Cultura

CINE MEXICANO

Mirreyes contra Godínez: comedia fácil que banaliza a los trabajadores de oficina

Supera la película Mirreyes contra Godínez el millón de espectadores en su estreno. La película funciona reciclando personajes, con chistes fáciles y sexistas, haciendo mofa de los trabajadores de oficina.

Miércoles 30 de enero de 2019 | 17:51

Mirreyes contra Godínez (México, 2019) se convierte en un éxito al superar el millón de espectadores en su estreno, el filme dirigido por Chava Cartas y con un guión de María Hinojos dejó atrás a la cinta animada Cómo entrenar a tu dragón 3 y Glass producidas por Dreamworks y Disney respectivamente.

La película recaudó en taquilla del 25 al 27 de enero 65.3 millones pesos y fue vista por 1.12 millones de espectadores. La publicidad impulsada por la distribuidora Videocine que es filial de Televisa, con un elenco conocido por los televidentes logró que este inusitado éxito de esta comedia.

La premisa de la historia es sencilla un días se levantan en dos mundos diferentes por un lado Gerardo (Daniel Tovar) un aficionado a las águilas del América que es el estereotipo de un trabajador de oficina que despectivamente se le denomina Godínez en México; por otro, Santiago (Pablo Lyle) que es el despreocupado hijo de don Francisco (Hernán Mendoza) dueño de una fábrica de zapatos, al vástago podría denominarse un junior o mirrey término usado para aquellos adinerados que exhiben su poder económico y son prepotentes.

La comedia banaliza el trabajo de los oficinistas a los cuales se les llama despectivamente Godínez, donde prácticas como llevar comida a la oficina reflejan la pauperización de su salario, así como las tandas que se organizan para completar el gasto de fin de mes.

Gerardo convive con sus compañeros de oficina desde una simpática recepcionista (Michelle Rodríguez), hasta sus vecinos de área, la tenaz encargada de ventas Nancy (Diana Bobio), Sofía (Gloría Stalina) y el atlético Conan (Christian Vázquez), con quien ha formado un equipo.

Mientras Ricardo se reúne en un pretencioso café para platicar de sus próximos planes de negocios junto a su hermana Michelle (Regina Blandón) y sus dos amigos igual mirreyes; Ricardo (Roberto Aguirre) y Shimon (Alejandro de Marino) este último de ascendencia judía, idean crear una campaña altruista con el dinero de don Francisco.

Un golpe trágico del destino pondrá en el mismo sitio a Ricardo y Gerardo así como sus equipos para mostrar quienes son los mejores, todo esto lleno de lugares comunes, chistes hechos, comentarios rayan en lo machista, sexista y clasista, aderezado con una banda sonora para conectar con el público.

Mirreyes contra Godínez fue realizada con un estímulo fiscal estatal otorgado por IMCINE, no se esforzaron en el guión en crear personajes, por ejemplo Darío Ripoll interpreta al mismo personaje que hizo en la serie cómica Vecinos, el personaje de Pablo Lyle por momentos nos recuerda al de Luis Gerardo Méndez en Nosotros los nobles (2013).

El actor César Bono aparecer 10 segundos en pantalla, mientras forzadamente en la cámara al comediante Carlos Ballarta ya que es más conocido en la actualidad, en tanto Roberto Palazuelos llamado el diamante negro aparece interpretándose así mismo el mirrey por antonomasia.

Chava Cartas parece que tiene una fórmula fácil para el éxito como lo hizo con el filme Treintona, soltera y fantástica (2016), dejando atrás su película Rock Marí (2010) que muy pocos recordarán. El director también trabajó en las series; Rosario Tijeras (2016), Señorita pólvora (2015), El dandy (2015), Gossip Girl: Acapulco (2013) y Los héroes del norte (2013).

Los Godínez son asalariados sin más igual de explotados y enajenados como el resto del proletariado, pero en Mirreyes contra godínez pintan su raya con los obreros manuales, en la película aparecen pocos aquellos que hacen los zapatos, el maestro zapatero, la costurera, el que corta el cuero, aún cuando se habla de una fábrica de zapatos






Temas relacionados

Cine mexicano   /   Cine   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO