Mundo Obrero México

CONFERENCIA DE PRENSA

Convocan a Encuentro Nacional contra la Precarización y los Despidos

Organizaciones políticas, sociales y sindicales llamaron a un Encuentro Nacional de trabajadoras y trabajadores para el próximo 18 de julio. Trabajadores del sector público y privado, de cualquier sector y régimen laboral podrán reunirse para discutir los pasos en la lucha contra la precarización laboral y los despidos.

Jueves 25 de junio | 16:44

Este jueves se llevó a cabo la primera conferencia de prensa convocada por las distintas organizaciones políticas, sociales y sindicales que impulsan el Movimiento Nacional contra la Precarización Laboral y los Despidos. Este encuentro con la prensa tuvo como finalidad dar a conocer las luchas que conforman este esfuerzo y los ejes de lucha que lo articulan.

Durante las intervenciones de esta conferencia, trabajadoras de distintos sectores como Flora Aco, impulsora de la Campaña Queremos Trabajo Digno, tomaron la palabra para destacar la necesidad de unidad para enfrentar un panorama cada vez más adverso para las y los trabajadores.

Trabajadores de General Motors Silao denunciaron despidos así como la inacción de organismos laborales y de ddhh. Denunciaron también el contagio de por lo menos siete compañeros en la planta.

Trabajadores de Chapingo, por su parte, denunciaron la precarización del trabajo académico. Señalaron que la falta de organización es un factor importante en el avance de los ataques patronales.

Integrantes de la Asamblea de profesores de asignatura de la UACM destacaron la invitación a un Encuentro Nacional de trabajadoras y trabajadores sindicalizados o no sindicalizados para el próximo 18 de julio. Destacaron el llamado a conformar asambleas en cada centro de trabajo como una tarea inmediata para organizar la asistencia a este Encuentro que busca aglutinar trabajadores del sector público y privado así como de cualquier gremio.

A continuación, reproducimos el comunicado distribuido a la prensa:

Propuesta por un Movimiento Nacional Contra la Precarización y los Despidos

Esta propuesta nace como respuesta a la necesidad apremiante de enfrentar la precarización laboral y los despidos que se han multiplicado durante la pandemia.

Consideramos urgente la unidad de las y los trabajadores para poner en pie un gran movimiento nacional que nos permita enfrentar estos flagelos propios del capitalismo.

La Asamblea de Profesores de Asignatura de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) en Lucha dio un primer paso en ese sentido, al hacer una convocatoria a la que nos sumamos y que desarrollamos con esta propuesta. Este pronunciamiento está abierto a la discusión con otros sectores de trabajadores, jóvenes, mujeres y pueblo en general, para ser enriquecido con sus propuestas y reivindicaciones, y para ser suscrito por otras organizaciones o individuos que acuerden con lo que aquí se plantea.

Durante los últimos 35 años, en México y el mundo las y los trabajadores hemos sido sometidos a la precarización laboral bajo el neoliberalismo, que ha liquidado muchos de nuestros derechos y conquistas, con la inestabilidad en el empleo, los bajos salarios, la falta de seguridad social, la flexibilidad en las tareas a desarrollar, los horarios de trabajo extenuantes y las pensiones insuficientes o inexistentes para afrontar la vejez, con el fin de elevar las ganancias de los empresarios, mientras se privatizan los servicios públicos.

Según investigaciones del Centro de Análisis Multidisciplinario (CAM) de la UNAM en 36 años, hasta 2018, el salario perdió 88.7 % del poder de compra en este periodo. Y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) estima que seis de cada 10 mexicanos trabajan en la informalidad, sin derechos laborales de ningún tipo.

Este retroceso también se expresa en el avance del trabajo precarizado en los sindicatos independientes y sobre los trabajadores estatales. El porcentaje de trabajadores que se encuentran sindicalizados es cada vez menor, mientras aumentan las violaciones a los Contratos Colectivos de Trabajo.

Existen muchos tipos de contratación precaria que los anteriores gobiernos neoliberales impusieron y que el gobierno actual solo planteó regular más no eliminar, con la reforma laboral de 2019. Estos contratos precarios niegan los derechos humanos laborales.

Para la mayoría, los salarios no alcanzan para satisfacer las necesidades básicas de nuestras familias, lo que constantemente obliga a las madres (que integran cada vez más el mercado laboral) y padres de familia a tener más de un empleo con desgastantes jornadas, mermando su salud, su calidad de vida y rompiendo los lazos familiares y sociales.

Asimismo, el magro presupuesto para los servicios públicos (salud, educación, cultura, entre otros) ha propiciado su drástico deterioro y desmantelamiento, afectando al pueblo en general.

Mientras los trabajadores “de base” pierden cada vez más derechos, a los “precarios” se les invisibiliza. No tenemos estabilidad laboral, jubilación, Seguro Social, caja de ahorro, contrato colectivo, nómina, derecho a organizarnos en un sindicato; y cuando lo tenemos, sus dirigentes defienden los intereses patronales.

Trabajamos fines de semana, días festivos y no recibimos aguinaldo. La palabra “utilidades” no está en el vocabulario de los empresarios. Trabajamos en call centers, somos repartidores de comida para empresas como Uber, Didi, Rappi; cajeros de empresas como Walmart, Aurrerá, Elektra; somos los jóvenes que atienden noche y día los Oxxo. En ocasiones lo hacemos enfermos; no existen permisos por incapacidad médica. Vivimos al día; apenas si ganamos para sobrevivir.

La crisis sanitaria provocada por la pandemia de COVID 19 profundizó la económica, que se venía arrastrando, generando más precarización, rebajas salariales, cientos de miles de despidos, contagios y muertes de trabajadores por la voracidad de ganancias de los patrones. ¡El capitalismo mata!

El INEGI reconoce 12 millones de nuevas personas sin empleo en el país desde la emergencia del COVID-19, son familias que se han quedado sin sustento. La crisis se tradujo para distintas dependencias públicas en un recorte del 75 % del “gasto corriente”, golpeando a las y los trabajadores precarios de las dependencias y afectando los servicios públicos, profundizando las llamadas políticas de austeridad que habían registrado cientos de miles de despidos y un recorte en el gasto social, mientras los altos funcionarios mantuvieron sus privilegios.

El caso de Rodolfo Huvy Cruz, joven estudiante de la UACM y empleado de un call center al servicio de Elektra, quien murió de COVID 19 al tener que seguir trabajando en condiciones insalubres, es muestra de que a los patrones no les importan nuestras vidas: no debemos morir por la negligencia criminal de los Salinas Pliego y los grandes empresarios de las maquiladoras, tolerada por el gobierno.

Rechazamos el decreto del Consejo Nacional de Salubridad que clasificó a las industrias minera, automotriz, maquiladora y la construcción, como actividades “esenciales”, pues pone en riesgo la vida de los obreros y responde a la presión imperialista de Donald Trump y favorece los magaproyectos, como el Tren Maya.

En la maquila las denuncias abundan: en las plantas no hay gel antibacterial, jabón y agua y, hay hacinamiento. Se usan tubos de PVC y hule cristal para “mantener la sana distancia”, fueron clausurados comedores y el transporte de personal. No hay guantes, ni cubrebocas y cuando quieren ir al baño a lavarse las manos se les impide. Además, les obligan a firmar su renuncia anticipada.

Otro importante sector que enfrenta la pandemia en la primera línea son los trabajadores de la salud, quienes también padecen las consecuencias del avance de los planes neoliberales contra los derechos sociales y la privatización de los servicios, que ha provocado que el sistema de salud pública se encuentre en malas condiciones. México está entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con los índices más bajos en el número de camas (1.0 por cada mil habitantes), médicos (2.3 por cada mil habitantes) y enfermeras (2.5 por cada mil habitantes).

Los trabajadores de la salud representan más del 20 % de los casos de contagio confirmados a nivel nacional, lo que está íntimamente vinculado a la falta de insumos, equipos de bioprotección, test a todo el personal de los hospitales y el deterioro de sus centros de trabajo. Esta situación ha provocado múltiples protestas de los trabajadores de este sector en todo el país.

La crisis golpea de manera aún más brutal a las mujeres, quienes representan el 40% del mercado laboral a nivel mundial y ocupan el 70 % de los trabajos más precarios por lo que son las primeras en ser despedidas o sufrir recortes salariales, son mayoría en el sector salud, ven multiplicadas sus jornadas de trabajo en tanto concentran las tareas de cuidados, crianza y del hogar, según datos de la ONU sobre las mujeres recaen 39 horas a la semana más de trabajo no remunerado por las tareas domésticas, ademas se suma la brecha salarial que todavía se mantiene. A la par la violencia continúan a la alza, con más de 10 feminicidios al día.

Estas condiciones no se toleran sin respuesta, y el gobierno de la 4-T es cuestionado. Desde 2015 las y los trabajadores en México hemos comenzado a decir basta: a las huelgas en la maquila, con la lucha emblemática de Lexmark y la rebelión de los trabajadores de San Quintín en Baja California, siguieron las huelgas en Matamoros con el movimiento 20-32.

Le siguieron paros laborales en varios puntos del país: Goodyear, Rintex, Civac, Nissan y se organizaron movimientos emblemáticos en General Motors. También lucharon las y los trabajadores de sindicatos universitarios, algunos mediante la huelga como el Sindicato Independiente de Trabajadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (SITUAM). Desde ese año han surgido por lo menos unas 250 luchas obreras, algunas siguen en curso aun en medio de la pandemia, como las y los docentes de la UACM, las y los trabajadores del Sindicato Único de Trabajadores de Notimex (SUTNOTIMEX) (la primera huelga en la 4-T), que llevan desde el 21 de febrero exigiendo sus demandas y la huelga de los trabajadores administrativos del Sindicato de Trabajadores de la Universidad Autónoma Chapingo (STUACh).

Si los trabajadores de los distintos sectores en lucha nos unimos podemos ser más fuertes y recuperar nuestros derechos, defender nuestra vida ante la pandemia y lograr condiciones de trabajo dignas. Todas estas luchas han tratado de ser invisibilizadas por la patronal y el gobierno. Pero algo está cambiando en el ánimo de distintos sectores de trabajadores y trabajadoras.

Para que no se pongan en riesgo nuestra salud y nuestras vidas; para que no perdamos nuestro sustento; para que no se degraden más las condiciones de vida de nuestras familias; para que nuestras luchas no queden aisladas y puedan triunfar; para recuperar nuestros derechos y conquistar nuestras demandas, es necesario organizar un movimiento nacional contra la precarización laboral y contra los despidos.

Un movimiento que recorra las maquilas, las tiendas departamentales, los ranchos de jornaleros, los call center, las apps, las empresas de electrónica, la industria del automóvil, las universidades como la UACM o las que se encuentran en quiebra técnica, las dependencias del Estado, las escuelas públicas y privadas y las instituciones de salud. Que organice a los no organizados, que una a los precarios con los de base, a los sindicalizados y no sindicalizados, a los nativos con los migrantes; que sea, amplio, democrático, que sume a intelectuales, sindicatos que se reclaman democráticos, colectivos, activistas y trabajadores independientes que tengan acuerdo con esta propuesta.

  • Prohibición de los despidos y de las rebajas salariales. Reinstalación de todos los despedidos y de los no recontratados por capítulo 3000, honorarios u otros.
  • Suspensión de labores en las industrias no esenciales mientras que la pandemia siga en auge. Equipo de protección de calidad y gratuito para las y los trabajadores de sectores esenciales.
  • Comisiones de Higiene en cada empresa, elegidas por los trabajadores. No volveremos al trabajo en condiciones insalubres. Cualquier reinicio de actividades debe partir, no de la decisión del gobierno y los empresarios, sino de la valoración y discusión de las y los trabajadores, en asambleas de base, exigiendo pruebas de diagnóstico para todos y considerando los riesgos para los trabajadores y sus familias.
  • Aumento inmediato al presupuesto del sector salud (mínimo 10 % de PIB) para adquirir todos los insumos necesarios que permitan enfrentar la pandemia y evitar contagios de las y los trabajadores (equipo de bioprotección, test masivos, camas, ventiladores, insumos de higiene, mascarillas, guantes, entre otros).
  • Aumento al presupuesto para educación, ciencia, arte y cultura, que permita el respeto a los derechos laborales en de trabajadores del sector y el acceso universal a los servicios.
  • Los recursos para salud, educación, arte, cultura y ciencia pueden provenir de dejar de pagar las ilegitimas deuda externa e interna, como el Fondo Bancario de Protección al Ahorro (FOBAPROA); de impuestos progresivos a las grandes fortunas y las grandes empresas nacionales y extranjeras y; del recorte al exorbitante y creciente presupuesto a las Fuerzas Armadas, la Guardia Nacional y la policía, responsables de múltiples violaciones a derechos humanos.
  • Pago de salarios al 100% y aumento salarial equivalente al costo de la canasta básica y ajustado a la inflación.
  • Reducción de la jornada laboral, que permita repartir las horas de trabajo entre personas ocupadas y desocupadas, con garantía de un ingreso digno.
  • Que las empresas que despidan, que paguen menos salarios o que tengan casos de Covid 19 por malas medidas de seguridad, sean expropiadas sin indemnización y puestas a funcionar bajo control de sus trabajadoras y trabajadores.
  • Resolución inmediata de las demandas de las trabajadoras y trabajadores de Notimex, UACM, Chapingo, General Motors, Sector Salud, Secretaria de Cultura: YaPagameINAH, No Vivimos Del Aplauso, Coalición Postal y todas las luchas abiertas y venideras por la defensa de los derechos laborales.
  • Plenos derechos laborales para todas las y los trabajadores y, acceso universal y gratuito a servicios públicos de calidad: salud, educación, vivienda digna, pensiones y jubilaciones.
  • Abajo la subcontratación (outsourcing), los contratos simulados y eventuales, que violan los derechos laborales y permite que la patronal evada sus responsabilidades frente al trabajador. Respeto al derecho de estabilidad laboral y acceso a la basificación.
  • Plan de emergencia contra la violencia hacia las mujeres.
  • Plenos derechos para las personas migrantes.
  • Cumplimiento de laudos y resolución pronta en juicios laborales.
  • Que las centrales sindicales que se reclaman democráticas, retomen las demandas de las y los trabajadores precarios e impulsen acciones efectivas para conseguirlas.
  • Contra el “charrismo” sindical, por la democracia de los trabajadores y la independencia de los sindicatos del Estado. Por un sindicalismo democrático, combativo, internacionalista, clasista y solidario. Por un movimiento obrero independiente del gobierno de la 4T y los partidos políticos del régimen capitalista.
  • Respeto a la libre organización ¡Basta de represión a quienes luchan!

Somos los trabajadores los que movemos escuelas, hospitales, fábricas y el transporte, somos los millones que estamos sufriendo la crisis económica y social que ha llegado con el Covid-19. Porque los trabajadores somos esenciales para producir lo necesario para la sociedad, mientras los grandes empresarios viven de nuestro esfuerzo y de nuestro trabajo, ellos no son esenciales, nosotros sí.
Construyamos un gran movimiento contra la precarización y los despidos. ¡Únete!

Contáctanos a: 5570532381

Firmantes:

Asamblea de Profesores de Asignatura de la UACM en Lucha; Agrupación Magisterial; Nuestra Clase; Centro de Estudios Documentación y Análisis Materialista (CEDAM); Comité Promotor Todos Unidos Contra el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México; Contra Corriente SITUAM; Coordinadora 1DMX; Desde las Bases STUNAM; Frente de escuelas democráticas febrero 25 (FEDEF); Frente Nacional de Trabajadores de la Salud (FNTS); Frente Popular Francisco Villa Independiente (FPFVI); Generando Movimiento, General Motors Hacer en Común; Jornaleros Agrícolas de San Quintin Baja California; Organizations de Lclaa AFL -CIO -Sacramento Corporate; Movimiento Democracia Directa (MDD); No Vivimos Del Aplauso; Pan y Rosas México; Queremos Trabajo Digno; Sindicato Bajacaliforniano de Trabajadores de Empresas Maquiladoras (SIBATREM); Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad Autónoma Chapingo (STAUACh); Sindicato Independiente de Trabajadores del Colegio de Postgraduados (SINTCOP); Sindicato Nacional de Docentes del Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (SINADOCO); Sindicato Unión de Trabajadores del PRD; Trabajadorxs independientes precarixs (apps, call center), trabajadores de cultura, del SITAUNAM, del SITUAM; Unión General de Trabajadores de México (UGTM); YaPágameINAH; Trabajadores y personal comisionado de la Agencia de Protección Sanitaria CDMX; Foro de Luchas Sociales (FLS): Asamblea General de Trabajadores (AGT), Bloque por el cambio-no reelección STUNAM, Frente Nacional de Movimientos y Organizaciones Populares (FNAMOP), Grupo Socialista Obrero (GSO), Movimiento de las y los Trabajadores Socialistas, Sindicato de la Unión de Trabajadores del Instituto de Educación Media Superior (SUTIEMS), Brigadas Emiliano Zapata de México (BEZ-MÉX).






Comentarios

DEJAR COMENTARIO