Juventud

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE MÉXICO

Diálogo con Angélica Cuéllar en Políticas: Descontento convertido en organización

Entre el viernes 6 y el lunes 9 de septiembre cientos de estudiantes de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales nos hemos dado cita en asambleas masivas. El repudio a la visita del político Ricardo Anaya destapó la cloaca sobre una larga lista de inconformidades por parte del estudiantado.

Martes 10 de septiembre | 20:14

Entre el cierre de las instalaciones, asambleas y la toma de algunos edificios los alumnos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) hemos dejado un mensaje claro: no sólo se trata de la presencia de Ricardo Anaya, el problema es la estructura antidemocrática de la universidad.

Los estudiantes exigimos ser tomados en cuenta en decisiones como los contenidos académicos de foros, coloquios, diplomados, pero también en el diseño de los planes de estudio, en el uso de los recursos, en el uso de espacios, etc., además de la anulación de todo tipo de pagos a cursos y diplomados dentro de la facultad.

Cuéllar, la directora de la facultad en cuestionamiento

El problema no es solo la presencia de Ricardo Anaya, como representante del PAN y la derecha más conservadora, sino en función de qué intereses se buscaba su regreso a la vida política, como docente invitado de la FCPyS.

La responsabilidad inmediata es de Angélica Cuéllar, directora del plantel quien busca posicionarse como una figura potable para la junta de gobierno, de cara a la próxima elección de rector, lo cual implica quedar bien con las múltiples fuerzas políticas que se mueven dentro de la universidad.

Por eso, la primera exigencia de los estudiantes organizados en la que hubo acuerdo fue la necesidad de que Cuéllar se presentara a un diálogo público con estudiantes para rendir cuentas sobre su administración y cuáles son los verdaderos intereses bajo los cuales opera.

Ante la enorme aceptación que el Morena ha tenido a nivel nacional, sostenido en 32 millones de votantes, Angélica Cuéllar, representante de este partido dentro de la pugna por rectoría, busca acomodar sus cartas para salir con ventaja de cara a la elección de rector.

En esta disputa por la rectoría, para el Morena y los partidos del gobierno, la prioridad será garantizar una transición ordenada en pro de la gobernabilidad dentro de la universidad, mediante la preservación de la figura del rector y la antidemocracia dentro de la UNAM.

Sea cual sea el resultado de la terna, entre los partidos que gobiernan existe el acuerdo de preservar la figura del rector intacta, como correa de transmisión de la política del gobierno federal para avanzar con la privatización de la educación y en contra de los sectores organizados, tanto de estudiantes como de trabajadores y académicos.

Una deuda pendiente con los estudiantes

La contundencia que el movimiento estudiantil expresó en la universidad el año pasado a partir del 3S, ha vuelto dentro de esta facultad para encontrarse con una nueva generación que no parte de cero y deja ver un clima de politización e inconformidad que retoma conclusiones que permiten al movimiento un nuevo alcance.

Así, en el contexto del próximo cambio de rector en la UNAM, una de las principales demandas de la comunidad estudiantil ha sido la necesidad de democratizar la toma de decisiones dentro de la universidad que afectan directamente a estudiantes, trabajadores y académicos, así como la defensa de la educación pública y gratuita. Demandas históricas del movimiento estudiantil que hicieron eco con fuerza en el proceso de #FueraPorrosdelaUNAM.

A pesar de que el diálogo se había programado para este lunes, las autoridades no se presentaron por lo que se realizó una segunda asamblea, la más nutrida en lo que va del año, con alrededor de 800 estudiantes a lo largo del día.

En ella se votaron entre otras cosas, la realización de asambleas por carrera de forma cotidiana, para definir voceros rotativos y revocables, que con mandato de base sea quienes lleven las demandas de la comunidad estudiantil a las comisiones y sesiones de consejo técnico, las cuales se exigirá que sean abiertas. Esto como un primer paso para cuestionar la antidemocracia dentro de la universidad.

La primer convocatoria quedó para este martes a partir de las 10, para posteriormente realizar una asamblea general a la una de la tarde. Además como medidas de presión se votó la toma de los edificios G y H, el cierre del circuito Mario de la Cueva y un paro activo para todo el día.

En la noche del lunes, las autoridades accedieron a un diálogo abierto en presencia de la directora del plantel para el mismo martes a las 5 de la tarde, queda ver bajo qué condiciones se desarrollara dicho diálogo.

Qué perspectiva para este nuevo movimiento

La presencia de voceros con mandato de base dentro de las sesiones del consejo técnico en las comisiones que es en realidad, donde se discute lo que posteriormente se someterá a votación en las sesiones del consejo universitario, es sólo el primer paso para cuestionar más profundamente la antidemocracia de la UNAM.

La perspectiva del movimiento estudiantil debería ser la abolición de la figura del rector (como se discutió hace un año), mediante la construcción de un gobierno tripartito (estudiantes, trabajadores y académicos) con mayoría estudiantil, que, funcionando por asambleas de base, sea quien tome las decisiones de esta universidad.

Donde se discuta, por ejemplo, cómo se usa el presupuesto, el diseño de planes y programas de estudio, la plantilla docente, así como temas que atañen a los estudiantes como la violencia en contra de las compañeras y la comunidad sexodiversa, o la represión de quienes nos organizamos, perpetrados en la mayoría de los casos, por las mismas autoridades universitarias.

Es decir, un gobierno que de verdad represente los intereses de los estudiantes, profesores y trabajadores, y no una junta de 15 notables que nadie elijo. Además, bajo esta perspectiva deberíamos también pelear por abolir la legislación universitaria que sustenta el funcionamiento del inquisidor Tribunal Universitario, principal encargado de expulsiones políticas contra compañeros.

Por otro lado, la lucha por la educación pública y gratuita hoy implica rebelarse en contra de los “planes de austeridad” que han significado recortes en el sector educativo, y otros sectores golpeados.

Eso en estos momentos significa la alianza con los trabajadores del sector estatal y los sindicatos del sector educativo, por ejemplo, de las 11 universidades declaradas en quiebra a nivel nacional, así como de otros sectores que han demostrado en lucha, como el potente movimiento de mujeres que en las últimas semanas ha expresado su descontento en las calles.

Desde la Agrupación Juvenil Anticapitalista consideramos que para que el movimiento estudiantil avance en conquistar sus demandas, es necesaria la independencia y la desconfianza franca de las autoridades y todos los partidos del régimen, y que esté dispuesto a revolucionarlo todo no sólo dentro de la universidad, sino en contra de los golpes en contra del pueblo pobre y trabajador.

Si tienes acuerdo con esta política te invitamos a conocernos y a organizarte con nosotros.

Búscanos en Facebook como Agrupación Juvenil Anticapitalista- CU






Temas relacionados

Angélica Cuéllar   /   Ricardo Anaya   /   Rectoría UNAM   /   Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM   /   Educación   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO