Política México

A UN AÑO DE LA 4T

Los otros datos a un año de gobierno de AMLO

Al mediodía de este primero de diciembre, López Obrador dio un discurso ante miles de sus seguidores a propósito de cumplirse un año desde que asumiera la presidencia de México. Pero, ante el contenido que expuso, nosotros tenemos otros datos.

Óscar Fernández

@OscarFdz94

Lunes 2 de diciembre

Entre los elementos que el presidente expuso en su discurso, resaltó que, a un año del comienzo de su administración, fue el primer gobierno en décadas que promulgó "leyes en beneficio de la ciudadanía", como la ley de austeridad republicana, "la ley ley laboral que garantiza el voto libre y secreto en los sindicatos y la ley de salud para garantizar a los mexicanos medicamentos gratuitos".

Destacó también la cancelación de la reforma educativa que promoviera Peña Nieto el sexenio pasado, la reforma a la Constitución que instituye la Guardia Nacional, así como elevar a rango constitucional el derecho a la pensión de adultos mayores y otorgar becas en todos los niveles de escolaridad, elementos que, según el presidente, configuran una nueva Constitución.

Prosiguió declarando que iniciaron la 4T "imponiendo el orden desde la cúpula, limpiando de arriba para abajo como se limpian las escaleras", reduciendo el gasto público que, en el caso de Presidencia, derivó en una reducción del 75%, logrando "financiar el presupuesto sin aumentar impuestos, precios a combustibles ni endeudar al país. Los recursos de programas sociales vienen de ahorro de corrupción y programas superfluos". Asimismo, resaltó que comenzaron programas para impulsar el desarrollo regional, que en el caso del campo significó 230,000 empleos permanentes y la reducción de la migración.

Añadió que en el sexenio se tiene el objetivo de "rehabilitar la selva, el bosque y rescatar y proteger la flora y fauna nativa", así como "evitar la sobre-explotación de mantos acuíferos"; destacó que el factor principal de la economía son los migrantes en EE.UU. y que "no ha privatizado bienes públicos ni declarado la guerra a nadie salvo la impunidad", así como haber cumplido con los compromisos financieros. López Obrador aprovechó también para señalar que, a pesar de los amparos que la oposición conservadora impuso, la que calificó como "sabotaje jurídico", se aprobó la construcción del Aeropuerto Felipe Ángeles en Santa Lucía.

En el tema económico, el presidente resaltó que en su administración el salario mínimo en la frontera aumentó al doble; también mencionó que se está llevando a cabo la construcción del tren ligero de Guadalajara y otro de Toluca a la capital. Destacó que "la participación de la iniciativa privada en la economía es positiva y necesaria" y reconoció a las empresas nacionales y extranjeras que hicieron gasoductos.

Felicitó la participación de la Marina en remover sargazo en las playas mexicanas del Caribe y declaró que "la educación no es un privilegio, sino un derecho del pueblo", y que en ese sentido han sido 300,000 jóvenes los que han sido beneficiados con becas de $2400 mensuales en universidades. En ese mismo sentido mencionó el programa Jóvenes Construyendo el Futuro, el cual ha dado trabajo como aprendices a 930,000 jóvenes y les ha otorgado una beca de $3600 mensuales para capacitación.

En temas de seguridad, declaró que la guerra contra el narcotráfico que inició el expresidente Felipe Calderón, con la participación del ejército, fue una maniobra para legitimarse luego de haber llegado a la presidencia por medio de un fraude electoral. López Obrador declaró que no descansará hasta encontrar el paradero de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala el 26 de septiembre de 2014 y que los soldados y marinos son "pueblo uniformado".

En materia internacional, declaró que Evo es hermano y víctima de un golpe de estado y por eso había sido recibido en calidad de exiliado. "Democracia sí, militarismo no", señaló el presidente. También aseguró que defiende a los mexicanos en EE.UU. por medio de los consulados, así como aprovechó la oportunidad para repudiar el tiroteo perpetrado por un supremacista blanco en El Paso, agradeciendo a Donald Trump "sinceramente" por su solidaridad en la crisis de violencia en Culiacán. A pesar de eso, declaró que no aceptará la intervención militar de EE.UU.

Al terminar su discurso, el presidente entonó el himno nacional y el "AMLOFest" continuó con bailables y música a lo largo de la tarde.

Tenemos otros datos

Pero este panorama no puede sino ser contrastado con la dura realidad que viven día con día miles de mexicanos. La ley de austeridad republicana, reforma laboral y la ley de salud para garantizar a los mexicanos medicamentos gratuitos, lejos de ser leyes que hayan sido decretadas "en beneficio de la ciudadanía", han resultado en una oleada de despidos en el sector estatal, en una reforma que pretende mantener el control del Estado sobre los sindicatos y en una política de salud dudosa que ha traído consecuencias tremendas, como ocultar medicamentos de cáncer o no prevenir correctamente la propagación del dengue.

Sobre la reforma educativa, López Obrador celebró haberla cancelado sin recurrir a la represión, pero eso no quita que su medida sea de carácter gatopardista. De hecho, este año vimos, por una parte, a los trabajadores del Sindicato Independiente de Trabajadores de la UAM (SITUAM) irse a huelga debido a los salarios elevados de la burocracia de la universidad; de igual forma vemos a los profesores de asignatura de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) —institución que, por cierto, él fundara siendo entonces Jefe de Gobierno del Distrito Federal— protestando contra la precarización docente.

López Obrador mencionó que en su "Cuarta Transformación" se pondría fin a la corrupción y los salarios estratosféricos, siempre haciendo el símil de "limpiar de arriba para abajo como se limpian las escaleras", pero también vimos a las trabajadoras del DIF de la Ciudad de México luchar contra los despidos, donde la directora de la instiución, Esthela Damián, aumentó su salario mientras que en el sector se redujo en 3%. Efectivamente, el presidente ha logrado "financiar el presupuesto sin aumentar impuestos, precios a combustibles ni endeudar al país. Los recursos de programas sociales vienen de ahorro de corrupción y programas superfluos", un logro del que hasta Christine Lagard, directora del Fondo Monetario Internacional, lo ha felicitado, pero no dice que entre esos "programas superfluos" están instituciones como la CONAFOR, y que en la capital del país esos recortes se vivieron en carne propia con los altos niveles de contaminación en mayo de este año.

También resulta contradictorio que, mientras dice que va a "rehabilitar la selva, el bosque y rescatar y proteger la flora y fauna nativa", haya arrasado con varias hectáreas de selva para el programa "Sembrando Vida", así como tener en mente la continuidad del proyecto del Tren Maya, el cual podría tener un impacto profundo en el ecosistema del sureste mexicano. Afirmar que se pretende "evitar la sobre-explotación de los mantos acuíferos" no concuerda con los testimonios de las comunidades de la Sierra de Puebla que han denunciado amenazas, agresiones y engaños por parte de los empresarios que pretenden instaurar megaproyectos en la región. Es incluso paradójico ver al presidente felicitar a la marina cuando él mismo se mostró indiferente ante el problema del sargazo en las playas.

Leer: La crisis ambiental en tiempos de la 4T

Es verdad que el salario mínimo en la frontera aumentó al doble, pero vino de la mano de reducciones en bonos de utilidades, lo cual hizo estallar el movimiento 20/32 en Matamoros y muchas otras luchas obreras. El carácter de clase de este gobierno se muestra con claridad cuando dice que "la participación de [los empresarios, digamos las cosas como son] es positiva y necesaria"; y es que las empresas que tienen obras de gasoductos son las mismas que expropiara Cárdenas en 1938, con el agregado de que, lejos de frenar los efectos de la reforma energética de Peña Nieto de 2016, cada vez es más común ver gasolineras de Shell, Total, y demás compañías extranjeras.

Sobre el programa Jóvenes Construyendo el Futuro (JCF), y otros como el programa PILARES, no menciona que, mientras despide a trabajadores estatales, los JCF reemplazan a esos mismos trabajadores con sueldos más bajos, menos prestaciones y con contratos precarizados, a lo que se suman las faltas de pago y no tener garantías si llegan a sufrir accidentes laborales.

La doble moral de la "Cuarta Transformación" se ve incluso cuando hace alusión a los exmandatarios, como fue el caso de Felipe Calderón. Si bien es correcto señalar lo errado de la política de militarización que tanto el exmandatario del blanquiazul como Peña Nieto implementaron para combatir al narcotráfico, no es posible referirse a los responsables de la desaparición de los 43 y perpetradores de las masacres de Tlatlaya, Acteal, Aguas Blancas y Tanhuato (entre muchas otras) como "pueblo uniformado", como si no hubiera una injerencia directa de Estados Unidos en las políticas de seguridad y como si las Fuerzas Armadas no se rigieran con leyes y códigos alternos a los de los civiles.

Entretanto, la Guardia Nacional reprime migrantes y resguarda las áreas donde se llevarán a cabo megaproyectos. En ese sentido sí que es cierto cuando el presidente afirma que hubo un cambio en la política migratoria.

No podría faltar el reconocimiento a los progresismos de la región. En este caso, refiriéndose al asilo otorgado a Evo Morales y Alvaro García Linera, así como la presencia de José Mújica entre el público. Una extraña yuxtaposición cuando al mismo tiempo felicita a Donald Trump, el mismo que, ad portas de las elecciones presidenciales en el gigante del norte, lanzó varias amenazas económicas y diplomáticas en las que López Obrador se mostró servil, haciendo de México una extensión del muro fronterizo que el magnate estadounidense prometió en su campaña presidencial.

La "Cuarta Transformación" de López Obrador podrá ser retratada de una forma, pero la realidad tiene otros datos.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO