Mundo Obrero México

SOLIDARIDAD INTERNACIONAL

General Motors Silao a paro técnico por huelga en EU: trabajadores, los más afectados

La planta de General Motors en la Ciudad de Silao, Guanajuato ha entrado en paro técnico, argumentan que la interrupción de la producción se debe a la falta de componentes fabricados en las plantas de Estados Unidos, detenidas por huelga. Quien pierde son los trabajadores.

Martes 1ro de octubre de 2019 | 16:58

General Motors de México arrancó este 1° de Octubre con un Paro Técnico en su planta de Silao, Guanajuato, donde laboran alrededor de 5 mil trabajadores. La causa que esgrimen es la falta de componentes provenientes de Estados Unidos, a causa de la huelga que sostienen desde el pasado 15 de septiembre 49 mil trabajadores del UAW - United Auto Workes.

A los trabajadores de la General Motors: ¡Por la solidaridad obrera internacional!

Las líneas afectadas son ensambles, transmisiones y carrocerías, la línea de motores se encuentra parada desde el 25 de septiembre, como informan los trabajadores de Silao desde las redes sociales de Somos GM-Generando Movimiento.

No se sabe aún la duración que tendrá el paro, pero los trabajadores denuncian que dicha medida afecta su salario, pues solo se les paga una parte proporcional, también disminuye el porcentaje de utilidades que recibirán y pueden alterarse periodos vacacionales.

General Motors tiene en México dos plantas más, una ubicada en el municipio de Ramos Arizpe y otra en San Luis Potosí, pero aunque estas plantas siguen laborando, todos sus obreros esperan las consecuencias de esta medida y de la cerrazón de la empresa para ceder a las justas demandas de los huelguistas en Estados Unidos.

El vocero de GM en México, Manuel Ávila Fonseca, ha anunciado que su planta de San Luis tiene stock de piezas y componentes para seguir laborando, pero si la huelga se prolonga entre 10 y 12 días más, empezarán los problemas. Ya en la planta de Ramos Arizpe se prevé adelanto de vacaciones para los trabajadores.

Los efectos del Paro técnico pueden afectar además, a las empresas proveedoras de General Motors como Lear Corporation, American Axle, etc. que podrían también implementar paros técnicos u otras medidas.

En Matamoros, según Rolando González Barró, expresidente de la Asociación de Maquiladoras de esa ciudad, hay empresas autopartistas que han reducido 30% su producción y otras han descansado trabajadores pagándoles solo 50% de su sueldo, aunque no precisa el número de trabajadores afectados.

Los efectos del paro recaen sobre los trabajadores

General Motors México ha realizado otros paros técnicos, en los años 2009 y 2018 en Silao y en 2012 en Ramos Arizpe para ajustar su producción a la demanda del mercado, argumentando labores de mantenimiento, pero los perdedores siempre son los trabajadores que ven reducidos sus salarios, prestaciones y alterados sus periodos vacacionales y de descanso.

Ha sido este sacrificio de los trabajadores en beneficio de la transnacional lo que finalmente llevó a los obreros estadounidenses a estallar la huelga. Como ellos mismos han declarado, durante años su sindicato el UAW, pactó medidas de reducción salarial y de utilidades, así como afectaciones al seguro de salud de los trabajadores y sus familias, para que la empresa sorteara sus supuestas dificultades.

General Motors resuelve uno de los cinco puntos de sus trabajadores en huelga

Los mismos sacrificios de salarios bajos, mínimas prestaciones laborales y mayores cargas de trabajo ha sido avalada por el Sindicato de Trabajadores de la Industria Metal Mecánica Automotriz Similares y Conexos de la República Mexicana (SITIMM), sindicato charro de la CTM que aglutina a los trabajadores de la Planta General Motors de Silao.

Además, es este sindicato, subordinado a la empresa, el que ha permitido el despido de 12 compañeros hasta el momento, por oponerse a las medidas de superexplotación en la planta mencionada. Los últimos cinco compañeros fueron despedidos por expresar en una carta su solidaridad con los trabajadores huelguistas de General Motors en Estados Unidos.

La respuesta está en la solidaridad obrera e internacionalista

Pero el camino correcto para evitar que sean los trabajadores de General Motors en México, así como los obreros de las fábricas proveedoras los que paguen con el costo de la huelga es abrir caminos para la solidaridad entre trabajadores de las empresas afectadas en México.

Los trabajadores de las tres plantas de General Motors en el país, así como los de las empresas proveedoras pueden unidos, encarar cualquier amenaza contra sus condiciones de trabajo.

Es la General Motors la que deteriora los salarios y las condiciones laborales de sus trabajadores, ella debe asumir los costos de una huelga totalmente justificada.

Ante toda medida anti obrera como los Paros técnicos y sus consecuencias, es necesario que los obreros interpongan exigencias de no reducción salarial, ninguna reducción en el pago de utilidades y ningún despido.

A esto habría que sumar esfuerzos para seguir soldando la solidaridad internacionalista entre trabajadores.

General Motors de Silao despidió trabajadores por solidarizarse con sus compañeros de EE.UU. en huelga, porque a las transnacionales les da miedo esta solidaridad internacional. Saben que es el antídoto contra la fragmentación de la clase obrera, contra sus desorganización y contra la precarización laboral que imponen globalmente para acrecentar ganancias.






Temas relacionados

Mundo Obrero México   /   Guanajuato   /   General Motors   /   Autopartistas   /   Estados Unidos

Comentarios

DEJAR COMENTARIO