Política México

MÉXICO-EEUU

Los socialistas ante la militarización de la frontera

Es urgente la movilización obrera y popular a ambos lados de la frontera, exigiendo el retiro de la Guardia Nacional, el fin de las deportaciones y contra el muro de Trump.

Pablo Oprinari

Ciudad de México / @POprinari

Viernes 6 de abril | 14:55

Donald Trump lo hizo. Firmó una orden ejecutiva para que la Guardia Nacional se despliegue en la frontera sur, “hasta que se construya el muro”. El magnate anuncio que, en principio, serían entre 2000 y 4000 efectivos.

Durante los últimos días, Trump atacó enfurecido a la caravana de migrantes centroamericanos que cruzaba México de sur a norte, y que se detuvo en el estado de Puebla.
Declaró que “México disolvió la caravana porque le dije que tenía que hacerlo”. Y manifestó que la militarización de la frontera era para enfrentar “el creciente flujo de inmigración ilegal de México, drogas y pandilleros violentos de Centroamérica”. La secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, había manifestado un día antes “es hora de actuar”.

Lo cierto es que la medida de Trump se da justo en la recta final de la renegociación del Tratado de Libre Comercio. En momentos en que los secretarios de Relaciones Exteriores y de Economía de México, Luis Videgaray e Ildefonso Guajardo, están en Washington en plenas negociaciones comerciales.

Mientras presiona para obtener las mejores condiciones posibles para las trasnacionales estadounidenses en el TLC, reafirma su política xenófoba y racista contra los migrantes –que huyen de sus países de origen donde priman la violencia y la miseria impuesta por los planes de Washington-, mediante las deportaciones, la próxima construcción del muro y, ahora, la militarización de la frontera sur.

Trump, quien obtuvo recientemente un multimillonario incremento del presupuesto militar gracias al apoyo de demócratas y republicanos en el Congreso, pretende reafirmar la autoridad imperialista sobre México y Centroamérica, aprovechando para ello la sumisión de los gobiernos de esos países. A la par que busca fortalecerse internamente, ante los electores que lo votaron por sus promesas de endurecer la política antimigrante.

El envío de la Guardia Nacional a la frontera es también una advertencia a los trabajadores y otros sectores que empiezan a luchar en el corazón de los Estados Unidos, como los maestros que pelean por alza salarial y mayor presupuesto para la educación, y la juventud que se manifiesta en apoyo a los docentes.

En México, la respuesta del gobierno y los principales partidos patronales demuestra el cinismo de los que se subordinaron una y otra vez a la Casa Blanca.
Mientras el gobierno de Enrique Peña Nieto envió un mensaje a Donald Trump diciendo que “estamos listos para negociar”, el candidato presidencial del oficialista Partido Revolucionario Institucional, José Antonio Meade, llamó a la unidad nacional “para externar nuestro repudio y rechazo a estas medidas”. Ricardo Anaya, candidato del Frente que nuclea al Partido Acción Nacional, de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano, dijo también que hay que tener “mano firme”.
Pero en los últimos 18 años, los gobiernos de ambos partidos impulsaron la entrega del país y sus recursos naturales, como la reforma energética, y fueron cómplices de las deportaciones llevadas a cabo por republicanos y demócratas.

Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial del opositor Movimiento Regeneración Nacional, planteó “No a la militarización ni al muro, sí al respeto mutuo y a la cooperación para el desarrollo” y dijo que convencerá al gobierno estadounidense con “la diplomacia”. Sin embargo, no es mediante la “cooperación” con Trump como se enfrentarán sus medidas xenófobas y racistas.

Es mediante la acción y la movilización del conjunto de los oprimidos y explotados de ambos países, contra las medidas de Trump y con total independencia de quienes quieren perpetuar el sometimiento de México al imperialismo estadounidense.

Unidad internacionalista contra las medidas de Trump

Los socialistas revolucionarios luchamos por soldar una fuerte unidad obrera y popular que trascienda las fronteras. En Estados Unidos, los trabajadores y la juventud que hoy se ponen en movimiento, deben abrazar la lucha contra las deportaciones, el muro y la militarización fronteriza. Y exigirle a sus organizaciones sindicales que se pronuncien categóricamente contra las medidas de Trump y por plenos derechos civiles para los migrantes. Las organizaciones de izquierda, por su parte, deben exigir el inmediato retiro de la Guardia Nacional de la frontera.
La poderosa y multiétnica clase obrera, que en las últimas décadas incorporó a sus filas a millones de trabajadores de origen latino, debe asumir una posicionamiento internacionalista e independiente de los imperialistas republicanos y demócratas; eso requiere también luchar contra el saqueo del petróleo, los recursos naturales y la deuda externa que las trasnacionales y la Casa Blanca llevan adelante en México.

En México, hay que impulsar una urgente y masiva movilización antiimperialista; los sindicatos y organizaciones populares, democráticas y de izquierda debemos llamar a acciones de lucha en todo el país. No es con la “unidad” con los partidos y políticos al servicio de las trasnacionales, ni “cooperando” con el imperialismo que enfrentaremos este ataque.
Los aliados de los explotados y oprimidos de México están en los maestros y jóvenes estadounidenses, en la comunidad migrante que enfrenta los ataques xenófobos y en la lucha del movimiento negro contra la violencia policial. Nuestros enemigos son los mismos: los capitalistas y sus gobiernos, defensores de un sistema de explotación, miseria y opresión.

Al norte y al sur del Río Bravo, que se sienta fuerte la voz de la clase trabajadora, la juventud y los sectores populares, para derrotar, con la movilización en las calles, la militarización y las medidas xenófobas y racistas de Trump.








Temas relacionados

#FueraTrump   /    #AbajoelMuro   /    Paso del Norte   /    Política México   /    Donald Trump   /    Militarización   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO