Mundo Obrero Estado Español

Estado Español

DIVERSIDAD Y LUCHA DE CLASES

Las dos caras de Telepizza: pinkwashing y explotación capitalista

Aprovechando las jornadas del Orgullo, Telepizza se ha sumado al pinkwashing. En el marco de una serie de huelgas históricas por acabar con la precariedad que la empresa impone a sus trabajadores, la franquicia pretende un lavado de cara explotando las luchas de los colectivos LGTBI+.

Martes 9 de julio | 17:34

Desde el pasado 4 de Julio, Telepizza ha lanzado una campaña que, según su presidente, tiene por objetivo apoyar el fin de la intolerancia y los mensajes de odio contra los colectivos LGTBI+ en las jornadas del Orgullo.

A la par que en Madrid se reivindicaban la diversidad y libertad sexual y de género, los grupos de derecha y extrema derecha, representados en el nuevo ayuntamiento por PP, Cs y VOX, han reaccionado con pegatinas y pancartas homófobas, atacando a lo que llaman “ideología de género” y que es el espíritu del Pride.

El caso es que Telepizza ha aprovechado este el contexto lanzando una campaña ofreciendo una “Pizza Rainbow” a todo aquel que entregase una pegatina, pancarta o cartel oponiéndose a la filosofía del Orgullo que hubiese arrancado de las calles.

Estamos acostumbrados a que las empresas se apropien y rentabilicen jornadas de lucha propias del movimiento de mujeres, de los colectivos LGTBI+, etc. Desde que se aproximaran estas fechas, Madrid se ha plagado de anuncios donde se exhibe la diversidad sexual, siempre con un prototipo de homosexual varón, blanco y pudiente; mensajes que van enfocados a un sector muy concreto del colectivo con el único fin de constreñir todo el movimiento hacia la clase de ciudadano que está dispuesto a tolerar el capitalismo. Sin embargo, el caso de Telepizza es paradigmático.

Te puede interesar: El pinkwashing o “lavado rosa” como trampa del capitalismo

La campaña, como era de esperar, no tiene otro objetivo que aprovechar las luchas de este movimiento para promocionar y enriquecerse. Pero no se limita a esto. Sobre todo, es la última treta de una empresa preocupada por limpiar su imagen en el contexto de lucha que sus trabajadores están llevando a cabo.

Detrás de la fachada de tolerancia y compromiso social que pretenden aparentar, se encuentra una empresa que en el último año triplicó su beneficio a costa de no pagar el SMI a sus trabajadores.

Los trabajadores y trabajadoras de Telepizza es un ejemplo más de la precariedad a la que el capitalismo está condenando a miles de trabajadores, especialmente a jóvenes, mujeres e inmigrantes. Pero también de la lucha contra esta situación. En el último mes la plantilla de Telepizza ha llevado a cabo una consecución de huelgas históricas, pese a las dificultades organizativas y las amenazas de la empresa.

Te puede interesar: Rotundo éxito de la segunda huelga en QSR (Telepizza) Zaragoza: 70-75% de acatamiento

Las huelgas de Zaragoza y Barcelona exigiendo que se aplique el aumento del SMI decretado por el Gobierno resultaron un éxito y sirvieron para convencer a otros sectores de precarios, como los trabajadores de Uber Eats y Glovo a sumarse a una lucha que, sin duda, sirve de punta de lanza para combatir la salvaje explotación de la que son víctimas.

Te puede interesar: Importante huelga en Telepizza Barcelona con un 70% de seguimiento

Pero la lucha de Telepizza no se limitó a entablar relación con trabajadores y sindicatos. Los trabajadores de Telepizza formaron parte de las movilizaciones del Orgullo en Zaragoza, y los colectivos LGTBI+ también mostraron su solidaridad hacia los trabajadores en las concentraciones de Barcelona, demostrando una vez más, que las reivindicaciones de ambos sectores están cruzados y enfocados a la lucha contra un modelo político y económico que no hace distinción cuando se trata de explotar y discriminar.

Te puede interesar: Un orgullo diverso y de clase: gays, trans y bolleras de Barcelona con las trabajadoras de Telepizza

Estos lazos que los trabajadores y trabajadoras han forjado con los movimientos sociales, en este caso de los colectivos LGTBI+, son paradigmáticos para comprender cómo debe enfocarse una verdadera lucha contra las patronales.

Telepizza no ha tardado en analizar esta situación y darse cuenta del peligro que supone que sus precarios trabajadores se alíen con otros sectores que ayuden a perpetuar el combate. Esta campaña ha sido una estratagema más que muestra la hipocresía a la que están dispuestos con tal de dividir a la clase trabajadora y apropiarse de las luchas que estos defienden, con el único objetivo de hacer un lavado de cara tras los peores meses de su historia. La empresa que no tiene escrúpulos en hundir en la miseria a sus trabajadores es la misma que intenta que mostrarse moralmente a la altura de los tiempos.

Te puede interesar: “La huelga en Telepizza ha demostrado que los sectores precarios se pueden organizar y salir a luchar”






Temas relacionados

diversidades sexuales   /   Pinkwashing   /   Mundo Obrero Estado Español   /   Telepizza   /   Orgullo   /   Diversidad   /   Lucha de clases   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO