Juventud

SALUD

Médicos internos exigen derechos laborales, UNAM e IPN los retira

Médicos internos solicitan el reconocimiento de sus derechos laborales al interior de las Instituciones donde realizan su internado, ante la negativa de las autoridades, se organizan para que la Facultad de Medicina (UNAM) reconozca la suspensión de sus actividades práctico- clínicas sin represión. Debido a que al no ser reconocidos como trabajadores en el sector salud público no pueden acceder al equipo que los proteja del riesgo de contagio por coronavirus.

Miércoles 8 de abril

Después de declararse oficialmente la fase 2 de la contingencia por coronavirus “dispersión comunitaria” los médicos internos de pre-grado que se encontraban cumpliendo sus rotaciones en diversas sedes clínicas del país exigieron a las autoridades el reconocimiento de derechos laborales ante la negativa lograron arrancarles a las autoridades de la Facultad de Medicina (UNAM) el derecho a suspender sus actividades práctico-clínicas sin ninguna represalia.

Esta decisión de los médicos internos es porque para la Facultad de Medicina son considerados como personal apto para desarrollar sus prácticas clínicas dejándolos a la merced de las instituciones donde realizan su internado, bajo el estatus de becarios, sin ninguna prestación laboral. Cuestión que frente a la pandemia se agrava porque son personal en riesgo que al no ser considerado como trabajadores no tiene derecho a contar con el equipo de protección sin importar las fundamentales actividades que desempeñan.

Esto género que los médicos principalmente en las instituciones públicas plantearan peticiones a la UNAM solicitando medidas protección que les permitiera no suspender sus actividades, la primera respuesta que obtuvieron fue a través de un comunicado que planteaba que la SEDESA decidió que las actividades de Internos de pregrado ubicados tanto en el primero como en el segundo nivel de atención quedan suspendidas hasta nuevo aviso, lo mismo para el caso del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, Hospital Médica Sur y Hospital Escandón.

Dejando claro que el resto de las instituciones de Salud no habían modificado su decisión de que los internos de pregrado continúen laborando.

Lo que significaba que las autoridades de la UNAM se deslindaban de cualquier responsabilidad con las y los médicos internos e indicaron, que deberían de continuar su año de internado bajo la normativa de las instituciones en las que actualmente se encontraban inscritos.

Sin embargo los médicos internos se mantuvieron exigiendo a la Facultad de Medicina y a su secretaria de enseñanza, clínica y servicio social. De igual forma solicitaron, por medio de redes sociales, a quienes se encontraran en esta situación suscribieran la exigencia del reconocimiento de sus derechos laborales para poder continuar realizando sus actividades.

Las autoridades siempre mostraron una gran negativa a reconocerlos como trabajadores pues eso implica otórgales prestaciones laborales más allá de la seguridad social. Claramente en esta situación de pandemia la crisis del sector salud no solo se ve reflejada en la falta de insumos, equipo de protección, testeos y capacitación sino también en las terribles condiciones de precariedad en la que trabaja un gran sector de trabajadores de salud.

Ayer finalmente las autoridades de la Facultad de Medicina anunciaron el retiro de sus médicos internos de las 70 sedes de clínica hospitalaria ante la falta de medidas de seguridad para atender casos Covid-19.

Más tarde las autoridades del IPN rápidamente suscribieron informando que retirarían a sus médicos internos de pre grado y al personal de enfermería que está haciendo su servicio social como medida de protección, dado que se encontraban en la misma situación de peligro.

No obstante los jefes de enseñanza en algunos hospitales les solicitaron firmar un documento en que se expresaba que es su voluntad irse, que no los retiraba su universidad, ni la normatividad de las instituciones, puesto que la indicación solo era dejarlos ir hasta la activación de la fase 3. Apelando a la verdadera vocación profesional y al compromiso moral. Todo lo contrario al anunció público que difundió la UNAM e IPN sin cuestionarse las terribles condiciones en las que se quedarían en total riesgo sin insumos, ni equipo.

Por lo que hace a la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) aún no emite ningún comunicado, lo que deja en incertidumbre a sus médicos internos que se encuentran en hospitales sin protección.

Hugo López Gatell, Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, menciono que seguirán en pláticas con dichas universidades para ver dónde pueden apoyar los médicos internos para liberar a personal de las instituciones, sin proponer brindarles derechos laborales para que puedan continuar realizando sus funciones, los médicos internos solo pedían el reconocimiento como trabajadores de las sedes.

¡Plenos derechos laborales, ya!

Esta situación muestra una vez como el gobierno de la 4T se niega a brindar plenos derechos laborales a los trabajadores, lo que implica basificación, estabilidad y en esta situación el acceso al equipo de protección para que su vida no corra peligro.

El gobierno federal aceptó que tiene un déficit de 200 mil médicos en todo el país, para enfrentar la pandemia. Ante el desarrollo de la emergencia sanitaria es indispensable que los médicos internos, el personal de enfermería y los médicos que realizan su servicio social al igual que todos los trabajadores de la salud que están siendo contratados por 6 meses como personal de apoyo cuenten con derechos laborales para poder estar en la primera línea de combate.

Los trabajadores de la salud que actualmente se encuentran basificados deben exigirlo, es necesaria la unidad con los trabajadores precarizados, para a su vez levantar comités de higiene y seguridad en los hospitales para administrar los recursos, los insumos y todo lo referente ante la falta de respuesta de los directivos y la burocracia.

Es indignante que los dejen a su suerte, si sobreviven, no pueden ser solo utilizados, son las vidas de los trabajadores de la salud, requieren todo el blindaje para poder ayudar a los demás trabajadores y sectores empobrecidos que se encuentran infectados por COVID19.






Temas relacionados

Facultad de Medicina UNAM   /   Salud   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO