Mundo obrero EE. UU.

MIGRANTES EN EE. UU.

Industria cárnica: foco de infección para migrantes en EE. UU.

En EE. UU. hay un total de 525 mil trabajadores en la industria cárnica, el 61% son migrantes. A la fecha van más de 16 mil casos de contagio de Covid-19 registrados entre los trabajadores de este sector en 239 plantas de 21 estados en el epicentro de la pandemia.

Jueves 9 de julio | 16:34

Sin embargo, el gobierno del estado de Iowa, principal productor de carne de cerdo, se negó a que se realizara un estudio de casos de Covid-19 en sus fábricas a pesar de que en las últimas semanas se han reportado severos brotes en las plantas procesadoras.

Estos datos, arrojados por un estudio realizado por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades, señalan que si bien los trabajadores migrantes componen el 61% del total de trabajadores de la industria cárnica, representan el 87% de los contagios.

En las fábricas de procesamiento no hay posibilidades de guardar distancia, pues las condiciones de hacinamiento son la norma, a esto se suma la falta de ventilación natural. Según información de The Guardian de mediados de mayo, la mitad de los focos de contagio registrados en el norte de ese país, estaban relacionados de alguna manera con fábricas de procesamiento

En las últimas décadas esta industria ha incrementado su producción y beneficios a base de reducir las normativas de salubridad en sus fábricas. Los trabajadores de este sector constantemente se ven afectados por enfermedades relacionadas con sustancias químicas dañinas y que atacan los músculos y huesos.

Tony Corbo, miembro de Food & Water Watch, un observatorio de la industria alimenticia, dijo que "la pandemia ha puesto el foco en la industria cárnica, que hace años explota a sus trabajadores en fábricas donde se los penaliza, entre otros motivos, por no presentarse cuando están enfermos.”

Durante la pandemia cerraron alrededor de 30 fábricas de procesamiento. Cerraron por las protestas de sus trabajadores, pero volvieron a funcionar tras ser declaradas como vitales para el sistema, medida aprobada por Donald Trump. Sin embargo, como señalan las cifras, esto no ha sido con mejores condiciones para los trabajadores pues los contagios no paran de aumentar.

Mientras Trump fortalece un discurso xenófobo contra los migrantes, declara como “vitales” aquellos sectores donde representan más de la mitad de la mano de obra. Esta hipocresía no es nueva, pero con la pandemia se vuelve más mortal que nunca.

Te puede interesar: A un año del acuerdo migratorio México-EEUU, crisis humanitaria y nueva caravana

Es necesario que los trabajadores nacionalizados, que llegaron como inmigrantes, luchen por condiciones dignas de trabajo. Si bien la producción alimenticia es de hecho esencial para la reproducción social, no puede exponerse la vida de los trabajadores como si fueran desechables.

Urge pelear por la nacionalización y sindicalización de todos los trabajadores migrantes y organizar comisiones de salubridad e higiene en cada una de las plantas, independientes a los sindicatos charros y las patronales; controladas por los trabajadores.

Que cualquier fábrica que no garantice medidas de seguridad e higiene sea expropiada y puesta a funcionar bajo control obrero.






Temas relacionados

Industria cárnica   /   Mundo obrero EE. UU.   /   Migrantes   /   Estados Unidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO