Mundo obrero internacional

#CUARENTENASINDESPIDOS

Más de 300 millones de personas serán despedidas por la pandemia

La última actualización de la OIT señala que el desempleo aumentará en alrededor de 305 millones de personas, los más afectados son y serán los trabajadores informales. En el primer trimestre ya se perdieron 4.5 % de horas de trabajo, el equivalente a 130 millones de empleos.

Miércoles 29 de abril | 18:49

La actualización que hoy presenta la OIT en su informe sobre “El COVID-19 y el mundo del trabajo”, estima que para el segundo trimestre se perderán 10.5 % de horas de trabajo, esto equivale a la pérdida de 305 millones de empleos.

Si consideramos que la fuerza de trabajo mundial es de 3.3 mil millones de personas, esto quiere decir que se perderán casi el 10 % de los empleos a nivel mundial.

Apenas el 18 de marzo, el mismo organismo había estimado un desempleo mundial de 25 millones de personas a causa de la semiparálisis económica originada por las medidas sanitarias (la cuarentena) tomadas alrededor el mundo para contener la pandemia. En cinco semanas esa cifra ya fue rebasada tan solo en los Estados Unidos.

Para el primer trimestre del año se estiman que ya se perdieron 4.5 % de horas de trabajo, es decir, el equivalente a 130 millones de trabajos de 48 horas semanales.

Se agudiza la informalidad y la precarización laboral

Tal como lo habíamos anunciado, la crisis sanitaria agudizara los problemas de precarización e informalidad. La OIT estima que ya son afectados el 80% de los trabajadores informales a nivel mundial, 1.6 mil millones sobre un total de 2 mil millones de trabajadores.

En el primer mes de la pandemia, 1.2 mil millones de trabajadores informales disminuyeron sus ingresos en un 60%. La mayor afectación recae sobre América Latina y África, donde los ingresos disminuyeron en un 80%. Además, hay que tomar en cuenta que más de la mitad de los trabajadores informales se encuentran en los llamados países en vías de desarrollo.

Una crisis que ya se descarga sobre los trabajadores

Ante las medidas sanitarias, el capital prefirió lanzar a millones de trabajadores a las calles, antes que pagar sus salarios y tomar medidas a favor de estos para que resistieran la cuarentena.

Los Estados y gobiernos llegaron con las manos llenas en todos los rincones del mundo para salvar al capital, desde el cinismo estadounidense en destinar 6 billones de dólares en salvatajes, hasta la “honestidad” del Banco de México en respaldar a los magnates con 750 mil millones de pesos.

El desempleo masivo alrededor del mundo muestra que el capital ya está lanzando una ofensiva económica contra los trabajadores: que sean estos quienes, como carne de cañón, paguen las consecuencias de su propio sistema social ineficiente, inhumano, caótico.

Los despidos no solos representan cifras, sino condiciones materiales reales para familias que hoy no tienen ningún tipo de sustento económico. Por eso, se hace urgente arrancarles a las patronales, el pago de licencias al 100 %, para que las familias puedan sobrevivir durante la cuarentena.

A estas alturas de la historia, con un escenario de semejantes magnitudes, solo en la fantasía se podría humanizar (moralizar) el capitalismo. Los trabajadores no podemos seguir cayendo en la trampa de que este sistema tiene algo que ofrecernos, cuando las salidas que ofrece siempre favorecen a la burguesía y no a la clase trabajadora, tenemos que volver a peinar la historia, a contrapelo.

Fuente

OIT, El COVID-19 y el mundo del trabajo. Tercera edición, disponible aquí: https://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---dgreports/---dcomm/documents/briefingnote/wcms_743154.pdf






Temas relacionados

#covid19    /   #CuarentenaSinDespidos   /   Covid-19   /   Mundo obrero internacional   /   OIT

Comentarios

DEJAR COMENTARIO