Juventud

ENTREVISTA

Estudiantes de la Universidad de Colima: en lucha por el derecho a la educación pública y gratuita

Estudiantes de la Universidad de Colima (UdeC) compartieron con este medio las duras condiciones que las y los estudiantes de la universidad han enfrentado a lo largo de la pandemia, contagios de covid 19, despidos, desempleo, bajos salarios y ahora, cuotas incosteables para miles de ellos.

Miércoles 17 de febrero | 19:25

Desde los primeros días de febrero, al conocerse los costos de inscripción y reinscripción para el nuevo semestre, cientos de alumnos de la Universidad de Colima expresaron en redes sociales su descontento por los altos costos de las cuotas que tendrán que cubrir para acceder a la educación que imparte esta universidad, lo que en los hechos, provocará que miles abandone sus estudios.

Después de los primeros actos de protesta contra el cobro de cuotas, lo que incluyó una movilización para entregar un pliego petitorio y la entrega del mismo pliego al Congreso del estado, los estudiantes resaltan la nula respuesta de las autoridades universitarias.

Reproducimos a continuación parte del intercambio sostenido con los estudiantes.

LID: Sabemos que las cuotas en la UdeC son de las más altas entre las universidades estatales, ¿cuánto es lo que les están cobrando?

Verne: En la Facultad de Comercio Exterior están cobrando $2350.00 tan sólo por concepto de talleres y laboratorios y a eso aún se suman algunos otros rubros. Según se aplica un descuento de 25% pero ya con el descuento incluido, el monto que tienen que pagar los estudiantes de esa facultad es de $2395.00.Cada escuela es diferente pero en este caso da la casualidad que no se imparten talleres ni laboratorios, pero incluso, donde si se imparten talleres, no hay materiales o son materiales viejos. En la facultad de medicina por ejemplo el pago con todo y "descuento" es de $2756.00.

LID: Luego de las protestas, de la reacción en redes y de los testimonios que les llegan de quienes no les alcanza para pagar esas cuotas, ¿cómo ven que las y los estudiantes están viviendo la pandemia y los problemas que enfrentan para continuar estudiando?

Verne: Te voy a contar desde mi experiencia. En la facultad nos organizamos para tratar de buscar becas, pensé que serían pocas personas pero en realidad fueron muchas. Para el trámite se pedía un comprobante para ver cuánto ganaban y lo que me llevé fue que había quienes ganaban incluso menos de $1000.00 a la semana, como $700. 00, para vivir y pagar la escuela, tienes que escoger una de dos, seguir estudiando o salirte. Eso a mí me impactó mucho y le dije a mis amigos "hay que hacer algo", no me gustaría que mis amigos se salieran de estudiar. Pero eso solo fue en mi facultad, imagínate si nos metemos a ver en otras facultades.

Betsa: Hace poquito en una entrevista, el rector de la Universidad, en un medio importante acá en Colima, dijo que no se tenían números, detalles, de chicos que tuvieran que salirse de estudiar por la pandemia de covid. Para nosotros fue demasiado estresante, nos pareció cínico, pues a pesar de que nosotros no tenemos los medios para saber el número de chicos que han dejado la escuela, sí sabemos que hay muchos porque nosotros reunimos testimonios de muchos de ellos.

Es muy frustrante que digan que nadie se está saliendo. Hace apenas un par de horas, uno de ellos nos preguntaba ¿qué podía hacer?, que no le alcanzaba para pagar la colegiatura, y como ese, nos preguntan muchos. Datos duros no tenemos, pero obviamente hay muchos, madres solteras, chicos que vivían solos, aquellos que apoyan económicamente a sus familias, otros a los que ya nos los puede apoyar sus familias, los que sus papás perdieron el trabajo y ahora tienen que trabajar y es por ellos por quienes nos levantamos.

Verne: Imagínate ahora con la pandemia, muchos han perdido su familia, uno no tiene mucho pero luego salen estos imprevistos y pues ni modo, uno tiene que gastar, o con los tanques de oxígeno, muchos costaba 30 mil pesos.

Según nos cuentan los estudiantes, en Colima, el semáforo epidemiológico recién cambió de color rojo a naranja, sin embargo, continúan los contagios y la única indicación es guardar cuarentena en casa, de manera que, en los hospitales públicos, solo te atienden si se te complica la enfermedad. En el estado se reproducen muchas de las escenas producto de la crisis económica, despidos, negocios que cierran, desempleo sin freno en las zonas turisticas del estado, y como siempre, los más vulnerables son los trabajadores y sus familias.

Los profesores y los trabajadores de la universidad no son ajenos a las consecuencias de la crisis y en muchos casos ven atacados sus derechos laborales más elementales. A pregunta de La Izquierda Diario, nos cuentan que, puesto que el gobierno de Colima es el encargado de asignar los recursos para el pago de salarios, si estos recursos no llegan a tiempo, no se paga a los profesores.

Del total de los recursos que recibe la UdeC, sólo el 5% de los ingresos proviene de las cuotas de inscripción, el resto proviene de las aportaciones federales y estatales, no obstante, según los vaivenes de la política estatal, es común que año con año haya atrasos en el pago de profesores. Por ese motivo, los estudiantes agregaron a su pliego petitorio el pago puntual de salarios como una de sus principales demandas.

Sobre el escenario político del estado nos platican que aunque el PRI es quien mantiene la gubernatura algunos de los municipios, así como algunas de las diputaciones las tiene Morena. Frente a ese escenario, los estudiantes, quienes además se organizan en el Colectivo de Resistencia Estudiantil, se reivindican a apartidistas.

Verne: Al principio, cuando comenzamos a hablar de eliminar las cuotas de talleres, un político de Morena, Vladimir Parra, se pronunció al respecto, pero nosotros siempre hemos mantenido una postura independiente.

Betsa: Después de eso, hubo profesores cercanos al régimen universitario que en sus columnas de opinión acusaron al movimiento de pertenecer a Morena, pero a quienes nos acusan los identificamos muy bien como parte del régimen universitario.

Respecto a Vladimir Parra, cuando era estudiante de la universidad era parte del activismo universitario, pero ahora que está en un partido político sentimos que no nos representa, está bien que se pronuncie pero en ningún momento hemos entablado comunicación con él porque aunque esto claramente es político, no se trata de vincularnos a un partido político.

LID: No sé qué piensen, pero mantenerse independientes les da todas las herramientas para seguir exigiendo al gobierno federal y estatal su derecho a la educación, más ahora que la 4T se muestra tan contradictoria, y que, por lo menos en el terreno de la educación, más allá de las promesas de campaña, no ha garantizado educación para todos, porque pagar casi 3 mil pesos no es precisamente educación gratuita.

Verne: En la ley es una cosa pero en la práctica es completamente diferente...

LID: Seguro lo tienen presente, pero nosotros tenemos muy claro que solo con la movilización estudiantil es que se puede defender derechos y arrancar conquistas a las autoridades, el gobierno y sus partidos. Eso nos dejó a nosotros la experiencia de la huelga del 99-00 en la UNAM, una lucha que hasta hoy permite que en el centro del país paguemos 20 centavos de inscripción, un piso mínimo para hablar de educación pública y gratuita.

Betsa: Puede llegar a sonar utópico para muchos compañeros, que están acostumbrados a que lo que dicen las autoridades es lo que se hace, pero estamos avalados en la ley, para que esa realidad pueda ser posible también en Colima, para que todos los estudiantes sin importar su situación económica, tengan acceso a la educación desde que son niños hasta la universidad. Tenemos el derecho y la misma ley nos respalda, no tenemos más que seguir exigiendo y como dijiste arrancar estos derechos al estado y a la Universidad.

Verne: De hecho nuestra Universidad es contraria a la Constitución cuando dice que la educación debe ser pública y gratuita, nuestro reglamento dice que si no pagas quedas fuera, y digamos, puedes decir que la Universidad no recibe mucho presupuesto, pero si te paso unos datos verás que la aportación estatal en 2020 fue de más de 286 millones de pesos, el subsidio federal fue de 1 mil 646 millones, si lo analizamos bien, nos da un total son 1 mil 933 millones, si lo divides entre los 28 mil estudiantes, ¡somos 28 mil! , te sale aproximadamente 69 mil pesos por estudiante. Si te preguntas cuáles son los ingresos de la propia universidad, estos son de alrededor de 60 millones por concepto de talleres que dan los mismos maestros, las cuotas, las constancias, entre otros, que no son más del 3.6%

Betsa: Además, tenemos un rector que gana más que lo que gana el presidente, es de lo que muchos se quejan, cómo es posible que mientras muchos de los estudiantes se están cuestionando si continuar estudiando porque con lo que pagas de talleres y laboratorios, una familia de cuatro personas, sin muchos recursos, podría comer una semana, el rector sigue ganando más que el presidente.

No encontramos lógica en el discurso [del rector] que sale a decir a los medios, de que está preocupado por sus alumnos, que son su prioridad, cuando él está ganando todo eso y los alumnos no saben si podrán seguir estudiando por falta de dinero.

LID: Vimos que acudieron a entregar su pliego petitorio a la Universidad y al Congreso del estado. ¿Qué respuesta les han dado?

Verne: La misma Universidad sólo dio 15 días para pagar y nada más, respecto a la marcha, sí, se llegó al Congreso del estado donde tuvimos que esperar cerca de dos horas para que nos atendieran y lo único que hicieron los diputados fue firmar de recibido y un diputado del PAN dijo que hablaría con el rector.

Betsa: Al inicio no se tenía pensado llegar hasta el Congreso, pero se tuvo la información de que iba a sesionar (el Congreso del estado), entonces se pensó en llegar hasta allá, el objetivo era leer nuestro pliego petitorio, el que llevamos a la universidad de Colima en la marcha anterior y del que no se tiene una respuesta oficial, como nosotros se lo dimos. Debimos recibir una respuesta pero lo único que recibimos fue una publicación en Facebook. También para que se sepa cuáles son nuestras exigencias y que se comprometieron a hacer algo.

Verne: Porque de hecho los mismos diputados son los que aprueban lo que va de aportación a la UdeC. Desde un principio se hablaba de aumentar el presupuesto pero no todos los diputados estaban de acuerdo, sólo algunos aceptaron firmar [de recibido] el pliego.

LID: Pero como dices, no hay nada formal ¿no? Digo, los diputados saben que es año electoral y aunque de dientes para afuera los diputados dirán cualquier cosa, son ellos mismo quienes se aprueban salarios y aguinaldos millonarios mientras a la universidad se asignan migajas. Pero, ¿qué sigue? tienen en mente alguna otra acción, ¿qué va a pasar con los estudiantes que no paguen?

Betsa: Hay una serie de acciones que tenemos planeadas para continuar luchando por la educación gratuita. De momento hay la posibilidad de pagar la cuota en dos partes, pero vamos a continuar con marchas y demás porque no sólo nos interesa este tema de los talleres y laboratorios, que si es una importante parte del movimiento que estamos teniendo, sino también tener un movimiento crítico respecto a las acciones de la universidad, los pagos de los maestros, los casos de acoso y violencia hacia las mujeres etc., de forma que nos organicemos y darle voz al estudiantado para que las cosas no sean como ahora.

Esto no se acaba con esto de los talleres y laboratorios, nosotros buscamos que las cuotas se eliminen, no sólo para nosotros sino para otras generaciones así como se logró en la UNAM.

Verne: Acá, a diferencia de la UNAM no hay tantas tradiciones de organización, pero nosotros queremos que se nos escuche, por eso surgió el Colectivo donde participamos.






Temas relacionados

Educació gratuïta   /   Colima   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO