Mundo Obrero México

AUSTERIDAD Y EDUCACIÓN PÚBLICA

El conflicto de la Universidad Michoacana

En la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, trabajadores del Sindicato Único de Empleados de la Universidad Michoacana (SUEUM), se movilizan por pagos atrasados denunciando, como en otros conflictos actuales, la continuidad de medidas pro patronales y anti obreras.

Viernes 10 de julio | 18:08

En la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) se mantiene un conflicto laboral entre las autoridades de la institución y los trabajadores del Sindicato Único de Empleados de la Universidad Michoacana (SUEUM), ya que el sindicato reclama el pago de más de 70 millones de pesos de adeudo para los trabajadores de la institución.

Además, el organismo laboral señaló a la Junta de Conciliación y Arbitraje del estado por no cumplir adecuadamente con su labor, lo que afecta directamente a más de 1,700 de sus agremiados.

El rector de la Casa San Nicolás, Raúl Cárdenas Navarro, ha alegado errores de tipo administrativo, que posiblemente existan, ya que ninguna institución está libre de ellos, sin embargo, esta no es razón para negarle a los trabajadores las prestaciones que les corresponden. Además, como lo han señalado los propios representantes sindicales, la verificación de datos como el número de miembros del organismo laboral, es algo que la Junta debe verificar.

También es de resaltar que como en otras ocasiones, las demandas que los agremiados solicitan no son cosas que no se puedan cumplir, por ejemplo, el secretario de trabajo y conflictos del SUEUM, Juan Guevara Mendoza, explicó que el pasado tres de julio, tuvieron un diálogo con las autoridades de la Universidad, en el que estas se comprometieron al pago de 900 pesos de cada una de las ocho despensas en especie adeudadas.

Podemos observar que esto no es una deuda impagable pero la rectoría se muestra reacia a otorgar concesiones a los trabajadores, anteponiendo cuestiones de tipo administrativo, lo que ha llevado a las movilizaciones como la del pasado jueves, donde una parte de la base sindical llevaron adelante un bloqueo en la avenida Madero a la altura del Colegio San Nicolás, en la Ciudad de Morelia.

El conflicto con el SPUM

La pregunta que nace aquí es ¿la resolución de los conflictos obreros es un problema de tipo administrativo o es de carácter político? Desde nuestra visión consideramos que es lo segundo, ya que lo que tenemos enfrente es el reflejo de toda una estrategia dirigida hacia las universidades del país, que se manifiesta en conflictos locales y por sector por parte del conjunto del régimen.

Para empezar este roce entre los trabajadores y la rectoría de la universidad nicolaíta sería el segundo en este año, el primero fue con el Sindicato de Profesores de la Universidad de Michoacán (SPUM), ahora es con los administrativos.

En enero los académicos sindicalizados se movilizaron por razones muy parecidas anunciando incluso un emplazamiento a huelga, que se dio por no haber recibido el aguinaldo que les correspondía para este periodo, además de que salió a relucir la falta de inversión pública en las universidades que, entre otras cosas, impiden el acceso a las jubilaciones y pensiones. Al parecer el rector Cárdenas Navarro, aprendió la lección y esta vez alegó cuestiones administrativas para ignorar un problema nacional que se manifiesta con sus particularidades en la universidad que él dirige.

Te pude interesar: Posible estallido este viernes de huelga en Michoacán

La indiferencia ante los conflictos obreros

Cuando hablamos del régimen de conjunto no sólo nos referimos al gobierno federal encabezado por el Movimiento Regeneración Nacional, sino al conjunto de la casta política, de sus partidos, instituciones de gobierno y sus funcionarios, pues entre todos ellos parece haber un acuerdo para aplicar la ley del hielo frente a las luchas de trabajadores que se desarrollan en este momento.

Por su puesto el mayor responsable de todo esto es el Morena, por ser el partido del presidente y ser mayoritario en el congreso federal, tener gran parte de gubernaturas con mayoría en congresos locales y en especial, presumir ser de izquierda sin querer ver las causas de los de abajo.

La indiferencia del régimen hacia las causas obreras se manifiesta en este momento porque existen distintos conflictos a nivel local y federal que no encuentran solución o no tienen una solución satisfactoria para la clase obrera de conjunto; el primero es el que ya mencionamos aquí de la universidad nicolaíta de Michoacán donde gobierna Silvano Aureoles del PRD.

También encontramos el ya muy conocido caso de la huelga del SutNotimex, donde la directora de la agencia Notimex, Sanjuana Martínez ha probado en un sinfín de veces ser corrupta y estar en contra de los Contratos Colectivos de Trabajo (CCT).

En la Ciudad de México, se encuentra la Asamblea de Profesores de la UACM en Lucha, reclamando la basificación, el respeto a sus derechos humanos y derechos humanos laborales, la defensa del CCT y del proyecto original de la Universidad, el aumento al presupuesto educativo y el compromiso con la lucha en contra de la precarización laboral. Cuestiones que tanto el Consejo Universitario (CU) como el gobierno de la CDMX de Claudia Sheinbaum se han empeñado en ignorar, dejando a los profesores en la completa indefensión.

También podemos nombrar la huelga del Sindicato de Trabajadores de la Universidad Autónoma Chapingo (STUACh), quien, hasta el día de hoy, viene sosteniendo una huelga que lleva 124 días, la causa es la misma, defienden sus derechos laborales y reclaman el pago del salario y los bonos que les corresponden. Por eso afirmamos que existe un acuerdo del régimen para imponer planes precarizadores y dar continuidad a las medidas patronales que caracterizaron al neoliberalismo, ya que ninguno de esos partidos defiende a la clase trabajadora.

Te puede interesar: Huelga de Chapingo cumple 117 días en medio de la pandemia

Desde la Izquierda Diario hacemos un llamado a cobijar estas luchas y a la conformación del Movimiento Nacional Contra la Precarización y los Despidos, como instrumento de combate para defender los derechos laborales y humanos de la clase trabajadora. La organización y la independencia política son fundamental para conservar, recuperar y ganar nuevas conquistas con el fin de vivir una vida mejor.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO