Géneros y Sexualidades

GÉNEROS Y SEXUALIDADES

La participación del STUNAM por el derecho a decidir

La coordinación 8M de la que el STUNAM es parte, llevo acabo el pasado 28 de septiembre la movilización en la ciudad de México, en el marco de la jornada internacional por el derecho al aborto libre seguro y gratuito.

Viernes 2 de octubre | 18:05

La movilización del 28 de septiembre que contemplaba un recorrido del Hemiciclo a Juárez hacia el zócalo, fue consensada entre las organizaciones populares, políticas, sindicales y colectivas que desde hace 5 años nos reunimos en la Coordinación 8M con tres ejes centrales: por el derecho a decidir, contra la violencia feminicida y contra el trabajo precario que afecta más descarnadamente a las mujeres. Planteando la independencia política del gobierno y sus instituciones y por la lucha combativa en las calles.

Desde el inicio, la movilización fue duramente hostigada por un desmedido operativo de alrededor de dos mil policías que mantuvo encapsuladas a la primera manifestación convocada por colectivas y anarquistas y que posteriormente encapsulo a las manifestantes de la coordinación 8M, con el discurso de que había un grupo de mujeres sumamente violentas, justificaron ante los medios y la sociedad este escandaloso operativo que termino en represión.

¿Cómo avanzar desde el sindicato contra la violencia feminicida y por los derechos de las mujeres?

Consideramos que es progresivo la participación de la secretaría de organización del STUNAM Lourdes Zea y las compañeras del Centro Integral para el Desarrollo de la equidad de género CIDEG, en un espacio que reúne a sindicatos de las principales centrales que se reclaman democráticas.

Después de lo sucedido hay un debate intenso en redes sociales, donde se deja ver la gran polarización entre los agremiados del STUNAM en torno a este tema, cabe preguntarse ¿es suficiente con firmar convocatorias y desplegados, incluso con acudir pequeñas comisiones para representar al sindicato en las movilizaciones?

La respuesta es evidente no, no es suficiente, por eso es fundamental incluir a todas las compañeras del sindicato para que seamos la base trabajadora quien decida a partir del intercambio cuales son las acciones que podemos llevar adelante. Las trabajadoras que impulsamos Pan y Rosas consideramos que para seguir avanzando en la organización de nosotras es importante conformar comisiones de mujeres en todas las dependencias

Las trabajadoras podemos discutir sobre nuestras necesidades dentro y fuera de nuestros centros de trabajo, como guarderías para todas, cuartos de lactancia en los centros de trabajo, no salir del programa de calidad y eficiencia por cuestiones que tengan que ver con el cuidado de los hijos, la creación de nuevos cendis y escuelitas así como discutir cómo responder frente al acoso laboral, la violencia patriarcal y la principalmente cómo luchar por derechos democráticos como educación sexual integral, anticonceptivos para no abortar y aborto libre seguro y gratuito para no morir.

A nuestros compañeros que consideran que el sindicato debe responder a los intereses de sus agremiados, les decimos que nuestros intereses como mujeres trabajadoras no solo son gremiales y salariales, la violencia patriarcal arrebata a 10 mujeres al día en este país, el acoso laboral por parte de jefes y supervisores, las cientos de muertes por abortos clandestinos deben ser sentidos por cada uno de nuestros compañeros.

Comprender que la lucha por las demandas del movimiento de mujeres, que representamos poco más de la mitad de este sindicato, puede fortalecer nuestra lucha como sindicato por mejores condiciones laborales y salariales es una tarea urgente para todos nuestros compañeros.

Entendemos que hay un debate abierto sobre los métodos de lucha, un debate en el que desde Pan y Rosas hemos alertado y planteado la necesidad de reconocer que hay distintos tipos de feminismos con estrategias y planteamientos diversos y de ahí deriva la importancia de discutir ¿Qué dirección política? Para el movimiento de mujeres es la que queremos construir.

Por esta razón los señalamientos en redes sociales que integrantes del Comité Ejecutivo plantean a la ligera y que se suman a la criminalización de la manifestación del pasado 28 de septiembre, no es menor, ya que fueron las propias compañeras del CIDEG y nosotras las que fuimos reprimidas junto a trabajadoras estatales, telefonistas, electricistas y maestras.

Quienes nos reprimieron, son los mismos mandos policiacos y el mismo cuerpo de granaderos que bajo el gobierno de Miguel Ángel Mancera reprimió violentamente todas y cada una de las manifestaciones contra la reformas de Peña Nieto y por la aparición con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Ese mismo cuerpo de granaderos será el mismo que el día de mañana podría reprimirnos si salimos a luchar por derechos elementales, por eso consideramos que es fundamental que nuestra dirección repudie la represión, una cuestión elemental para todo sindicato que se reclama democrático, más cuando fuimos trabajadoras del STUNAM quienes sufrimos la represión.

Para evitar que nuevamente el gobierno que habla desde el progresismo violente el derecho a la libre manifestación es fundamental que el sindicato apueste a movilizar a miles de trabajadores rumbo a la movilización del 25 de noviembre.

¡Basta de criminalización al movimiento de mujeres!






Temas relacionados

Coordinación   /   STUNAM   /   Represión policial   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO