Política México

ENTREVISTA A TÉMORIS GRECKO

"Mirar Morir. Addendum": Verdad y Justicia para Ayotzinapa

Faltando pocos días para cumplirse 6 años de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, entrevistamos a Témoris Grecko, productor del documental “Mirar Morir: el Ejército en la noche de Iguala”.

Elizabeth Sauno

@ElizabethSauno

Martes 22 de septiembre

Este lunes, tuvimos la oportunidad de entrevistar vía telefónica a Témoris Grecko, productor de “Mirar Morir: El Ejército en la noche de Iguala”, y a unos días de cumplirse 6 años de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, el colectivo Ojos de Perro vs la Impunidad presenta el cortometraje de actualización “Mirar Morir. Addendum”.

A pocos días de que se cumplan 6 años de la desaparición de los 43 normalistas, ¿cuál consideras que es la importancia de seguir refutando la "verdad histórica"?

─ Hace unas semanas el Fiscal General de la República salió a decir que “se acabó la verdad histórica”, y yo no comparto ese punto de vista, en primer lugar porque “la verdad histórica” ya fue desmontada y derribada en septiembre de 2015 cuando el Grupo Interdisciplinario de Expertas y Expertos Independientes (GIEI) presentó su primer informe “Ayotzinapa” y demostró que no había ocurrido una pira fantástica en Cocula en el basurero, donde habrían podido incinerar a 43 personas y, además, de otros elementos que aportó el GIEI. La “verdad histórica” ya no existe, el gobierno la mantuvo con respiración asistida por la vía de la insistencia y también con el apoyo de los medios de comunicación que se dedicaron a repetir la línea oficial-gubernamental.

Ahora es muy importante dejar atrás la discusión sobre la “verdad histórica”, porque la estrategia durante varios años del gobierno de Peña Nieto, una vez que se dieron cuenta de que no tenían la capacidad de imponer su versión, de que ya nadie les iba a creer, nos mantuvieron en la discusión de la “verdad histórica”: si hubo o no el incendio en Cocula. Eso lo llamamos “Coculización”, porque mantuvo a la gente ocupada discutiendo si hubo incendio o no en lugar de ver todas las cosas alrededor, como ver el ministerio criminal que se estableció en Iguala, que haya sido sostenido durante muchísimos años con ayuda de autoridades estatales y federales y la intervención de diversos cuerpos policiacos de todos los niveles, del ejército mexicano y de funcionarios de todos los niveles.

Ahora tenemos que ver hacia adelante como es que se va a reconstruir una verdad que no sea una verdad histórica, sino una verdad sin adjetivos.

Sobre Mirar Morir: Addendum. ¿Qué es lo que ha sido más complicado para tu labor cómo periodista en este lustro de investigación y recopilación? ¿El cambio de administración representó alguna diferencia en cuanto acceso a la información?

─Nosotros habíamos pedido entrevistas con la Fiscalía General de la República que nos iban a servir para tener la novedad de cómo ha ido avanzando la investigación, nos la dieron, después nos la cambiaron de fecha, y luego al final nos la suspendieron, pero esto ya no entrará en el documental.

Conocemos lo que ya públicamente ha sido presentado. Hace unas 2 semanas hubo una reunión del Comité de Padres de los Normalistas de Ayotzinapa con el presidente de la república, en donde se esperaba que hubieran anuncios importantes, pero no los hubo y hubo una sensación de decepción. A partir de esto, el presidente prometió que por estos días se van a presentar algunos otros avances. Estamos esperando a verlos. Nos da la sensación de que no es mucho, porque no lo pudieron presentar en ese momento y por las declaraciones de las madres y los padres no había mucho entusiasmo.

Entrevistamos a Vidulfo Rosales, abogado del Comité de Padres de los Normalistas de Ayotzinapa, y él por un lado sostiene el apoyo al trabajo que está haciendo la Unidad Especial de Investigación que conduce Omar Gómez Trejo, pero por otro lado también expresa su preocupación por el tiempo que ha transcurrido: en relación con la destrucción de pruebas, la destrucción de información importante que ya no se va poder usar porque fue obtenida mediante torturas.

Además algo que nos comentaba Ángela Buitrago (GIEI) que la gente que torturó a esas personas, o sea Tomás Zerón de Lucio y el resto, eran perfectamente conscientes de que la tortura anula el efecto legal de las declaraciones que hayan sido arrancadas mediante esas técnicas. No sólo estaban estaban cometiendo una violación de derechos humanos sino que además estaban cerrando vías para saber qué pasó en Iguala esa noche y en los días y semanas siguientes.

Lo que estamos viendo en el nuevo cortometraje documental son los enormes retos que todavía tienen enfrente de la investigación.

Sobre las declaraciones e informes sobre Ayotzinapa ofrecidos por la actual administración ¿han identificado puntos de contraste entre el resultado de sus investigaciones y la línea oficial?

─ Hay varios importantes, el primero es el hallazgo de indicios y en particular los restos de Christian Alfonso Rodríguez Telumbre fuera del lugar donde la PGR había dicho que habían ocurrido las cosas, ni en el Río San Juan ni en el basurero de Cocula; además de que esta pieza ósea de Christian no muestra señales de fuego, o sea, no quemaron al chico.

Otro es la detención o sujeción a proceso de personas desde Tomás Zerón de Lucio hasta agentes y peritos que fueron partícipes de la manipulación de la investigación de la PGR. En general hay otras líneas de investigación que están siguiendo la línea de la telefonía pero también faltan muchas evidencias y cosas que se han perdido, que se han destruido o que fueron inutilizadas por el procedimiento de no seguir la cadena de custodia.

Pero también se están encontrando otras cosas que permiten suponer que hubo algún otro tipo de hipótesis. Tendrían, tendríamos que estar buscando el 5to. autobús que la PGR escondió. Yo creo que será muy difícil encontrarlo y si lo encuentras pues ya habrá sido manipulado de la misma forma en que cuando el año pasado se permitió con el Ejército que los padres y madres de los normalistas entraran al cuartel de Iguala, estos se dieron cuenta que en donde había un campo de fútbol ahora hay unas construcciones, en donde había un edificio ahora hay otras construcciones. Ha pasado el tiempo suficiente para desaparecer muchas cosas.

La ventaja que nos comentaron varias personas es que hay nuevos testigos y personas colaboradoras, que tal vez en el pasado habían tenido miedo de hablar y de decir lo que sabían o tal vez no les ofrecieron algún tipo de trato judicial más favorable y ahora hay más gente contando partes de la historia.

De esa manera, según entiendo, fueron a buscar al lugar conocido como Barranca de la Carnicería, que es donde encontraron la pieza ósea de Christian. Todos estos son indicios de que se va avanzando, tienen que traer a Tomás Zerón, pero no sabemos qué gestiones se están realizando para su extradición y qué respuesta han dado los israelíes.

Y también pues hay cosas que faltan por averiguar: del ejército mexicano cada vez más hay indicios que su papel no nada más fue el de controlador de los hechos mediante la observación de sus agentes espías sino también hay al menos un testimonio de que los soldados ingresaron al cuartel de Iguala a algunos normalistas para interrogarlos y después los sacaron para entregarlos a los civiles armados que los llevaron a la desaparición, lo cual es un crimen gravísimo.

Hay que ver qué pasó con las clases de los altos y bajos rangos, en particular con el coronel José Rodríguez, comandante del batallón y el general Alejando Saavedra Hernández que era el Jefe Militar de la Zona Militar de Chilpancingo y que eventualmente recibió ascensos y promociones por parte de Peña Nieto.

Y también hay que ver otras estructuras como la de los cacicazgos locales, ya que hay un personaje que es mencionado en varias ocasiones en los informes de GIEI que llaman “El Patrón”, que es el patrón de 100 policías y delincuentes que derivan a decidir la suerte de los estudiantes de Ayotzinapa o al menos de 14 de ellos que fueron detenidos bajo el Puente del Chipote y que este "patrón" está en Huitzuco; y estos “patrones” están en Huitzuco desde hace 100 años, desde los tiempos de la Revolución y derivan de la familia que han tenido patriarcas que vienen de la familia de Rubén Figueroa.

La exigencia por verdad y justicia en crímenes de Estado tiene una huella profunda en México. ¿Cómo crees que aportan este tipo de investigaciones no sólo en el caso concreto de Ayotzinapa, sino también en reclamos históricos contra la impunidad en casos como la "guerra sucia" o masacres obreras y estudiantiles como el 2 de Octubre o el 10 de Junio de 1971?

─ Ahora sí es fundamental que haya una resolución convincente y que lleve a la verdad y la justicia. Porque este es el caso de violación masiva de derechos humanos más grave que hemos visto en México en los últimos años. Si en un caso tan delicado como este no hay justicia, no hay verdad, pues qué podemos esperar de muchísimos, muchísimos, otros casos que son muy graves, mucho más dolorosos, pero que son tan grandes y menos emblemáticos como este caso.

Es necesario avanzar hacia la Verdad y la Justicia, pero que esto también produzca transformaciones fundamentales en cómo funcionan los órganos de justicia en México. Los padres de los normalistas acaban de denunciar hace unos días que algunos sectores del poder judicial continúan favoreciendo a gente vinculada al caso, refiriéndose en particular al juez que ordenó la liberación de José Ángel Casarrubias “El Mochomo” y que fue un caso muy turbio.

A 6 años de Ayotzinapa, ¿qué puede encontrar el público en Mirar Morir. Addendum?

El documental anterior “Mirar Morir: el Ejército en la noche de Iguala” cubre lo que ocurrió durante el primer año después de que ocurrieron los crímenes de Iguala. En ese momento pensábamos que a partir del primer informe del GIEI, el gobierno iba aceptar dicho documento y aceptar sus fallas, pero esto no fue así y el gobierno de Peña Nieto se aferró y pasaron muchísimas cosas: la campaña de desacreditación contra el GIEI para sacarlo del país, el descubrimiento de imágenes que demostraban que Tomás Zerón de Lucio personalmente fabricó y montó una escena del crimen en el río San Juan y sacando ilegalmente a un detenido, Agustín García Reyes, alias "el Chereje" y además, más recientemente, vimos que Zerón participaba en las sesiones de tortura a testigos.

Después viene la salida del GIEI, el compromiso de López Obrador con las madres y padres y el estado actual de la investigación, ¿cuáles son los problemas y cómo podemos pensar que se está llegando o se está avanzando hacia un final exitoso de la investigación?

─ El material “Mirar Morir Addendum” viene acompañado de otras 2 piezas en extenso que son entrevistas con Ángela Buitrago del GIEI y Vidulfo Rosales, las vamos a presentar por separado pues son entrevistas muy reveladoras y como tal en el cortometraje vamos a incluir extractos de estas entrevistas, pero para toda la gente que esté interesada podrán ver los materiales complementarios gratuitamente por Youtube.

Mensaje a nuestros lectores:

Es muy importante asegurarnos de que tengamos verdad y justicia de manera completa y satisfactoria no sólo para las víctimas sino para el país en general. Este es un caso muy importante para el país y lo que resulte de esto podrá ayudarnos a reconocer las fallas del sistema judicial mexicano.

No olvidemos que este sábado 26 de septiembre a las 16:00 horas saldrán en movilización las madres y padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa del Ángel de la Independencia al Zócalo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO