Juventud

REFERÉNDOS CATALUNYA

El referéndum que reprobó a Felipe VI y apostó por el derecho a decidir

La mayoría de los casi 10.000 estudiantes, profesores, PAS, PDI y trabajadores de la Universidad de Barcelona y la Universidad Pompeu Fabra que votaron en la jornada del 4D apostaron por acabar con la monarquía y abrir procesos constituyentes para decidirlo todo.

Miércoles 5 de diciembre | 18:43

Foto: Antonio Litov

La jornada de ayer no fue una jornada normal en las universidades catalanas como la Universidad de Barcelona (UB) y en la Pompeu Fabra (UPF). Por primera vez miles de jóvenes, profesores y trabajadores de la universidad tenían la posibilidad de votar en un referéndum sobre la monarquía.

Aquello que el franquismo dejó atado y bien atado, ha sido cuestionado hasta decir basta por las y los estudiantes que, alrededor de la plataforma Fora el Borbó, organizaron las consultas en ambas universidades.

Te puede interesar: Barcelona, Vigo, Madrid: la mayoría de los estudiantes a favor de abolir la monarquía

El día escogido fue el 4 de diciembre, y la participación altísima. 9.240 personas se acercaron a las diferentes mesas en ambas universidades, para votar, para decidir sobre algo que este Régimen del 78 les niega; si están a favor a de seguir manteniendo a la monarquía. La respuesta fue clara, 8.860 votos a favor de acabar con la monarquía.

Estos resultados expresan el fuerte rechazo que la figura de Felipe VI provoca en Catalunya. Tal y como se comentó en la rueda de prensa celebrada al final de la jornada para dar a conocer los resultados oficiales, “los resultados son una clara muestra de rechazo a la monarquía [...] el pueblo catalán ha estado en la delantera de este rechazo”, recordando el intento de instrumentalización de los atentados de Las Ramblas y la sonora pitada y por supuesto recordando la última visita del monarca a Barcelona tras el discurso del 3 de octubre, donde llamó a filas a los sectores más reaccionarios del Régimen para ahogar el democrático derecho a decidir del pueblo catalán.

Te puede interesar:Referendos en universidades de Catalunya: “No queremos a la monarquía, como se demostró el 1O”

Precisamente por ser el pueblo catalán, a partir de su lucha por el derecho a decidir, punta de lanza del rechazo a la Casa Real, la segunda pregunta también revertía importancia; ¿Está a favor de abrir procesos constituyentes para decidir qué tipo de República? O lo que es lo mismo en el contexto catalán, ¿Está a favor de hacer efectivo el mandato del 1 de octubre? 8.696 votos a favor, es decir, el 99%.

En la rueda de prensa quedó resumido por uno de los portavoces del siguiente modo: “El resultado también expresa la voluntad mayoritaria de que se puedan abrir procesos constituyentes para acabar con este régimen heredero del franquismo. Queremos procesos donde podamos decidirlo absolutamente todo. Entre ellas demandas democráticas como el derecho a decidir”.

Y es que la lucha por acabar con la monarquía debe ser un punto de inicio de la pelea por acabar con el Régimen del 78 de conjunto, esa cárcel de pueblos que oprime bajo el nacionalismo español más rancio y reaccionario la voluntad democrática del resto de pueblos del Estado a decidir su relación.

Por ello, tal y como desde un inicio ha expresado la plataforma Fora el Borbó, la segunda pregunta del referéndum celebrado ayer es un reconocimiento explícito al derecho a decidir por el que el pueblo catalán lleva peleando de forma masiva desde el 2012.

Felipe VI se ha convertido en el “garante de la represión al pueblo catalán para que no pueda decidir su futuro”, señalaba uno de los portavoces de la plataforma en la rueda de prensa.

Y en ese sentido se expresó la amplia mayoría de la juventud que se acercó a las urnas, demostrando que la voluntad de seguir peleando por el derecho a decidir sigue bien presente y que ven en el cuestionamiento a la Casa Real un nuevo camino para retomar con fuerza la lucha por el derecho a decidir.

Así es que gran cantidad de votantes lucían sus lazos amarillos o jóvenes de los CDR saludaron la iniciativa del comienzo de los Referendos en las universidades catalanas en un tuit: "Fem força per fer #ForaElBorbo. Entre totes, #TombemElRègim" (Hagamos fuerza para hacer "Fuera el Borbón". Entre todas tumbemos el Régimen").

Y es que el procesisme, con PDeCAT y ERC al frente, no solo no se encuentra a la cabeza de la pelea por esas aspiraciones democráticas, sino que el Govern Torra incluso no tiene problemas en reprimir a los sectores del independentismo, especialmente la juventud, cuando éste sale a las calles y se muestra más crítico.

Te puede interesar: Luchemos por un referéndum sobre la monarquía que abra procesos constituyentes para decidirlo todo

Es por ello que la creciente ola antimonárquica es una oportunidad para que la lucha del pueblo catalán por el derecho a decidir encuentre nexos de solidaridad, apoyo y lucha común con otros sectores de la clase trabajadora en el Estado español.

Un camino completamente alejado del aislamiento impuesto por la dirección del procesismo en Catalunya y por el neorreformismo en el resto del Estado, situándose de facto en lado de los defensores de la Constitución y mirando hacía otro lado ante el vendaval represivo contra el pueblo catalán.

Y es que estos referendos en las universidades catalanas muestran la voluntad de la juventud de organizarse para decidirlo todo, y para ello, para pelear contra los actores más reaccionarios de este Régimen del 78 y la extrema derecha.

Del mismo modo que los estudiantes andaluces ocuparon los rectorados en varias ciudades contra la entrada de Vox en el parlamento andaluz, los estudiantes catalanes tiene claro que el movimiento estudiantil en unidad con los sectores populares, la clase trabajadora y el movimiento de mujeres es la forma de hacer frente a la extrema derecha.

Pablo, uno de los portavoces de la plataforma afirmaba en rueda de prensa que "está naciendo un nuevo movimiento estudiantil que quiere empalmar con la clase trabajadora, el movimiento de mujeres, las reivindicaciones democráticas del pueblo catalán...para acabar a través de la auto organización y la movilización con un régimen que no tiene nada que ofrecernos y que en su intento de sobrevivir a fuerza de represión y del "a por ellos", está dando alas a la extrema derecha".

También hubo mención a las jornadas de lucha de los "chalecos amarillos" en Francia, que juntamente a sectores de la clase trabajadora y con el anuncio de los Liceos de sumarse a las protestas, muestran la potencialidad indiscutible de la unidad de los estudiantes y la clase trabajadora.

"Nos inspiramos en la juventud combativa y experiencias históricas [...] como Mayo del 68, cuando los estudiantes franceses confluyeron con la clase trabajadora en la huelga general más grande de la historia de Europa. Pero también ejemplos actuales como en la misma Francia, donde acabamos de ver como la lucha de los "chalecos amarillos", juntamente a sectores de los trabajadores ferroviarios o de las refinerías y de los estudiantes de las universidades y de los institutos, acaban de obligar a Macron a retirar sus medidas antipopulares", añadía nuevamente Pablo en su intervención.

Con los referéndums de ayer, los realizados anteriormente en la Universidad Autónoma de Madrid (y que dieron el pistoletazo de salida a los referendos) y con los que quedan por celebrar en otras universidades del resto del Estado, la juventud se pone a la cabeza en el rechazo a la monarquía.

Una juventud que exige “decidirlo todo, el no pago de la deuda, el cierre de los CIE’s, cómo acabar con la precariedad, el paro y los desahucios. Lo hemos dicho claro, queremos decidirlo todo”.






Temas relacionados

Referèndum   /   #ReferendumUAM   /   Referéndum República o Monarquía   /   Referendum en Catalunya   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO