Mundo Obrero México

COVID-19

Inminente reapertura automotriz: las vidas obreras no les importan

Se reunió Alfredo Romo, jefe de oficina de la presidencia, con gobernadores. El tema: la reapertura automotriz exigida por Trump y los empresarios.

Pablo Oprinari

Ciudad de México / @POprinari

Jueves 7 de mayo | 21:48

Estuvieron presentes en la videoconferencia los gobernadores de Aguascalientes, Guanajuato, Jalisco, Querétaro y San Luis Potosí, integrantes de la Alianza Centro Bajío Occidente. El objetivo de la reunión con el representante del gobierno federal fue definir “las estrategias para la reactivación económica de la región tras el impacto del COVID-19”, y en particular para la reapertura del sector automotriz.

Según dijeron estarían trabajando en “los protocolos de prevención” para el reinicio de las actividades industriales. Sin embargo, su hipocresía no tiene límites: se trata de una decisión criminal que pondrá en riesgo a los dos millones de trabajadores que laboran en este circuito productivo, así como a sus familias.

En horas previas, Francisco Cervantes, titular de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) adelantó que las empresas del sector autopartes-automotriz están “trabajando junto al gobierno federal” en el plan de reactivación, que iniciaría el 17 de mayo.

Según dijo Cervantes, la automotriz será la primera industria en reabrir, debido a los vínculos con la planta productiva de los países socios del Tratado México-Estados Unidos- Canadá.

Sin embargo, la automotriz se sumaría a las empresas que continúan laborando en todo el país -y en particular en la frontera norte- violando las disposiciones oficiales y poniendo en peligro la salud de sus trabajadores, ante lo cual se dieron decenas de paros y manifestaciones de las y los obreros maquiladores.

AMLO, subordinado una vez más a Trump

Es evidente la decisión del gobierno de López Obrador de acelerar la reapertura de la industria automotriz. Por detrás de esto está la presión del gobierno estadounidense y de las grandes trasnacionales del sector.
El reinicio de actividades en Estados Unidos que está exigiendo Trump y los grandes capitalistas, requiere que empiece a funcionar la planta industrial mexicana para abastecer la producción automotriz en EEUU y que ésta no se paralice.

Como planteamos aquí, el sector automotriz nacional es parte indisoluble de una de las principales cadenas de valor del mundo, que se extiende hacia China, Estados Unidos y Europa, con un tráfico multimillonario de exportaciones e importaciones que cruzan el Río Bravo. Y que en México se basa en la sobreexplotación de la fuerza de trabajo y en los beneficios fiscales otorgados por las distintas administraciones.

Te puede interesar: Anticapitalismo y reconversion productiva ante el COVID el caso de la industria automotriz

La actitud del gobierno mexicano es una muestra más de su subordinación extrema al gobierno de Donald Trump y las exigencias de los empresarios. AMLO y su canciller Marcelo Ebrard han dicho que Trump es su “amigo” y que es muy “solidario” con México.

Esto mientras la Casa Blanca deporta a miles de migrantes desde el epicentro de la pandemia, amenaza nuevamente con el muro fronterizo y exige que los trabajadores mexicanos pongan su vida en riesgo para garantizar las ganancias de las trasnacionales.

Más allá de sus discursos, el gobierno federal y los gobernadores muestran así del lado de quien están en la actual pandemia, preocupados por responder a las exigencias de las empresas y del presidente estadounidense.

Suspensión de actividades no esenciales durante la pandemia

Según las propias autoridades la pandemia aún no alcanzó su momento de máxima expansión y seguimos en fase 3. Aún así, de manera irresponsable y criminal, ya están discutiendo el reinicio de las actividades no esenciales, sin tener en cuenta la opinión de los millones de trabajadores que tendrán que poner en riesgo sus vidas.

Ante eso, es prioritario que las organizaciones obreras, populares y de izquierda denunciemos esta situación y exijamos que se mantenga la suspensión de actividades no esenciales durante la pandemia, con licencias pagas al 100% y ningún despido; y que allí donde no se han paralizado, se suspendan inmediatamente.

Desde La Izquierda Diario Mx hemos planteado una serie de medidas, que incluyen la necesidad de luchar por la reconversión de la industria no esencial -como la automotriz- para poner la tecnología al servicio de producir ventiladores, y todo tipo de instrumental e insumos médicos que hoy son imprescindibles, bajo control de sus trabajadores.

Porque las vidas de las y los trabajadores, valen más que sus ganancias.

También puedes leer: Panorama de resistencia obrera en la maquila: Covid19 y estrategia socialista






Temas relacionados

Covid-19   /   Mundo Obrero México   /   Política México   /   Industria automotriz

Comentarios

DEJAR COMENTARIO