Mundo Obrero

DECLARACIÓN CCR CONGRESO NPA

IV Congreso: por un NPA obrero y revolucionario para luchar contra Macron y su mundo

Durante este IV Congreso del NPA, los activistas de la Corriente Comunista Revolucionaria, por por iniciativa de “Révolution Permanente”, buscaron reagrupar a la izquierda del partido sobre la base de la lucha de clases, como parte de una estrategia comunista revolucionaria independiente y común.

Miércoles 7 de febrero | 16:52

Con resultados limitados: enmendada y respaldada por dos plataformas de la izquierda del partido (Plataforma T y Plataforma Y), compartimos abajo nuestra propuesta de una declaración final del congreso, centrada en los ejes de una reorientación que permita al Nuevo Partido Anticapitalista enfrentar los desafíos de la situación actual. Obtuvo el 18.5% de los votos.

Una evaluación del pasado inmediato a la luz del presente

Grecia y la perspectiva de un gobierno dirigido por Alexis Tsipras estuvieron en el centro de las discusiones en nuestro Congreso anterior, en 2015. El historial de tres años de gobierno de Syriza ilustra bastante claramente a quién sirve el neo-reformismo: canalizar la lucha cuando se encuentra en la oposición, llevándolos a un punto muerto y asegurando la política de la burguesía a cambio de unas pocas (exiguas) concesiones una vez en el gobierno.

Es esta característica común compartida tanto por Podemos (en el estado español) como por Francia Insumisa. En un grado superior, se considera el apoyo del Bloque de Izquierda para el gobierno del Partido Socialista en Portugal.

Fortalezas y limitaciones de Macron y los combates por venir

En Francia, es Macron quien ha logrado aprovechar la crisis de los mecanismos tradicionales de representación política. Sin embargo, Macron es probablemente mucho menos sólido de lo que se podría pensar, a pesar de su primera victoria importante en la propuesta Ley del trabajo XXL.

Macron recibió la orden de golpear fuerte y rápido. Al mismo tiempo, su impopularidad es evidente en las clases más bajas. Es por eso que fortalece aún más la naturaleza autoritaria del poder, especialmente a través de la caza de migrantes y una política que todavía alimenta el racismo y especialmente la islamofobia.

Las direcciones sindicales, aunque desafiadas, siguen siendo el arma a la mano y/o participan en la "concertación". Sin embargo, se desgarra en todas partes: en los hospitales, contra la fatiga laboral, en la educación, en contra de los recortes presupuestarios y el fortalecimiento de un sistema más desigualitario con la reforma del bachillerato y la selección para entrar a la universidad; en juventud, por las mismas razones, etc.

El movimiento Me Too] ha permitido una liberación del discurso y revivió una nueva dinámica en el movimiento feminista. En algunas áreas, el movimiento ha logrado hacer retroceder al gobierno y/o la patronal, después de duros combates y (a veces muy largos): se pensara, por supuesto, en Notre-Dame-des-landes o en la huelga de los limpiadores de las estaciones del tren de Ile-de-France, de la empresa Onet.

Esto indica las potencialidades de la situación, ya sea en el frente de las condiciones de trabajo y del empleo (aún más si se confirma el pequeño "embellecimiento" económico para los patrones) o al nivel del movimiento de la juventud. Las movilizaciones en curso en las casas de retiro (EHPAD) y en contra de la selección en la universidad y la reforma del bachillerato, bien pueden ser los primeros síntomas de un desafío generalizado a la política del gobierno.

Para un partido anticapitalista y revolucionario de nuestra clase

Todo esto plantea la cuestión de la actualidad de una organización comunista revolucionaria que haga un balance de la experiencia de los "partidos amplios", radicalmente distinta de una "nueva representación política" que ignoraría la diferencia entre los revolucionarios y los reformistas.

Este partido debe ser capaz de resistir, contra la corriente, contra las presiones más reaccionarias de la situación; aprovechar las oportunidades cuando los enfrentamientos se cristalicen; intervenir con audacia en la lucha, organizando la solidaridad y la coordinación necesarias para su victoria. Es recuperando la confianza en nuestra capacidad de luchar y ganar que podremos revertir las coordenadas de la situación que aún nos son desfavorables.

A diferencia de los camaradas que nos dejaron por el Frente de Izquierda en 2012, no concluimos que debe haber una disolución de las fuerzas organizadas de extrema izquierda en un conglomerado político más moderado cuyo único propósito es "limitar” la implementación de reformas. La situación actual requiere un Nuevo Partido Anticapitalista que:

  • - Luche para preparar la batalla, en el marco del frente único, con los métodos de la huelga en la unidad de acción. No se trata de defender la "unidad" en general o la unidad de los aparatos, sino de exigir a las direcciones sindicales que rompan con el “diálogo social” para construir la movilización, realmente, sobre la base de reivindicaciones claras y comunes, con una agenda de luchas en oposición a las jornadas de acción separadas, de un día para otro y que tengan por objetivo el "¡todos juntos!", la huelga general como medio para infligir derrotas a los patrones y al gobierno. Los militantes del NPA intervienen en el Frente Social (FS) para defender esta política, construyendo comités locales y buscando hacer que se adhieran sus sindicatos. El encuentro de abril al que llama al FS puede ser un paso adelante en el reagrupamiento de la vanguardia.
  • - Poner los medios, sobre la base de un trabajo de implantación en las empresas, para implementar una política alternativa, impulsar y estructurar siempre que sea posible la autoorganización y la coordinación de los sectores en lucha.
  • - Articular las luchas de los trabajadores al conjunto de los combates de los oprimidos: por los derechos de las mujeres y las personas LGBTQI y contra todas las formas de violencia de género, por la recepción de los migrantes. La libertad de circulación, el antirracismo y el antiimperialismo, contra la violencia policial que afecta especialmente a los jóvenes en los barrios populares, cuestiones todas que no superan el análisis en términos de "clase", pero que son ángulos de ataque complementarios y necesarios para tener en cuenta en las batallas.
  • - Defender abiertamente el proyecto de una sociedad que eliminaría la capacidad de los patrones para dañar, despedir y contaminar, su capacidad política para robar y engañarnos, una sociedad libre de cualquier imposición moral y en lucha contra todas las opresiones: una sociedad comunista donde los trabajadores toman el control de su propio destino.

En las luchas, el NPA busca converger con otras organizaciones de extrema izquierda. Para los europeos, el NPA decide explorar las posibilidades de que el partido, simultáneamente, obtenga los medios necesarios para su presencia en las elecciones de 2019 y forme una lista común con las organizaciones de la izquierda anticapitalista y revolucionaria, comenzando con Lutte Ouvriére (Lucha Obrera).

El próximo período será un período de enfrentamientos. Solo podemos esperar que sea, por lo tanto, una secuencia de revueltas, pero no podemos contentarnos con ella. Para que las resistencias se conviertan en victorias, también requerirá una dirección alternativa, un NPA obrero y revolucionario.

Traducido por Raúl Dosta








Temas relacionados

Révolution Permanente   /    Corriente Comunista Revolucionaria (CCR)   /    NPA   /    Francia   /    Mundo Obrero   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO