Géneros y Sexualidades

UNAM

López Betancourt : de la "guerra sucia" en Guerrero al "feminismo" en la UNAM

El presidente del Tribunal Universitario fue procurador de justicia en Guerrero durante la "guerra sucia". Hoy pretende posar de "feminista".

Viernes 28 de febrero | 13:33

(En la imagen, junto al priista rector de la UNAM, Enrique Graue)

Eduardo López Betancourt es el presidente del Tribunal Universitario. Ha publicado diversos textos académicos y es decano de la Facultad de Derecho.

Recientemente adquirió visibilidad en el actual conflicto universitario tras declaraciones sobre la violencia de género.

Algunas colectivas feministas encontraron en sus declaraciones la principal evidencia de la impunidad de la violencia de género en la UNAM y el propio Betancourt mediáticamente evadió responsabilidades y hasta se presentó como un abogado "feminista".

¿Qué declaró? "Los directivos de las facultades e institutos solapan y encubren. No hacen públicos los casos y por lo tanto el tribunal que yo dirijo no sanciona los casos y el STUNAM también defiende a los agresores". De acuerdo a estas declaraciones él como abogado feminista "no puede sancionar" y es inocente de estos acontecimientos.

Guerra Sucia

El hoy "abogado feminista" Eduardo López Betancourt tiene un oscuro pasado que lo pinta de rojo en el presente.

Fue Procurador de Justicia y Secretario General de Gobierno del ex gobernador priísta de Guerrero, Rubén Figueroa Figueroa (1975-1981).

Durante ese sexenio fue que operó en Guerrero lo más cruento de la "Guerra Sucia". Esos momentos de la historia del país se caracterizaron porque el PRI implementó una táctica de "contrainsurgencia" contra los opositores de izquierda, estudiantes, sindicalistas y movimientos sociales.

Guerrero fue el caso más salvaje de este capítulo con los asesinatos de cientos de líderes, y en especial de Lucio Cabañas y Genaro Vázquez Rojas.

Además como se consigna en las fichas que fueron desclasificadas y donadas a periodistas independientes por la ex Comisión de la Verdad del Estado de Guerrero, pertenecientes a los informes de la antigua Dirección Federal de Seguridad (DFS), se lee, entre otras cosas, en elEXP 11-4-73 H-262 L-235, que el abogado "feminista" estuvo vinculado a casos de secuestro de luchadores sociales.

Las mujeres, que enfrentamos el feminicidio, no podemos confiar en abogado "feministas" que, como éste oscuro personaje, en el pasado implementaron "la guerra sucia". Las mujeres y nuestras demandas no deben ser un botín político de los partidos políticos patronales como el PAN y el PRI y de personajes siniestros como López Betancourt.

El movimiento de mujeres debe ser independiente de la autoridades universitarias, del gobierno y los partidos patronales de "oposición". Tenemos que poner en pie un gran movimiento masivo, democrático, combativo, que luche contra la violencia, los feminicidios, la precarización laboral y por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito.






Temas relacionados

UNAM   /   Feminismo   /   Universidad   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO