Internacional

CENTROAMÉRICA - INMIGRACIÓN

Las cadenas económicas que atan Centroamérica a Estados Unidos

El éxodo masivo de personas a los Estados Unidos, incluida la caravana de migrantes más reciente, es la consecuencia más abominable de los años de opresión imperialista en América Central. La migración no puede entenderse sin tener en cuenta la importancia geoestratégica de la región para la dominación imperialista de América Latina.

Jimena Vergara

@JimenaVergaraO

Domingo 2 de diciembre | 14:22

Este artículo ha sido publicado originalmente en inglés en el sitio Left Voice , parte de la red internacional de La Izquierda Diario.

La subordinación económica y política de América Central a los Estados Unidos es de larga data, pero nunca antes en la historia del imperialismo el dominio regional de Estados Unidos ha sido tan agudo.

Históricamente, América Central ha sido una región dependiente, al igual que la mayoría de los países latinoamericanos. Su dependencia comenzó bajo el dominio del imperio español. Solo unas pocas décadas después de obtener la independencia, se convirtió en una región subordinada del naciente imperialismo de los Estados Unidos, que ya estaba creciendo a principios del siglo XX.

Los procesos revolucionarios de los años 70 y 80 en Nicaragua, El Salvador y Guatemala reflejaron el profundo descontento popular acumulado por su historia de híper explotación a través de la dominación colonial e imperial. Pero no pudieron acabar con la autoridad imperialista y el poder de las clases dominantes nativas, por el contrario, la derrota de estos procesos revolucionarios ayudó a consolidar la política imperialista en la región (de la mano con el neoliberalismo) y la de las propias burguesías nacionales.

La geoestrategia del istmo centroamericano

Centroamérica es un istmo que une los continentes de América del Norte y del Sur, que se extiende desde la frontera sur de México hasta la frontera noroeste de Colombia. Se compone de Belice, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Panamá. Es un área de 200,000 millas.

Esta ubicación geográfica está estrechamente vinculada a su historia. Conecta los océanos Atlántico y Pacífico, convirtiéndolo en uno de los principales corredores comerciales del continente americano, a través del cual los bienes y las personas fluyen constantemente. Por lo tanto, desde el nacimiento del imperialismo estadounidense, el istmo centroamericano ha sido un bastión estratégico del control económico, político y militar de los Estados Unidos.

El Canal de Panamá se inauguró oficialmente el 15 de agosto de 1914. A un costo de más de $ 350 millones, fue el proyecto de construcción más caro en la historia de los Estados Unidos. En total, unos 3,4 millones de metros cúbicos de hormigón se usaron para construir las esclusas y se excavaron casi 240 millones de metros cúbicos de roca y tierra durante la fase de construcción en Estados Unidos. De los 56,000 trabajadores empleados desde 1904 a 1913, aproximadamente 5,600 fueron reportados muertos.

El Canal de Panamá, al igual que el Canal de Suez en Egipto, ha sido fundamental para la economía de los Estados Unidos. Para 1940, el ingreso nacional de los Estados Unidos rondaba un 4 por ciento más alto de lo que hubiera sido sin el canal. Durante varias décadas, al mantener el Canal de Panamá en manos norteamericanas, Estados Unidos se aseguró de que las tasas de tránsito se mantuvieran bajas en beneficio de sus corporaciones.

En 1999, el Canal pasó oficialmente a manos de Panamá, pero esto no significó que Estados Unidos haya dejado de tener un fuerte control sobre él o dejara de beneficiarse. Por ejemplo, los barcos que mueven exportaciones de gas natural y productos derivados del petróleo de los Estados Unidos son el negocio de mayor crecimiento para el Canal de Panamá. Los ingresos anuales de los peajes crecieron más de 20 veces en los últimos dos años y van directamente a los cofres estadounidenses.

Las políticas económicas también se han desplegado al servicio del control imperial. La estrategia de los Estados Unidos en América Central ha sido desarrollar infraestructuras de tránsito y exportación masivas y ambiciosas que dependen completamente de la inversión y la tecnología de las corporaciones estadounidenses que extraen grandes cantidades de capital de esas inversiones. Los proyectos de expansión del Canal de Panamá, la posible construcción del Canal de Nicaragua y la construcción de los puertos de Colón, Kingston y Mariel forman parte de este ambicioso proyecto económico imperial que el propio Presidente Trump ha apoyado.

En su reunión con el presidente panameño Juan Carlos Varela, en 2017, Trump dijo a los medios que "el Canal de Panamá está funcionando muy bien. Creo que hicimos un buen trabajo en su construcción, ¿verdad?”

Otro aspecto de la penetración imperialista en la región, que se agudizó aún más durante los años de la ofensiva neoliberal, fue la promoción de grandes proyectos de extracción de productos minerales, hidrocarburos y gas shell, principalmente en manos de empresas transnacionales.

El Plan Puebla Panamá, firmado en 2001 y ahora denominado Proyecto Mesoamérica, es un caso emblemático de este modelo de desarrollo. Se basa en la inversión masiva de capital extranjero de la Unión Europea y América para explotar rápidamente los recursos naturales de la región, evitando las medidas elementales de protección ambiental y creando enormes beneficios para las grandes transnacionales. Las principales instituciones financieras que impulsan el proyecto son el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo.

Las grandes corporaciones estadounidenses, canadienses y europeas como IEnova, TransCanada, Fermaca, GDF Suez, Energy Transfer, Howard Energy Partners y otros se han beneficiado del Proyecto Mesoamérica. Este se basa en la extracción de recursos minerales y el despojo de tierras de las comunidades campesinas e indígenas, y en la extracción de hidrocarburos y gas natural utilizando métodos como el fracking, que son perjudiciales para el medio ambiente. La explotación de los recursos energéticos de Centroamérica a favor de las transnacionales y las nuevas reglas de libre comercio, permiten un flujo ilimitado de capital y bienes casi sin impuestos para las multinacionales.

El Proyecto Mesoamérica también ha implicado la represión sistemática a las comunidades y activistas que se resisten a este saqueo de las empresas transnacionales, como lo demuestra el caso de la activista hondureña Berta Cáceres.

Cáceres era una mujer indígena lenca y defensora de los derechos humanos. Durante los últimos 20 años, estuvo en la línea del frente defendiendo la tierra y los derechos de Lenca. Fue coordinadora general del Consejo Cívico de Organizaciones Indígenas Populares (COPINH), que organizó la lucha contra el despojo de las comunidades indígenas en manos de las grandes corporaciones imperialistas. Fue asesinada por atacantes no identificados en mayo de 2016 debido a su participación en resistir a las grandes corporaciones en Honduras.

La ofensiva neoliberal en Centroamérica

Antes de que se creara el Proyecto Mesoamérica, Centroamérica se integró violentamente en las reglas del libre mercado neoliberal a mediados de los años ochenta. Al comienzo de la ofensiva neoliberal, las clases dominantes nativas de Centroamérica precipitaron esta violenta integración al reducir los impuestos para las grandes corporaciones extranjeras, eliminando los controles aduaneros, permitiendo un aumento de la inversión extranjera y firmando acuerdos de libre comercio. La región se ha convertido en una de las más dependientes del mundo, sujeta a los caprichos del capital extranjero con un coeficiente de apertura regional del 58%, superior al 43% combinando América Latina y el Caribe.

Aunque la apertura del libre comercio comenzó una nueva fase con los programas de ajuste estructural (SAP) en la década de 1980 y con la eliminación de los impuestos sobre el capital de inversión, la ofensiva orquestada por el imperialismo y la burguesía nacional tuvo un gran avance con la aprobación de los TLC durante la década de 1990, especialmente con la última que fue firmada en 2004, la Ley de Libre Comercio entre la República Dominicana y América Central (CAFTA-DR). Sólo Costa Rica evitó unirse al acuerdo debido a las movilizaciones masivas en su contra. Cuatro años después, finalmente se unieron.

Antes de la crisis económica de 2008, las economías centroamericanas lograron una relativa estabilidad al privatizar agresivamente las empresas públicas y crear una fuerza laboral barata que dependía de la inversión extranjera directa (IED). América Central creció en las últimas dos décadas no porque tenga un mercado interno sostenible o una industria nacional fuerte y diversificada, sino porque aumentó drásticamente su dependencia al capital imperialista. Pero lo que fue una "fortaleza" para las clases dominantes de la región se convirtió en su ruina con la crisis económica mundial. La crisis afectó al CAFTA-DR, que representó un nicho de acumulación capitalista para las grandes corporaciones estadounidenses y las clases dominantes nativas.

Esta crisis se profundizó y adquirió dimensiones alarmantes en los últimos años, ya que hoy las economías de la región son más vulnerables que nunca. Actualmente, más del 80% de todas las exportaciones centroamericanas van a los Estados Unidos y millones de trabajadores dependen de esta industria de exportación.

Otro elemento que muestra la fragilidad de las economías centroamericanas es la importancia de las remesas (dinero enviado a casa por trabajadores indocumentados en los Estados Unidos), que son la principal entrada de moneda extranjera a los países centroamericanos.

Las consecuencias económicas regionales de la crisis del DR-CAFTA

La crisis del DR-CAFTA afectó a cada país centroamericano de manera diferente. Algunos de ellos dependen especialmente de la IED, pero todos están relacionados con la inflación o la depreciación de las monedas nacionales frente al dólar estadounidense y con los grandes déficits de cuenta corriente. Pero las heridas más profundas a las economías centroamericanas son las siguientes:
1. La ruina de los diferentes sectores productivos orientados a la exportación.
2. La dependencia económica del trabajo, clases pobres y economías de remesas enteras.

Esto no significa que Costa Rica, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Guatemala no se hayan recuperado de la crisis de 2008, ya que se han visto arrastrados por el crecimiento de la economía estadounidense desde 2011. Sin embargo, las causas estructurales no se han resuelto, y las consecuencias persisten en la región.

La parálisis de la IED que afectó a la región después de la crisis de 2008 continúa causando estragos, como se refleja en las dificultades que afectan al sector industrial de exportación, como las maquilas ubicadas especialmente en Honduras, El Salvador y Nicaragua.

La industria maquiladora en Centroamérica se concentra en el sector textil y de confección, metalmecánica, electrónica y calzado. Aunque los bajos salarios son lo que hace que la industria maquiladora sea competitiva, decenas de miles de empleos se perdieron en el sector de la maquila después de la crisis de 2008, y nunca se recuperaron, incluso con el crecimiento económico desde 2011.

Por otro lado, Honduras y El Salvador, seguidos por Guatemala, capturan la mayoría de las remesas de los trabajadores inmigrantes en los Estados Unidos. Las remesas representan más de una cuarta parte del PIB hondureño y más de una quinta parte del PIB salvadoreño. En 2015, las remesas de América Central alcanzaron los $ 12,4 mil millones, según el BID.

Guatemala es la que más recibe, con aproximadamente $ 4.5 mil millones, seguida de Honduras ($ 2.7 mil millones), El Salvador ($ 3.9 mil millones) y Nicaragua ($ 780 millones). Estas remesas representaron en 2015 para Honduras, el 25% de su PIB y para El Salvador el 18%.

Con la elección de Donald Trump y las políticas de inmigración cada vez más agresivas del imperio, la afluencia de remesas a Centroamérica se ha reducido drásticamente. El declive ha llevado a las familias pobres y trabajadoras de América Central a consumir menos y a la industria una menos producción, ya que miles de familias caen en la pobreza.

La base material de la relación semicolonial entre América Central y los Estados Unidos consiste en la importancia geoestratégica de la región y su integración subordinada en el orden neoliberal. La crisis migratoria de hoy es una de las expresiones más duras de esta relación. Esta es la base material para la crisis de los migrantes: el motivo por el que miles de personas salen de Centroamérica cada año para ir a los Estados Unidos. Es la razón por la que la caravana de migrantes se ha unido para hacer visible esta caminata y la dramática situación de los centroamericanos.

Pero los factores económicos son solo una de las razones detrás del éxodo histórico que estamos presenciando. En próximos artículos, explicaremos otros aspectos del marco imperial de los Estados Unidos, en particular la llamada Guerra contra las drogas y la creciente descomposición social en América Central que ha resultado de ello.

Traducción: Gloria Grinberg







Temas relacionados

Caravana migrante   /    migrantes centroamericanos   /    Imperialismo   /    Centroamérica   /    Inmigración   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO