Política México

MÉXICO-CENTROAMÉRICA

"Esclavizados en sus tierras": Trabajadores agrícolas de Sembrando Vida

Mientras gobiernos y partidos políticos cruzan señalamientos por la millonaria inversión en Sembrando Vida, cientos de miles de trabajadores agrícolas enfrentan explotación bajo la figura de "becario" o "beneficiario" del Programa.

Martes 14 de julio | 18:18

Este martes, el medio Quadratin difundió la denuncia hecha por pobladores de la comunidad de Dzonot Carretero, ubicada en el municipio de Tizimín, Yucatán, a propósito de una serie de irregularidades en la operación del programa Sembrando Vida. 

Compromisos como la entrega de herramientas e insumos han sido incumplidos, señalan afiliados al programa en entrevista con el medio citado. Algunos gastos de estructura también han corrido por cuenta de la población "beneficiaria" de este programa que además debe soportar jornadas laborales extenuantes, "esclavizados en sus propias tierras", como ellos mismos afirman.

En medio de la crisis sanitaria, las constantes convocatorias para reunir a los "becarios" -como llama el gobierno a estos trabajadores agrícolas explotados- son factor de riesgo que, como el nepotismo y la poca claridad en la integración del programa, afectan directamente a este sector.

El Plan de Desarrollo Integral El Salvador-Guatemala-Honduras-México, anunciado por AMLO desde 2018 y presentado en junio de 2019 por el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, fue elaborado por la Comisión Económica para América y el Caribe (Cepal). El programa Sembrando Vida es parte de este plan y de la estrategia implementada entre el gobierno de México y el de Estados Unidos para "frenar la migración", presuntamente por medio de la generación de empleos en Centroamérica. 

Mientras el gobierno de EEUU no ha cumplido con su compromiso de aportar al menos 5 mil 800 millones de dólares para inversión en Centroamérica y otros 2 mil millones en México -según informó en su momento el propio Ebrard-, el gobierno mexicano hizo una inversión de por lo menos 15 millones de pesos destinados a proyectos de reforestación y anunció la inversión de por lo menos 30 millones de dólares para programas de cooperación a través del Fondo México.

El Fondo México, llamado originalmente Fondo Yucatán, es un plan de inversiones para Centroamérica y el Caribe puesto en marcha desde 2011 bajo el gobierno de Felipe Calderón.

 

En México, los empleos prometidos por este Plan son de la calidad de la denuncia inicial hecha por trabajadores agrícolas suscritos al programa Sembrando Vida, con sueldos de apenas 5 mil pesos mensuales que, al ser entregados bajo la figura de "becas", eximen al Gobierno Federal de garantizar derechos laborales a sus "beneficiarios". Otros programas de "apoyos sociales" como "Jóvenes Construyendo el futuro" buscan exportar esta modalidad de explotación laboral de jóvenes bajo la figura de "aprendices" a Honduras y El Salvador. 

Esta "cooperación" entre México y países de Centroamérica, sin embargo, está lejos de concretarse, toda vez que los recursos prometidos no han sido ejercidos ni las negociaciones terminadas. Según difundió Animal Político, no hay indicios en la información pública de la aplicación en el extranjero de alguno de los planes anunciados, señalamiento que no ha sido bien recibido por parte del gobierno de AMLO, que insiste en atribuirse un rol destacado en la política regional, según expresan comunicados oficiales al respecto. 

Medios de comunicación burgueses como el Reforma y partidos como el repudiado PRI han salido a señalar este aspecto en la implementación del Plan como parte de su constante golpeteo a la administración obradorista y en defensa de los intereses de la burguesía nacional encarnada en empresas que, escudándose en formar parte de las "Pymes", reclaman recursos al Estado con el empleo y los salarios de sus trabajadores como rehén. 

Más allá de estos conflictos en las alturas, en los hechos quienes padecen en carne propia las letras pequeñas de estos programas de "apoyo" son los más de 430 mil trabajadores agrícolas que, en las 20 entidades que abarca el Programa Sembrando Vida, son sometidos a vigilancia y largas jornadas laborales disfrazadas de esfuerzos por alcanzar la sustentabilidad. Este tipo de programas, según han señalado especialistas, también implican una forma de presionar a la población del sur del país para apoyar la construcción del Tren Maya, condicionando la entrega de recursos y la adscripción al Programa. 






Temas relacionados

Sembrando Vida   /   Política México   /   AMLO

Comentarios

DEJAR COMENTARIO