Ideas de Izquierda Mexico

Logo La Izquierda Diario

SUPLEMENTO

La UAW y la huelga de los trabajadores de General Motors en EE.UU.

Ben Fredericks

La UAW y la huelga de los trabajadores de General Motors en EE.UU.

Ben Fredericks

En septiembre de 2019, cerca de 50 mil trabajadores de General Motors en Estados Unidos declararon la huelga exigiendo mejoras salariales, pase a planta y seguridad social. Fue la primera huelga del sector en una década, ocurriendo además en medio del clima preelectoral estadounidense.

Cuando la United Auto Workers (UAW) [1] inició una huelga nacional contra General Motors el 15 de septiembre de 2019, esperaba recuperar el terreno perdido tras décadas de concesiones. Los trabajadores de la industria automotriz han experimentado un declive en su calidad de vida año tras año, tanto bajo las administraciones republicanas como demócratas. Si bien la afirmación de Trump de "volver a hacer grande a Estados Unidos" mediante el uso de chivos expiatorios xenófobos y el aislacionismo no ha logrado recuperar los empleos industriales que pagan un salario digno, fue el gobierno de Obama el que atacó a la UAW en 2009 exigiendo concesiones a cambio del gran rescate automovilístico (por un total de 81.000 millones de dólares de 2008 a 2014). "Los rescataron, nos vendieron" era un refrán común en los piquetes, y los trabajadores juraron contraatacar.

La huelga de 40 días de GM tuvo un comienzo inquietante. Los escándalos de corrupción sacudieron al sindicato, ya que el FBI allanó las casas de altos funcionarios de la UAW días antes de la huelga. Muchos trabajadores se preguntaron hasta qué punto la huelga era un intento de los líderes sindicales de mantener la dignidad. Cuando dos mil trabajadores de Aramark empleados en las instalaciones de GM comenzaron su propia huelga un día antes del cierre de GM en todo el país, los dirigentes de la UAW instruyeron vergonzosamente a los trabajadores de la industria automotriz para que cruzaran el piquete de los trabajadores de Aramark.

Sin embargo, cuando casi cincuenta mil miembros de la UAW abandonaron el trabajo al día siguiente, los trabajadores comenzaron a sentir su enorme poder estratégico en la economía mundial. Desde el norte del estado de Nueva York hasta Texas, la multimillonaria compañía General Motors se detuvo. Los Teamsters [2] juraron que sus miembros no moverían ningún vehículo de GM en huelga, mientras que los empleados de Ford y Fiat Chrysler se unieron a los trabajadores de GM en los piquetes. Aparecieron una serie de grupos de Facebook controlados por los trabajadores, permitiendo a los miembros del sindicato comunicarse entre ellos en todo el país. Los trabajadores de la industria automotriz de Brasil, México y Corea enviaron mensajes de solidaridad.

En la tercera semana, la lucha en GM se convirtió en la huelga de la industria automotriz más larga en los Estados Unidos desde 1970. Los informes de que GM perdía decenas de millones de dólares cada día no hicieron que se aproximara una resolución. Mientras tanto, en los piquetes, los trabajadores se enfrentaron a esquiroles y sufrieron varios arrestos. En general, sin embargo, los trabajadores mantuvieron la línea, los esquiroles eran pocos y distantes entre sí, y las instalaciones de GM permanecieron cerradas. Al final, la huelga le costaría a GM entre 2 y 4 mil millones de dólares.

Los efectos del conflicto laboral comenzaron a repercutirse internacionalmente. La fabricación de automóviles en México y Canadá se vio directamente afectada por la huelga, resultando en fábricas inactivas y despidos. Los trabajadores mexicanos de GM en la planta de producción de Silao se negaron heroicamente a aceptar horas extras en una muestra de solidaridad con los trabajadores de GM en los Estados Unidos. Sin embargo, a pesar de las importantes repercusiones de la huelga, GM siguió obteniendo considerables beneficios en el tercer trimestre y las existencias de GM se mantuvieron relativamente estables. El hecho de que el gigante automovilístico pudiera resistir la huelga y obtener beneficios en el tercer trimestre debe entenderse como resultado de su gran reserva de productos (vehículos) y su capacidad para continuar la producción fuera de los Estados Unidos. Los infortunados dirigentes de la UAW, por su parte, no se prepararon para la huelga y no tenían ninguna perspectiva de ganar.

Los burócratas de la UAW se venden

Antes de que el contrato provisional fuera devuelto a la membresía, entre 40 y 50 trabajadores se reunieron fuera del hotel Renaissance Center, donde el sindicato estaba llevando a cabo sus negociaciones secretas con GM. Los trabajadores condujeron desde Lordstown, Ohio, a Detroit para exigir al sindicato que rechazara los despidos. "¡Sin producto, no hay voto!", coreaban, mientras los peces gordos de la UAW pasaban junto a ellos camino a la mesa de negociaciones. Pero los trabajadores de Lordstown fueron traicionados tan pronto como se llegó a un acuerdo provisional; el comité de negociación había acordado despidos y cierres de planta.

Tan pronto como se hizo público, los miembros de la UAW se volcaron sobre el contrato de 350 páginas. Trabajadores experimentados comenzaron a concluir que el acuerdo propuesto sería un paso atrás, permitiendo el cierre de las fábricas de Ensamblaje de Lordstown, la de Operaciones de Baltimore y la de Transmisiones en Warren. Además, el acuerdo mantenía la estructura escalonada del empleo y permitía a GM aumentar la contratación de trabajadores temporales y otros trabajadores mal pagados. El aparato de la UAW, por su parte, utilizó la desinformación y las tácticas de miedo para empujar a los miembros a ratificar. En un acto de intimidación particularmente vergonzoso, los funcionarios sindicales de Spring Hill, Tennessee, llamaron a la policía contra sus propios miembros por protestar contra el contrato e insistir en el voto negativo. Este escándalo causó que miles de miembros expresaran su indignación en Facebook.

Como los trabajadores explicaron en los mensajes de muchos grupos de Facebook, el contrato estaba lleno de lenguaje vago y lagunas jurídicas. El camino hacia el estatus permanente para los trabajadores temporales, por ejemplo, requería tres años de empleo consecutivo, lo que significa que cualquier trabajador despedido por más de treinta días perdería su tiempo. Sin embargo, incluso sin la laguna de los "años consecutivos", el camino de tres años hacia la condición de permanente estaba muy lejos del período de prueba de noventa días que era la norma.

La mayor "zanahoria" utilizada por la empresa para vender el contrato fue una bonificación por la firma de 11.000 dólares para los trabajadores permanentes y 4.500 dólares para los temporales. Pero estos bonos de firma serán fuertemente gravados y servirán sólo como pago retroactivo por los salarios perdidos durante la huelga. Muchos trabajadores mayores observaron que los mejores contratos de la UAW nunca tuvieron primas de firma, mientras que los peores a menudo las tienen porque es necesario un incentivo para asegurar la ratificación del contrato.

El contrato no cumplió con las demandas básicas de los trabajadores, como el fin de los despidos y los cierres de plantas, un camino real hacia el estatus permanente para los trabajadores temporales, y un aumento sólido que contabilizara la inflación. En lugar de fortalecer el sindicato poniendo a todos los sectores al mismo nivel que los "trabajadores heredados" (los contratados antes de 2007), el contrato reforzó las divisiones: algunos trabajadores tendrían pensiones, otros no; algunos ganarían un sólido salario de 32 dólares por hora, mientras que otros ganarían la mitad de eso. Se dio rienda suelta a GM para ampliar el uso de trabajadores de varios niveles, a tiempo parcial y temporales.

Mientras los miembros de la UAW leían y debatían el acuerdo provisional durante la última semana de la huelga, muchos activistas sindicales comenzaron a hacer campaña para que se rechazara el contrato. El podcast de Militant Worker (Trabajador Militante) revisó el contrato y le dio el visto bueno. Un grupo de Facebook, Caravana de Trabajadores Automotrices, publicó una declaración de "Contrato de Lowlights" que se oponía al contrato. Un número de trabajadores se unieron a Facebook Live para compartir sus pensamientos. La grabación de video del opositor sindical Omar Guevara instando a un no fue compartida más de trescientas veces y vista por más de cincuenta mil personas.

A pesar de la dura campaña de la burocracia sindical para impulsar la ratificación del contrato, una oposición vocal se hizo sentir. La fuerte campaña del "voto por el no" reflejó la voluntad de grandes sectores de los trabajadores de GM de mantener la huelga hasta que se cumplieran las principales demandas. La militancia demostrada por los trabajadores que se negaron a aceptar los despidos y el empleo escalonado muestra el potencial para desafiar a la ampliamente desacreditada dirección de la UAW y transformar el sindicato en una organización militante para la lucha de clases. Por lo tanto, si bien el acuerdo provisional se aprobó con una escasa mayoría (57%), lo que representa un retroceso, existe una apertura para que los trabajadores lideren el camino hacia adelante a través de una organización militante y antiburocrática.

¿Cómo pudo haber triunfado la huelga?

Como algunos trabajadores comentaron en los medios sociales, fue necesario que el sindicato hiciera una huelga lo suficientemente larga como para amenazar el producto almacenado de GM. Una huelga de tres meses, por ejemplo, podría haber puesto el apretón de manos a GM y obligarla a otorgar concesiones importantes. Si el fondo de huelga de 750 millones de dólares del sindicato se hubiera puesto al servicio de los miembros, los trabajadores de GM podrían haber resistido hasta la victoria. En lugar de los míseros 250-275 dólares semanales que los trabajadores recibían por la huelga, el sindicato tenía los fondos disponibles para que cada trabajador de GM en huelga recibiera 500 dólares semanales durante treinta semanas antes de que el fondo se agotara. Además, la UAW posee miles de millones de dólares en activos financieros, incluidas las acciones de GM. Al mantener el salario de la huelga bajo, los burócratas del sindicato lograron presionar a los miembros para que aceptaran un contrato concesionario cuando las condiciones materiales para la victoria estaban presentes en abundancia. Si las bases de la UAW hubieran tomado el control de la lucha, la huelga podría haber ganado, y se podría haber dado un paso importante hacia la revitalización de todo el movimiento laboral.

El poder de los trabajadores de GM podría haber sido magnificado en gran medida, también, por un enérgico esfuerzo para extender la huelga a las instalaciones de GM fuera de las fronteras de EE.UU. Si bien existe un resentimiento significativo dentro de las filas de la UAW por el hecho de que la producción se haya subcontratado a México, la verdad es que los trabajadores mexicanos, canadienses y otros trabajadores de la GM de todo el mundo son los aliados naturales de los trabajadores de la UAW. Con la producción automotriz globalizada como un hecho innegable, la ampliación de la huelga a nivel internacional y el desarrollo de demandas comunes entre la fuerza laboral automotriz mundial es el siguiente paso lógico para cualquier lucha contra los patrones automotrices internacionales. Mientras los trabajadores de la industria automotriz sigan estando fragmentados y aislados en el marco del sindicalismo nacional, las empresas automotrices transnacionales continuarán dividiendo y conquistando su fuerza de trabajo. El internacionalismo sigue siendo un imperativo práctico y estratégico para construir el poder sindical.

A este respecto son cruciales los piquetes militantes que paralizan la producción, la disposición a la huelga indefinida, un salario de huelga adecuado y una perspectiva de solidaridad internacional de los trabajadores. Pero la pregunta más fundamental que se plantean los trabajadores es: ¿quién toma las decisiones: las bases o los burócratas? Un comité de huelga elegido que represente a todos los miembros podría decidir democráticamente cómo llevar a cabo la huelga, qué tácticas emplear, qué demandas son innegociables, etc. En lugar de la maquinaria burocrática de la UAW, las asambleas masivas de trabajadores deberían encargarse de tomar todas las decisiones importantes de forma democrática. Los líderes elegidos deben cumplir con el mandato de las asambleas, ser inmediatamente revocables, y cobrar el salario de los trabajadores. La auto-organización de los miembros es indispensable para revertir la larga decadencia del trabajo organizado.

La burocracia sindical: un obstáculo estratégico

Que la huelga de GM se vendiera no ocurrió en el vacío. En todo el país, los sindicatos han sido asfixiados por una dirección burocrática muy alejada de los miembros. Los estratos de funcionarios bien pagados de la UAW son un caso particularmente extremo: el presidente del sindicato, Gary Jones, cobra un salario anual de 200.000 dólares, mientras que las verdaderas ventajas de las que disfrutan los altos funcionarios de la UAW van mucho más allá. En términos de estilo de vida y perspectiva social, los líderes de los sindicatos actuales tienen más en común con los capitalistas que la membresía que ostentan. De hecho, las capas superiores de la UAW están implicadas en escándalos de corrupción, incluso en la aceptación de sobornos de los patrones de los automóviles.

Pero si bien las cúpulas de la UAW pueden ser particularmente corruptas, los tentáculos de las burocracias sindicales se extienden por todo el movimiento obrero de los Estados Unidos. Cuando la ola de huelgas de maestros estalló el año pasado [2018], no fue liderada por los sindicatos de maestros sino por las bases auto-organizadas. Como árbitros de la paz de clase, la mayoría de los líderes sindicales aceptarán concesiones mucho antes de estar dispuestos a arriesgar su propia posición privilegiada organizando una lucha militante. Ejemplos recientes incluyen el cuarto de millón de Teamsters [Camioneros] de UPS que autorizaron una huelga y rechazaron la oferta de la compañía, sólo para que la dirección de los Teamsters declarara antidemocráticamente que el contrato había sido ratificado. Incluso dentro de los sindicatos con reputaciones más izquierdistas y democráticas, como la Asociación de Enfermeras del Estado de Nueva York (NYSNA) y el Congreso de Personal Profesional (PSC), la burocracia sindical sigue traicionando a los miembros año tras año.

Programa y dirección

En sus primeros años, la UAW fue una fuerza importante para el cambio social, evidenciando la militancia de los trabajadores de la industria automotriz que luchaban por un mundo mejor. El sindicato se construyó a través de ocupaciones de fábricas y acciones de masas, con trabajadores que a veces se enfrentaban a la policía y a los matones de la empresa. En su momento de mayor apogeo, la UAW creció hasta alcanzar 1,4 millones de miembros, y durante muchos años estableció las normas para los contratos sindicales de calidad. Como muchos trabajadores han señalado, los abnegados militantes de la UAW de antaño se revolcarían en sus tumbas si vieran el estado actual de las cosas.

Al trazar un camino hacia adelante, debemos reavivar las mejores tradiciones de los primeros días del movimiento obrero estadounidense para el contexto actual. La construcción de un movimiento de oposición basado en la democracia sindical y la lucha de clases es un primer paso importante. A largo plazo, sin embargo, una oposición de base debe desarrollar una respuesta política más amplia a las cuestiones candentes que enfrenta la gente trabajadora. La grave amenaza de un colapso ecológico, por ejemplo, no puede ser ignorada. Tampoco puede un liderazgo de la clase trabajadora digno de ese nombre ignorar los movimientos actuales por la igualdad y la justicia.

Una oposición sindical militante en el sector automovilístico podría apoyar un Green New Deal, [3] al tiempo que pediría la nacionalización de la producción de automóviles y de toda la industria pesada bajo el control de la clase obrera. Las fábricas dirigidas por trabajadores podrían ser reequipadas para producir medios de transporte público eficientes en cuanto al carbono (trenes, autobuses), equipo agrícola que se necesita con urgencia en el Sur global (tractores, implementos) y, en la medida en que sea necesario, vehículos personales. Dados los avances en la eficiencia laboral, un programa de obras públicas masivas podría fácilmente proporcionar empleo universal y reducir drásticamente la semana laboral sin pérdida de salario.

Además, la unidad de la clase trabajadora se fortalece al enfrentar el racismo, el sexismo, la xenofobia y otras formas de opresión —en pocas palabras: mostrar la solidaridad de la clase trabajadora. Cuando la policía mata a tiros a personas negras desarmadas, o los niños inmigrantes son encerrados en campos de detención, los trabajadores organizados deben protestar.

Para aquellos de nosotros que reconocemos la necesidad de acabar con el dominio capitalista, la lucha contra la burocracia sindical y por la auto-organización de los trabajadores son pasos cruciales. Al recuperar los sindicatos como organizaciones democráticas de lucha, los trabajadores pueden ganar la confianza para cuestionar, y eventualmente desafiar, al gobierno de los multimillonarios. En la lucha por el poder de la clase trabajadora, ninguno de los dos principales partidos políticos, Demócratas y Republicanos, ofrece una solución. Los trabajadores debemos dar forma al futuro nosotros mismos.

Traducción: Óscar Fernández

Este artículo originalmente apareció en el quinto número de la revista Left Voice, que es parte de la Red Internacional La Izquierda Diario.

VER TODOS LOS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN
NOTAS AL PIE

[1La Unión Internacional de Trabajadores Unidos de la Industria Automotriz, Aeroespacial y Agrícola de Estados Unidos, más conocida simplemente como “Trabajadores Autopartistas Unidos” (UAW por sus siglas en inglés) es la central sindical de la industria automotriz en Estados Unidos, Puerto Rico y Canadá, teniendo orígenes combativos en los años 30 y actualmente cuenta con cerca de 800 mil miembros en total entre activos y retirados.

[2La Hermandad Internacional de Teamsters es la central sindical de la industria del transporte. En 1934 protagonizaron una heroica huelga en la ciudad de Minneapolis, la cual fue dirigida por la Liga Comunista de Estados Unidos, la organización de los trotskistas estadounidenses.

[3Green New Deal (nuevo trato verde) es una propuesta política del establishment estadounidense que propone un retorno al capitalismo keynesiano de la era de Roosevelt de los años 30 con un matiz ecologista (por eso “verde”), pero que no trastoca las ganancias capitalistas. En este artículo puedes encontrar una crítica a dicha perspectiva y una propuesta alternativa.
CATEGORÍAS

[Industria automotriz]   /   [General Motors]

Ben Fredericks

COMENTARIOS