Mundo Obrero México

8 DE MARZO COMBATIVO

Este 8 de marzo: trabajadoras estatales ¡queremos trabajo digno!

Trabajadoras estatales denuncian recorte salarial, despidos injustificados y llaman a movilizarse este 8 de marzo “Día Internacional de las Mujeres” contra la precarización laboral y la violencia patriarcal.

Jueves 7 de marzo | 17:54

Este 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres, llega a 100 días de que asumió el nuevo gobierno encabezado por AMLO en México. Millones de mujeres recibieron este gobierno con grandes expectativas y aspiraciones de cambio.

Sin embargo, el mes de enero ha sido de los meses más cruentos en décadas para las mujeres, con 10 feminicidios al día registrados. Los primeros meses del año se sintió la carestía de la vida y el desempleo.

La respuesta del gobierno ha sido la militarización; el recorte al presupuesto a los refugios para mujeres que sufren violencia; la cancelación del presupuesto a las estancias infantiles y un plan de austeridad que contempla recortes salariales y más de 220 mil despidos de trabajadores estatales, entre los cuales el 65% son mujeres.

Llegamos a un 8 de marzo con muchas exigencias: trabajo digno, contra los despidos de trabajadoras estatales y la violencia machista, contra los feminicidios y las redes de trata, así como por el derecho a decidir.

Las y los trabajadores han tomado en sus manos el camino de la tan anhelada transformación. En lo que parecía cielo sereno irrumpió la histórica gesta de lucha obrera en Matamoros, con una participación femenina muy destacada. Destaca también el surgimiento de la lucha del magisterio michoacano y de las huelgas universitarias, gremios también con una importante participación de mujeres.

En este marco, frente al plan de “austeridad republicana” del gobierno federal, miles de inconformes en el país han protestado contra el recorte de salarios, prestaciones y despidos de los trabajadores estatales.

El plan de “austeridad republicana” golpea a las mujeres de abajo

Lejos de acabar con los contratos simulados y la precarización de los trabajadores al servicio del estado, el gobierno ha impulsado despidos y recortes salariales. Además, implementará la contratación de una nueva generación de trabajadores como “becarios”, política que multiplicará la precarización laboral y disminuirá la responsabilidad patronal.

No somos "aviadores". Todos los días trabajamos en condiciones precarias para que esta Ciudad se mantenga en pie, aún sin contar con los insumos suficientes y en zonas de alta peligrosidad. Con jornadas extensas, de 9 a 14 horas diarias, sin pago de horas extras, con más carga de trabajo y bajos salarios, sin contar que por nuestros bajos salarios tenemos una doble jornada cuando llegamos a nuestros hogares.

La mayoría de nosotras percibimos entre 5 a 8 mil pesos por mes. No contamos con vacaciones o seguridad social, ni derecho a guarderías para nuestros hijos. Cuando tenemos que hacer trabajo de campo, tenemos que poner para los pasajes y el material que ocupamos y somos las más expuestas frente a la violencia en las colonias.

Cuando cuestionamos lo más mínimo, nos amenazan con despedirnos. Y siempre estamos con la incertidumbre de perder el empleo. Esta situación se agudiza cuando somos madres o quedamos embarazadas, pues no nos dan permiso por maternidad, ni cuando tenemos que llevar a nuestros hijos al médico; además exponen nuestra salud reduciendo al mínimo la incapacidad por embarazo.

Hasta ahora, el grueso de las personas despedidas y a quienes les redujeron el salario son trabajadores precarios, con salarios muy bajos. La alta burocracia ha salido librada.

Si el gobierno en verdad quiere “austeridad”, que los altos funcionarios, legisladores y jueces cobren el salario promedio de una maestra. Que no se destine más presupuesto a las Fuerzas Armadas y sí a la educación, salud, cultura, vivienda y demás necesidades de las y los trabajadores y sus familias.

Este 8 de marzo las trabajadoras estatales salimos a las calles contra la violencia y la precarización laboral. Por el reconocimiento de nuestros derechos laborales, contra el recorte salarial y por la reinstalación de las y los despedidos. No vamos a permitir que sigan cargando la “austeridad” sobre nuestras espaldas. Manifestamos nuestro rechazo a los despidos y el atropello de los derechos laborales.

¡Nos sobran motivos para salir a las calles nuevamente!
¡Las mujeres merecemos trabajos dignos!
¡Viva la lucha de las trabajadoras!






Comentarios

DEJAR COMENTARIO