Géneros y Sexualidades

ABORTO LEGAL

Dafne libre luego de tres años en prisión: por qué luchar por el derecho al aborto

Tras 3 años en prisión, esta semana salió en libertad mujer que fue encarcelada en Querétaro por un aborto espontáneo. Como ella, cientos de mujeres trabajadoras e indígenas son encarceladas injustamente.

Laura Aparicio

Pan y Rosas México

Jueves 24 de enero | 23:29

El 17 de febrero de 2015, Dafne tuvo un aborto espontáneo en el baño de Liverpool -lugar donde trabajaba- de un embarazo del que no tenía conocimiento; y fue culpada de homicidio agravado y fue sentenciada a 16 años de cárcel.

Mientras se encontraba en su trabajo, comenzó a sentir fuertes dolores abdominales, en ese momento no tenía conocimiento de su embarazo debido al hipotiroidismo y la irregularidad en sus ciclos menstruales. Al sentirse mal acudió al personal medicó de la tienda donde laboraba y no se le dió atención, entonces acudió a los baños en donde comenzó la labor de parto y debido a la pérdida de sangre se desmayó.

Debido al desconocimiento, la situación extrema en que se dió el parto y la nula atención médica por parte de Liverpool, el bebé murió; razón por la que Dafne fue acusada de homicidio agravado, detenida y juzgada.

Este no es el único caso en que las mujeres son encarceladas injustamente, cientos de mujeres trabajadoras e indígenas han pasado por situaciones similares, en que desconocen la existencia de un embarazo -por problemas de salud o falta de educación sexual- y viven partos fortuitos, o que están embarazadas pero tienen abortos espontáneos debido a situaciones externas a sus deseos, como es el caso de las millones de mujeres que tienen que seguir trabajando aún cuando están en el tercer trimestre de gestación; pero nadie condena a las grandes empresas, las fábricas y demás centros de trabajo que obligan a sus empleadas a trabajar hasta el último día de su embarazo.

Después de tres años, Dafne fue absuelta y quedó en libertad, tras la resolución a su favor en el Juzgado del Tribunal de Justicia Penal; sin embargo, la gran mayoría de los casos se quedan en completo anonimato, muchas mujeres indígenas ni siquiera saben de qué se les acusa porque no hablan español y no se les asigna un traductor como establece la ley.

Al salir, Dafne dijo con felicidad: "voy a poder ver a mi bebé", refiriéndose a su hija pequeña, que no había visto desde su encarcelamiento. Este tipo de detenciones y encarcelamientos se realizan con muchas irregularidades, de forma rápida y con una sobre carga moral porque pretenden ser aleccionadoras para todas las mujeres en tanto que la vida de las mujeres no importa, y que nuestros cuerpos no nos pertenecen.

No basta con juicios justos o con perspectiva de género, queremos ser dueñas de nuestro cuerpo y de nuestra vida. Algunos casos serán como este, en que no había conocimiento del embarazo, y muchos otros serán por razones diversas, pero, en tanto no exista educación sexual plena y anticonceptivos gratuitos, será necesario el aborto libre, seguro y gratuito para que las mujeres no dejemos la vida en las clínicas clandestinas o seamos encarceladas.

La legalización del aborto sólo será conquistado a través de la movilización en las calles, y la organización de las mujeres apoyadas por otros sectores -también explotados y oprimidos-; porque las mujeres que viven en carne propia las consecuencias de un aborto esponáneo o clandestino son las trabajadoras, estudiantes y las indígenas, siempre las más precarizadas.






Temas relacionados

Querétaro   /   Aborto legal, seguro y gratuito   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO