Internacional

ACTO INTERNACIONAL Y SIMULTÁNEO - EEUU

Mike Pappas: “Las movilizaciones por George Floyd transformaron la escena política”

Compartimos la intervención del médico de Nueva York y militante de Left Voice durante el Acto internacional contra el racismo y la violencia policial transmitido en simultáneo por la Red Internacional de La Izquierda Diario.

Sábado 11 de julio | 17:28

YouTube

Hola camaradas, me llamo Mike Pappas, soy médico de la ciudad de Nueva York y miembro de Left Voice. Cuando entré en la Escuela de Medicina quería ser médico para poder ayudar a la gente. Pero, ¿qué hago cuando estoy atendiendo a un paciente durante la pandemia que tiene insuficiencia respiratoria, a punto de ser puesto en un respirador y me pregunta, "¿Quién va a pagar por esto?"

Otro paciente que atendí, de 45 años, pidió una cita específicamente para hablar del Covid-19. Estaba muy preocupado ya que su padre anciano, con quien vivía y a quien cuidaba, tenía muchas enfermedades crónicas que lo ponían en riesgo de morir si se contagiaba. Me dijo: "Tengo miedo de traer a Covid a casa y contagiar a mi padre". Tuvo que seguir yendo a trabajar para pagar el alquiler, la comida y los servicios públicos.

El ultimátum del capitalismo estadounidense: trabajas y arriesgas tu salud; o no trabajas y arriesgas tu subsistencia. Este es el caso de millones de trabajadores "esenciales" en los EE.UU. que trabajan en los almacenes, servicios de entrega, transporte, frigoríficos, hospitales, y en los campos recogiendo frutas. Estos trabajadores son desproporcionadamente negros, latinos, asiáticos e inmigrantes indocumentados.

Las comunidades de afroamericanos y latinos: las más afectadas

Las comunidades de afroamericanos y latinos, que son las más afectadas por la brutalidad policial racista y el encarcelamiento masivo, por el desempleo y la precariedad de la vivienda, y por la contaminación y los problemas ambientales, también tienen el doble de probabilidades de morir a causa del coronavirus. El Covid-19 no hace más que magnificar el racismo sistémico que siempre fue la base del capitalismo estadounidense, forjado a partir de la esclavitud .

En las últimas semanas, hemos visto un levantamiento contra "la pandemia dentro de la pandemia" - el racismo sistémico y la policía que ejecuta a 1000 personas al año con impunidad.

La clase dominante necesita a la represión policial racista. La policía protege la propiedad, no a las personas, y la clase gobernante la necesita ahora más que nunca para mantener el orden económico actual.

Las movilizaciones masivas después del asesinato de George Floyd transformaron la escena política. Los trabajadores de la salud condenamos inequívocamente el terror policial y nos unimos a las protestas. Sólo hemos visto aumentar la brutalidad policial a medida que la gente se levanta. Fui arrestado ilegalmente por la policía de Nueva York mientras era voluntario como médico en una protesta.

El desastroso manejo de la pandemia por parte de Trump fue seguido por la mayor crisis económica desde la Gran Depresión. El gobierno batió todos los récords con su rescate para las grandes empresas, mientras utilizaba una pequeña parte para mitigar el impacto en el empleo y los ingresos de los trabajadores. Casi 20 millones de personas siguen sin empleo incluso después de la reapertura, lo que significa que la mayoría de ellos también se quedan sin atención médica.

Mientras los trabajadores de la salud literalmente sacrificamos nuestras vidas en la primera línea cuidando a los pacientes de COVID-19 a menudo sin el equipo apropiado, los republicanos están priorizando la economía y enviando trabajadores a morir en su lugar de trabajo. Esto demuestra que el gobierno sólo se preocupa por Wall Street. Buscando desesperadamente el rebote de la economía, pero somos nosotros, los trabajadores, los que estamos pagando el costo con nuestras propias vidas.

Francamente, los demócratas no son mejores. Mientras Trump esparce su discurso racista cada vez que abre la boca, los gobernadores y alcaldes demócratas dieron rienda suelta a sus departamentos de policía para reprimir las protestas - la brutal represión que se produjo cuando me arrestaron fue con el apoyo de un alcalde y un gobernador demócrata. Los demócratas en el Congreso o los que se presentan a las elecciones se llenan la boca con halagos a los manifestantes, pero son igual de responsables de mantener un sistema de opresión y desigualdades que perpetúa la pobreza, el racismo y la brutalidad policial.

Biden y Trump culpan a China por la crisis económica y por la pandemia o a los trabajadores mexicanos por los bajos salarios. El gobierno chino no es amigo de los trabajadores, con su represión sobre los manifestantes de Hong Kong. Pero lo que los demócratas y los republicanos esconden es que son los capitalistas americanos, con el gobierno de su lado, los que mantienen los salarios en niveles de pobreza y condiciones de trabajo precarias.

Nuestra pelea ante la pandemia

Desde las páginas de la red internacional Left Voice - La Izquierda Diario (y con las organizaciones políticas que están detrás de los periódicos), hemos propuesto un programa radicalmente diferente para hacer frente a la pandemia: peleamos para que se hagan testeos masivos en todas partes, exigimos elementos de protección apropiados, licencias pagadas y prohibición de los despidos, nacionalización de todo el sistema de salud bajo control obrero y comités de trabajadores en todos los lugares de trabajo para garantizar nuestra propia seguridad.

La clase obrera está soportando la peor parte de la pandemia y es el blanco de la represión policial racista. Somos la mayoría de la población y somos los que estamos haciendo todo lo posible.

En los últimos 2 meses, hubo un aumento dramático de huelgas y acciones en los lugares de trabajo. Los trabajadores portuarios cerraron 29 puertos a lo largo de la Costa Oeste en solidaridad con el movimiento contra el terror policial. Los trabajadores realizan protestas no sólo en la lucha por condiciones de trabajo seguras, sino también contra la brutalidad policial racista.

El poder de frenar la economía está en nuestras manos

Somos testigos de un giro a izquierda en la situación política, con muchos sindicatos movilizándose por el Black Lives Matter y votando para expulsar a los policías de nuestros sindicatos y federaciones. En el futuro cercano abundan crisis y contradicciones---es probable que veamos más disturbios sociales y lucha de clases. Esto nos abrirá la oportunidad de recuperar nuestras organizaciones, los sindicatos, que están ocupados por una burocracia podrida que ata nuestros destinos a los partidos de los patrones y juega según sus reglas.

Es la base militante la que puede cumplir la tarea de democratizar y revitalizar nuestros sindicatos, haciendo a un lado a los burócratas conservadores. Esta es una tarea difícil pero estratégica para los socialistas de hoy. Tenemos que recuperar nuestros sindicatos y convertirlos en organizaciones para la lucha de clases. Una pieza central en esta batalla es echar a los policías de nuestros sindicatos. Tenemos que tomar el ejemplo de los militantes de base que hicieron votar resoluciones en sus sindicatos. Los policías son nuestros enemigos de clase. No tienen lugar en nuestras organizaciones.

Pero tenemos que ir más allá de eso. Necesitamos un partido de trabajadores y oprimidos, independiente de los demócratas y republicanos; un partido que luche por el socialismo.

Sólo puedo imaginar la enorme diferencia que haría si en el actual clima político, hubiera un partido verdaderamente revolucionario en las calles con la clase obrera.

Con Left Voice, estamos tratando de ayudar a preparar el terreno para que ese partido surja en los EE.UU.. Uno que pueda dirigir la lucha por una sociedad en la que los recursos se distribuyan por necesidad y no por beneficio y en la que las cárceles y la policía pueda ser eliminada de forma permanente.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO