Economía

ENTREGUISMO

Maduro y Guaidó preocupados por pagar la deuda externa mientras el pueblo sigue pasando hambre

En Venezuela tanto el gobierno de Maduro como la oposición encabezada por Guaidó buscan todos los mecanismos para pagar una fraudulenta deuda externa. Les interesa más cumplirles a los acreedores internacionales que al pueblo que sufre grandes calamidades.

Milton D'León

Caracas @MiltonDLeon

Martes 1ro de octubre | 18:33

Imagen: Descifrado

Maduro anunció este lunes que busca “renegociar” la deuda externa, luego de haber pagado desde que inició su mandato más de 74 mil millones de dólares mientras el pueblo era hundido en la más grande de las miserias. A partir de 2017 con al agotamiento de las arcas públicas y la crisis en que entraba la principal industria del país, la petrolera, el gobierno continuó realizando solamente pagos selectivos de deuda externa sobre los cuales incluso no había comunicados oficiales.

Desde entonces el gobierno buscó “renegociar” y “reestructurar” la deuda, pero a mediados de agosto de 2017, Donald Trump, firmó una orden ejecutiva por la que prohibía las "negociaciones en deuda nueva y capital emitidas por el Gobierno de Venezuela y su compañía petrolera estatal (PDVSA)". Se trataba del primer golpe por parte de EE.UU. al sistema financiero venezolano, después de haber aprobado medidas contra dirigentes de alto escalón del chavismo pero que no afectaban a la economía. Tras esta sanción financiera las entidades públicas que controla el Gobierno quedaron sin acceso a la banca internacional.

Se entró luego en una especie de default silencioso frente a la incapacidad de pago. Pero a pesar de las sanciones, el gobierno de Trump, para el 2018 decretaba órdenes en las que se autorizaba el pago de determinados bonos, particularmente el 2020 emitido por PDVSA, esto porque beneficiaba a acreedores norteamericanos y a intereses propios. Por eso es que a finales de octubre del 2018, y a pesar de dichas sanciones, Maduro concretaba un desembolso por 949 millones de dólares para cancelar el cupón y amortización de 25% de capital de dicho bono 2020.

Nuevos pagos por este bono en particular solo vendrán a ser necesarios en el 2019. Como es de conocimiento de todos, la particularidad de este bono 2020 de PDVSA es que tiene como respaldo casi el 50% de las acciones de Citgo, la otra mitad de las acciones de esta empresa están comprometidas también por un préstamo del gobierno de Rusia.

Pero luego de las tentativas golpistas de este año, junto a la autoproclamación de Guaidó como “presidente interino” de Venezuela y el reconocimiento automático por Estados Unidos, el gobierno de Trump emitía nuevas sanciones esta vez más duras y anunciando directamente la confiscación de activos y cuentas líquidas venezolanas en su territorio, con el argumento que pasaban a estar bajo la jurisdicción de Juan Guaidó, lo que no era más que una fachada. En función de esta situación el Departamento del Tesoro de EE.UU. autorizó en agosto de este año a estadounidenses a cerrar acuerdos con Guaidó o equipos temporales nombrados por él en Estados Unidos. Todo esto visando a que vía el supuesto equipo de Guaidó al frente de Citgo pudiera garantizar los pagos de deuda, sobre todo del bono 2020, de allí que empezaran conversaciones con los bonistas para terminar pagando 71 millones de dólares hace un par de meses.

Te puede interesar: Guaidó renegociará deuda externa con los buitres y nombra para Citgo un CEO ligado a negocios israelíes

Pero Maduro ha vuelto a hablar de “renegociar” la deuda. Así este lunes afirmó que “nosotros somos buena paga y pagamos, hasta que llegaron las sanciones y estamos listos para renegociar y cumplir todos nuestros compromisos, todos los vamos a cumplir, eso sí, a cambio de que se nos abra las compuertas del refinanciamiento y el financiamiento internacional”. El plan sería renegociar unos 60 mil millones de dólares de deuda externa. Una situación difícil por las sanciones impuestas, salvo que se llegue a algún tipo de acuerdo con el gobierno de Trump.

Maduro al parecer, tal como Guaidó, está preocupado por los buitres internacionales. En sus declaraciones de este lunes también afirmó que, desde su punto de vista, los principales "perjudicados" por las sanciones de Trump son "los propios sectores financieros de EE.UU. que tienen los bonos y tienen la deuda con Venezuela". Si para cinismo hay espacio, Maduro está dispuesto a llenarlo con su desfachatez, cuando los reales perjudicados son los trabajadores y el pueblo, pues ese dinero, en vez de ir a las arcas financieras de los buitres internacionales, podrían servir para responder a las necesidades de las mayorías populares.

Guaidó no se queda atrás. Recientemente volvió a recalcar también que la Comisión de deuda que designó en la Asamblea Nacional (AN) está "estudiando no solo lo que tiene que ver con el bono 2020, sino con la magnitud total de la deuda". En esta Comisión, ya se había llegado a mediados de agosto a una propuesta de acuerdo en la que la instancia (AN) realizará “las actuaciones necesarias para diseñar y preparar la renegociación de la deuda pública, incluyendo la propuesta para el refinanciamiento o reestructuración de las obligaciones”.

Es decir, buscar los mecanismos posibles para que el país pueda seguir pagando la deuda externa. Esta gente no es gobierno, pero actúa y se maneja como tal, pues ya vimos cómo dice controlar activos del país en Estados Unidos, paga de hecho deuda a la par de un descarado discurso de seguir hablando de “ayuda humanitaria” mientras busca satisfacer a buitres internacionales.

Hay que agregar por otra parte que Maduro no solo con los bonistas está ansioso de pagar en busca del tal “crédito internacional”. Recientemente, de acuerdo a la agencia Reuters, en su reunión en Moscú con el presidente Vladímir Putin, había abordado la cuestión de la deuda que tiene con Rusia y que asciende a unos 3.000 millones de dólares. "El asunto de la deuda se abordó brevemente durante la reciente visita" de Maduro a Rusia el pasado 25 de septiembre, indicó el secretario de prensa de Putin, Dmitri Peskov cuando periodistas le preguntaron si Maduro había hablado con Putin sobre reestructurar la deuda. Todo esto a la par que el ministro de Finanzas de Rusia, Antón Siluánov confirmaba que Venezuela está al día en cuanto al pago de su deuda con Rusia y que hizo recientemente otro pago.

Es de recordar que tanto el gobierno ruso como el gigante petrolero Rosneft han entregado a Venezuela al menos 17.000 millones de dólares en préstamos y líneas de crédito desde 2006. En noviembre de 2017, Rusia acordó reestructurar la deuda soberana de 3.150 millones de dólares con pagos a lo largo de 10 años, y según el acuerdo, se cancela a Moscú dos veces al año con montos pequeños durante los primeros seis años.

Como vemos ni con Maduro, pero mucho menos con la oposición de derecha y el imperialismo hay salida para los trabajadores y el pueblo venezolano. La única salida progresiva vendrá de la mano de los propios trabajadores en función de sus intereses fundamentales. Basta de hambrear al pueblo, ni un centavo más al pago de la deuda externa. Dinero para salarios, salud, alimentación y educación no para los buitres internacionales. A la par de esta demanda es necesario organizarse para enfrentar los brutales ataques antiobreros del gobierno de Maduro al mismo tiempo que se denuncia y se enfrenta los planes de la oposición de Guaidó que como vimos sin ser gobierno paga la fraudulenta deuda externa y tiene todo un plan de ataque a la clase trabajadora.

Te puede interesar: La idea de “deuda odiosa” y el derecho del pueblo venezolano a desconocer la deuda externa






Temas relacionados

Juan Guaidó   /   Citgo   /   PDVSA   /   Deuda externa   /   Nicolás Maduro   /   Internacional   /   Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO