Cultura

EFEMÉRIDES LITERARIAS

Cuando Maiakovsky visitó México

Vladimir Maiakovsky vino al mundo el 7 de julio de 1893. En 1926 estuvo en México.

Viernes 6 de julio | 20:44

Vladimir Mayakovski (1893-1925), conocido como el poeta de la joven revolución soviética, llegó al puerto de Veracruz a bordo del barco España después de una estancia en París, un viaje a España y una breve estancia en Cuba.

En tren recorrió el trayecto que separa el puerto de la Ciudad de México y en la Estación de Buenavista, lo esperó el pintor Diego Rivera en el frío amanecer del 8 de julio de 1926, ya en la temporada de lluvias.

Eran los días en que Rivera trabajó en los murales de la Secretaría de Educación Pública, a los que Maiakovsky describió como “los primeros frescos comunistas del mundo”.

Pasó en México casi tres semanas, y se encontró con Rivera, que hablaba ruso, casi todos los días. Recorrió la ciudad, visitó sitios de interés artístico, iglesias, museos, cines y teatros. Lo entrevistaron el Excélsior y El Universal.

Relata Raquel Tibol, cronista cultural y periodista, en un artículo publicado en la revista Proceso en 1983 “Le subyugó la naturaleza mexicana ‘No he visto otra tierra como esta y no creía que existiera’, escribió en sus notas junto a bosquejos de paisajes. La hospitalidad y amabilidad del mexicano lo conquistaron, lo mismo que las habituales frases de cortesía”.

Pero no todo fue visitar los lugares más prósperos y a la intelectualidad. Pidió a sus amigos del partido comunista que lo llevaran a recorrer las zonas pobres de la capital mexicana.

“Lo que le gustó de México, pues –las inesperadas bellezas naturales, el revolucionario arte de Diego Rivera, los miembros del partido comunista – no pudo borrar su impresión de la pobreza, la degradación y la miseria que pasaron ante sus ojos, y mucho menos la corrupción moral y política del gobierno de (Plutarco Elías) Calles”, señala William Richardson en su ensayo “Maiakovsky en México”.

Plasmó su visión del México de la década de 1920 en la sección dedicada a México de su libro Moe otkrytie Atneriki (Mi descubrimiento de América), de 1926.

Maiakovsky escribió el poema “Trópicos” durante el viaje en ferrocarril de Veracruz a la Ciudad de México.

Reproducimos la versión publicada en La Jornada, tomada de la revista La Palabra y el Hombre, de 1984, y recogida en Poetas del mundo, Cuadernos de La Palabra, Universidad Veracruzana, 2007. Traducción del ruso: Carlo Antonio Castro y Raymundo Aguas Franco.

Trópicos

Me asomo:

He ahí

los trópicos.

Mi vida entera

suspiré una y otra vez por ellos.

Y el tren

avanza de prisa

entre palmares

entre platanales.

Sus abanicantes siluetas

adoptan figuras que marean:

Otra me parecen sacerdotes,

ora pintores.

¡Ay, ni uno mismo

da crédito a sus ojos!:

Entre el alboroto y el hervor

se yerguen los cactos

cual tiros de samovar.

Y en esas chimeneas las avecillas

lucen más lindas que de ordinario.

En tal sentido

—gorrioncillos

parecen—

cantan claramente. No acabo

de compenetrarme del bosque, el delirio,

el calor

el día,

cuando día

y bosque desaparecen

sin crepúsculo

ni

transición.

¿Dónde está el horizonte?

Toda línea

se ha desvanecido.

Aclárame

¿cuál es la estrella

y dónde

están los ojos del jaguar?

Ni el más hábil

recaudador contaría

las estrellas

del trópico nocturno,

a tal punto

en las noches de agosto

colmadas de luceros

son infinitas.

Me asomo:

No se distingue nada.

Mi vida entera

suspiré por los trópicos.

El tren sigue su marcha

entre el paisaje,

entre el aroma

de los plátanos.

Te puede interesar: Maiakovsky multitask






Temas relacionados

Diego Rivera   /   muralismo   /   Maiakovsky    /   Historia   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO