general iraní Qassim Soleimani llevó al parlamento iraquí a votar la salida de las tropas estadounidenses de su territorio, algo impensable. Lo hizo condicionado por la ofensiva imperialista de Trump, y también por el cuestionamiento popular que no deja las calles.

Apenas este viernes 7 de febrero, milicias alineadas con un clérigo chiíta, Muqtada al-Sadr, que un primer momento apoyó las protestas, atacaron un campamento en la plaza Al Sadrain, en Nayaf. El saldo: 8 manifestantes muertos. A pesar de la represión, las protestas continúan, y se reflejan en los muros coloreados por la rabia del aguerrido pueblo iraquí.

Te puede interesar: Las luchas en Chile, Líbano e Irak y la cuestión de la organización de los trabajadores






Temas relacionados

Irak   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO