LAVA JATO

Escándalo en Brasil: filtran chats entre el juez Moro y los fiscales del Lava Jato para encarcelar a Lula

Los chats de Telegram publicados por el sitio The Intercept muestran complicidad política e ideológica entre el juez Sergio Moro y el fiscal del Lava Jato, Deltan Dallagnol, en el encarcelamiento de Lula.

Juan Andrés Gallardo

@juanagallardo1

Domingo 9 de junio | 22:00

El sitio The Intercept publicó este domingo una serie de mensajes de la aplicación Telegram entre el juez Sergio Moro y el fiscal a cargo de la operación Lava Jato, Deltan Dallagnol, que muestran la animosidad política e ideológica en la investigación que terminó en el encarcelamiento del expresidente Lula de Silva en Brasil.

El encarcelamiento de Lula, que era favorito en las encuestas para las elecciones brasileñas de 2018, fue parte de una larga serie de arbitrariedades judiciales que junto a las maniobras del establishment económico y mediático y los pronunciamientos de la cúpula miliar abrieron el camino para el triunfo del ultraderechista Jair Bolsonaro a la presidencia de Brasil.

Esta complicidad entre la operación Lava Jato y el triunfo de Bolsonaro quedó en evidencia con el nombramiento del juez Moro como ministro de Justicia por parte del nuevo presidente.

El sitio The Intercept, dirigido por el periodista estadounidense Glenn Greenwald, a quien el ex analista de la CIA Edward Snowden reveló los programas de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), tuvo acceso a las conversaciones mantenidas durante años entre fiscales y jueces de Brasil.

El medio publicó fragmentos de diálogos entre el fiscal Deltan Dallagnol y el exjuez Sergio Moro, que en 2017 condenó a Lula en primera instancia a nueve años y seis meses de prisión por supuestamente recibir un departamento en una playa de Sao Paulo a cambio de favores políticos a la constructora OAS.

Según The Intercept, las conversaciones privadas muestran que Moro sugirió a Dallagnol cambiar el orden de las fases de la operación Lava Jato, dio consejos y pistas a los fiscales encargados del caso, lo que está prohibido por ley

En otras conversaciones reveladas por este medio, distintos fiscales que intervenían en la operación Lava Jato discuten la forma de frenar una entrevista que el diario Folha de Sao Paulo le iba a realizar a Lula en prisión, porque consideraban que podría beneficiar al candidato del Partido de los Trabajadores (PT) Fernando Haddad. Este último fue el candidato elegido por el PT para reemplazar a Lula, encarcelado desde abril de 2018.

El periodista Glenn Greenwald adelantó la divulgación este domingo en su cuenta de Twitter con un mensaje dirigido directamente al fiscal Dallagnol. En el mismo, Greenwald toma un mensaje de Dallagnol de 25 de abril en el que el fiscal decía que "El trabajo del Ministerio Público en el Lava Jato es técnico, imparcial y apartidario, buscando responzabilizar a quienes hayan sido responsables de crímenes en el marco del esquema de corrupción de Petrobras". Greenwald le contesta "Eso es verdad? Estamos a punto de descubrirlo".

The Intercept subrayó que una fuente no identificada les contactó y les entregó el material, aunque no precisó como el mismo fue conseguido.

El Ministerio Publico de Curitiba emitió rápidamente un comunicado en el que cuestiona la acción "vil" de hackers que robaron datos de los fiscales pero que según Greenwald no niega nada de lo que publicó The Intercept, y se burla de ellos al decir que la respuesta del Ministerio Público confirma que el material que publicaron es autentico.

También realizó declaraciones la defensa de Lula que subrayó que los documentos divulgados muestran que la actuación de los procuradores y del exjuez Sergio Moro tuvieron un "objetivo político". Este es un cuestionamiento que ni el PT ni el propio Lula habían denunciado abiertamente, sino que todo el tiempo aseguraron tener confianza en la justicia. Esta confianza en una justicia que hoy se muestra absolutamente corrompida y manipulada incluyó la negativa a desarrollar una movilización activa en las calles desde las organizaciones y sindicatos ligados al PT para defender ya no a a su principal figura política, sino el derecho democrático de millones de brasileños a votar a quien quisieran en las elecciones. El encarcelamiento de Lula, fue un acto descarado de proscripción política contra el único candidato que podía ganar en primera vuelta, es decir el único que le podía ganar a Bolsonaro.

Ahora los abogados de Lula dicen en el comunicado que "Nadie puede tener dudas de que los procesos contra el expresidente Lula están corrompidos por lo que hay de más grave en términos de violación a las garantías fundamentales y a la negativa de los derechos".

El excandidato presidencial del PT, Fernando Haddad, dijo por su parte en su cuenta de Twitter que Brasil "puede estar delante del mayor escándalo institucional de la historia de la República".

La expresidenta brasileña Dilma Rousseff, por su parte, afirmó que las revelaciones de The Intercept dejan "explícitas las relaciones ilegales y espurias entre el juez Sergio Moro y los procuradores de la Lava Jato, con destaque para Deltan Dallagnol".

El triunfo del ultraderechista Jair Bolsonaro fue la coronación de una serie de maniobras políticas y judiciales que comenzaron con el golpe institucional contra DIlma Rousseff, incluyeron la operación Lava Jato (con un juez como Moro formado por el departamento de Justicia de Estados Unidos) con el objetivo de favorecer al capital imperialista, siguieron con los métodos de las detenciones coercitivas y la delación premiada, incluyeron la prisión de Lula y finalizaron con el blindaje de Bolsonaro, a pesar de múltiples escándalos de corrupción y financiamiento ilegal, para llevarlo a la presidencia del país.

El objetivo de la corporación judicial, junto al estáblishment económico, mediático y la casta judicial era que Bolsonaro avance con las reformas antipopulares que el golpista Michel Temer ya no podía llevar adelante. Estos ataques tienen hoy su talón de Aquiles en la Reforma Previsional que busca atacar en regla a los trabajadores y trabajadoras aumentando la edad de jubilación y los años de aportes, lo que en algunos casos significa directamente tener que trabajar hasta morir sin nunca llegar a una pensión.

La divulgación de The Intercept es una bomba para la política brasileña en un momento en que el Gobierno de Bolsonaro atraviesa turbulencias por una fuerte crisis económica con contracción del PBI, aumento de la pobreza y la desocupación.

A su vez enfrenta a un enorme movimiento educativo contra el intento de recortar hasta el 30% del presupuesto en educación que ya ha mostrado su fuerza con dos movilizaciones multitudinarias de millones de personas en las últimas tres semanas.
Esto, a pesar de que tanto las direcciones del movimiento estudiantil como las de los principales sindicatos (incluida la CUT ligada al PT) se han negado a unificar la lucha educativa con la pelea contra la reforma previsional.

Sin embargo la impopular reforma previsional obligó a las direcciones sindicales a convocar a una huelga general para el próximo 14 de junio que puede trastocar el escenario político brasileño, en medio de este nuevo escándalo.

La Izquierda Diario conversó con Diana Assunção, editora de Esquerda Diario de Brasil y dirigente el Movimiento Revolucionario de Trabajadores (MRT) quién señaló que "A diferencia de los sectores de la izquierda que pedían un ’Lava Jato hasta el final’, como si esta operación pudiera atacar realmente la corrupción, desde Esquerda Diario hemos denunciado varias veces que la operación Lava Jato era, bajo el discurso de ’combate a la corrupción’, una verdadera operación pro imperialista y de ejecución del golpe institucional, para dejar el camino abierto para el capital imperialista, por un lado, y su expresión política en un gobierno que atacara más a las masas pobres y trabajadores de lo que el propio PT ya venía haciendo".

Assunção declaró que ahora más que nunca es necesario "exigir la libertad inmediata de Lula sin que eso signifique dar ningún apoyo político al PT", y concluyó "es imposible batallar contra los ajustes neoliberales del gobierno de Bolsonaro -empezando por la reforma previsional- sin la más completa independencia política frente a la reaccionaria operación Lava Jato y del autoritarismo judicial de conjunto, que fue y es pilar del golpe institucional y de la agenda neoliberal".






Comentarios

DEJAR COMENTARIO