Sociedad

REFUGIADOS

Con la militarización, México y EEUU impulsan desplazamientos forzados

El último caso conocido fue el de 700 campesinos desplazados de El Petén, Guatemala. Trump quiere construir ahí una base militar.

Martes 20 de junio de 2017 | 18:38

Día Mundial del Refugiado: una fecha fijada por la ONU el 20 de junio. El mismo organismo que despliega los cascos azules en cada país donde escalan los conflictos, como sucedió en Haití. Y ahí las fuerzas reaccionarias de la ONU despliegan su poder: para matar, para violentar, para aterrorizar, como hicieron en Haití.

Al final de 2016 había 65,6 millones de personas forzosamente desplazadas en todo el mundo, un incremento de 300,000 con respecto a 2015. Más que toda la población de algunos países europeos, como el Reino Unido.

En el caso de México, El Salvador, Honduras y Guatemala, muchas veces los migrantes inician una travesía incierta orillados por las amenazas de las maras centroamericanas, el crimen organizado y la militarización. Jóvenes y niñas viven en riesgo de ser reclutados por las maras los primeros, o para la explotación sexual las segundas.

“En mi barrio es normal encontrar cadáveres en la calle. Gente asesinada a tiros. Demasiadas cosas. Aunque quisiera, no podría regresar a mi país.” Testimonio e Camilo*, hondureño de 17 años que ha pedido asilo en Estados Unidos, entrevistado por Amnistía Internacional en febrero de 2017.

Entre las maras, la MS13 es una organización del crimen organizado trasnacional fundada en Los Ángeles en la década de 1980. La política de las administraciones estadounidenses de armar a los paramilitares para ahogar las luchas en Centroamérica, junto con las deportaciones fueron esenciales para que prospere el crimen organizado.

Mientras tanto, en México, funcionarios estadounidenses han cobijado a autoridades asociadas con cárteles del narcotráfico -como el exgobernador de Tamaulipas Tomás Yarrington, protegido de George W. Bush-, a las que también surtieron de armas, como se evidenció en la Operación Rápido y Furioso.

Hasta 2015, hubo 287,000 personas desplazadas en México. Desde 2011, entre 7,000 y 11,000 mexicanos por año solicitan asilo en Estados Unidos. Muchos son rechazados y en lo que esperan el dictamen, pasan meses y hasta años en los centros de detención para migrantes, en condiciones infrahumanas.

Ya el demócrata Barack Obama exigió la aplicación del Plan Frontera Sur en México, para impedir que los migrantes centroamericanos atraviesen el territorio para llegar a Estados Unidos. El actual presidente Trump endureció su retórica: de su campaña basada en un discurso de odio y xenófobo, que criminalizó a los migrantes, de amenazas de deportaciones masivas y cárcel, pasó a endurecer la política contra los migrantes indocumentados.

En ese contexto, la administración Trump junto con los gobiernos de México, El Salvador, Honduras y Guatemala, se aprestan a reforzar la militarización y la injerencia estadounidense en la región con un plan militar conjunto, para preparar una nueva fase del saqueo y la expoliación de recursos a favor de las trasnacionales.

El despliegue militar, de concretarse, sólo llevará a más desplazamientos forzados, desapariciones, torturas y ejecuciones.

Por eso es fundamental que la clase trabajadora y los sectores populares de la región se unan y pongan en pie un amplio movimiento contra la militarización, el muro de Trump y las deportaciones.

Para que seamos miles de voces que se alcen a un lado y otro del río Bravo en defensa de las y los migrantes, te invitamos a que te sumes a la campaña contra el muro de Trump y las deportaciones. Difúndela en tu centro de trabajo, de estudio, en tu colonia o ciudad.

Firma AQUÍ y difunde este petitorio entre tus familiares, tus amigos y tus compañeros de trabajo.

Te puede interesar: ¡Súmate! Contra el muro de Trump y las deportaciones






Temas relacionados

#AbajoelMuro   /   México   /   Donald Trump   /   Guatemala   /   Migrantes   /   El Salvador   /   Honduras   /   Sociedad   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO