Cultura

CULTURA

El último de los infrarrealistas: Darío Galicia y la lucha por la diversidad sexogenérica

Genuina investigación la de la escritora Ana Clavel para el periódico Milenio sobre el paradero de Darío Galicia.

Sergio Abraham Méndez Moissen

México @SergioMoissens

Martes 11 de junio | 12:48

Fotos: Facebook de Édgard Artaud

Darío, junto a Mario Santiago Papasquiaro, Roberto Bolaño, Bruno Montané, los hermanos Ramón y Cuauhtémoc Méndez, Alcira Soust Scaffo y muchos otros participaron del movimiento poético infrarrealista.

El infrarrealismo fue una aventura épica: un movimiento literario que buscaba reventar la literatura mexicana. Sus extremismos pueden rastrearse entre la verdad y el mito en Detectives Salvajes la obra de Bolaño que es considerada por algunos como la Rayuela de nuestros tiempos.

Enfrentados a muerte con el grupo "Vuelta" y "Plural" de Octavio Paz los "infras" llevaron una vida al borde del abismo, en la marginación de todo proyecto cultural de su tiempo, las puertas cerradas en las editoriales y difícilmente incluidos en antologías. Ellos fueron parte del escenario de los años setenta: en plena guerra sucia, en medio de las luchas obreras de Ecatepec y los movimientos armados de la Liga 23 S y la fundación del PRT (trotskista).

Algunos de ellos, infras, además eran militantes, aunque muy a su modo. Eran poetas de izquierda: actuaban en actos de protesta, se solidarizaban con causas justas, pese a que la vida que decidieron vivir los llevó a andar sin timón y en el delirio.

Su inmolación llevó a todos a sufrir destinos crueles, muy lamentables. Darío Galicia no fue la excepción. Hoy apenas encontrado por Ana Clavel sorprende a los sobrevivientes de aquella empresa. Con 66 años y cuidado por su abuela de casi 90 anduvo en condición de calle hurgando para encontrar comida en la Ciudad de México.

Pero este poeta, inmortalizado por Bolaño como "Ernesto San Epifanio", fue un pionero de la poesía homosexual en México. Sus poemas retratan el amor diverso, el sexogenéricamente no heteronormado, el que en esos años escandalizaba las buenas conciencias del México machista u homofóbico. Su obra apunta a ser contemporánea a la de Pedro Lemebel.

Sin embargo, las consecuencias de una lobotomía practicada para erradicar su homosexualidad, detallada por Ana Clavel en Milenio difícilmente no genera más que horror e indignación. Darío perdió lucidez y destreza con el paso del tiempo a consecuencia de dicha operación.

Galicia siempre será San Epifanio y vuelve a ser editado en España por Bruno Montané y espera con "Ciencias de la tristeza" volver como el ave fénix rehabilitado para las nuevas generaciones lleno de dignidad ante el olvido.

A menudo los infras mexicanos fueron comparados a los beatniks de Estados Unidos. Aunque contemporáneos en México ha sido más difícil su recuperación ante el cannon literario impuesto por la academia. Aún así, de a poco se les va rehabilitando y plantando con justeza entre la historia de las letras mexicanas.






Temas relacionados

diversidad sexogenérica   /   infrarrealistas   /   Orgullo   /   Poesía   /   Literatura   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO