Géneros y Sexualidades

MUJER

Con la fuerza de las mujeres: ¡luchamos en defensa de la educación pública y contra la violencia patriarcal!

El ataque porril del 3 de septiembre, despertó la indignación estudiantil. Las mujeres estudiantes y universitarias nos hemos puesto al frente de las asambleas, los paros y las movilizaciones masivas junto a nuestros compañeros.

Viernes 14 de septiembre | 14:18

El ataque porril del 3 de septiembre, despertó la indignación estudiantil. Las mujeres estudiantes y universitarias nos hemos puesto al frente de las asambleas, los paros y las movilizaciones masivas junto a nuestros compañeros, para repudiar el ataque orquestado desde Rectoría y exigir la democratización de nuestras escuelas y universidades. Pero esta fuerza tiene que ir por mucho más.

La indignación por el ataque porril, también es la indignación por más de una década de agravios contra la juventud, hemos crecido bajo la “Guerra vs el narco”, los desaparecidos, el asesinato a luchadores sociales y periodistas, el aumento a la violencia contra las mujeres, la criminalización por el derecho a decidir, el feminicidio y los crímenes de odio, el desempleo, la precarización de la vida, con miles de jóvenes excluidos de la educación superior. Nos quieren quitar el futuro.

Ante este duro panorama y con la emergencia de un nuevo movimiento juvenil, es necesario ir más allá de las demandas estudiantiles, desde la agrupación de mujeres Pan y Rosas ponemos todos nuestros esfuerzos para que este movimiento se desarrolle y se fortalezca, por ello consideramos que:

En primer lugar que el movimiento conserve su independencia política respecto los partidos del régimen y el Estado, que en los últimos años hemos comprobado que son los responsables de la violencia, la desaparición y la precarización de la vida. Como con los 43 de Ayotzinapa, insistimos #FueElEstado.

En segundo lugar que la toma de decisiones dentro del movimiento sea lo más democráticamente posible, para nosotras debe ser: integrando a la comunidad de conjunto con asambleas tripartitas (con trabajadores, académicos y estudiantes) por medio de delegados rotativos y revocables con mandato de asamblea, con asambleas generales públicas y abiertas.

En tercer lugar nos parece indispensable la unidad e incorporación de otros sectores en lucha, como las y los jóvenes que luchan por el acceso a la educación, las madres que luchan contra el feminicidio y la desaparición, las mujeres que luchan por el derecho a decidir, los pueblos que luchan contra el despojo, las y los obreros que luchan por sus derechos como las y los Jornaleros de San Quintín, quienes ya saludaron y se pronunciaron en favor de este movimiento. De igual forma es muy importante la unidad con el magisterio disidente, en la calles y con estos sectores populares está la fuerza vital que el movimiento tiene que aprovechar.

Por el derecho a decidir y contra la violencia patriarcal

Desde el movimiento estudiantil también expresamos, la rabia y el hartazgo que nos provoca la perpetuación de la violencia patriarcal en los espacios educativos y universitarios. Ante las terribles condiciones que enfrentamos a diario, denunciamos que las autoridades minimizan los casos de acoso y abuso sexual dentro de las escuelas y también, obstaculizan las investigaciones en casos de violación, desaparición y hasta feminicidios de compañeras, como lo hicieron con Miranda y Lesvy, nuestra Universidad también refleja la situación del país.

Frente al panorama de impunidad frente al feminicidio, el aumento de la violencia contra las mujeres, la represión a las luchadoras sociales; la criminalización de nuestro derecho a decidir y los crímenes de odio, consideramos indispensable que salgamos unitariamente a las calles. Por eso proponemos que el movimiento estudiantil abrace las siguientes demandas: la lucha contra la violencia hacia las mujeres, destitución, juicio y castigo a jueces y autoridades cómplices de impunidad ante el feminicidio, por Comisiones Independientes integradas por luchadoras sociales, personalidades de derechos humanos y familiares de las víctimas, por la desmilitarización del país, ¡alto al ataque y hostigamiento a l@s periodistas y luchadoras sociales, así como contra la tortura sexual, por la separación efectiva entre la Iglesia y el Estado. Por el derecho a decidir de las mujeres. Por los derechos de la comunidad LGBTII; esclarecimiento y castigo de los crímenes de odio.

Y este 28 de septiembre el movimiento retome como Jornada de Lucha el Día Internacional por el Derecho al Aborto, que todas y todos los estudiantes levante su pañuelo verde por el derecho a decidir. ¡Justicia Mariana Lima, Miranda Mendoza, Lesvy Berlín!

Desde Pan y Rosas, partimos de una definición fundamental: la violencia patriarcal y la opresión de género son una condición estructural de la sociedad de clases en la que vivimos. El Estado y sus instituciones son los principales responsables de la reproducción material e ideológica de la violencia patriarcal contra las mujeres. Y desde este punto consideramos que tenemos que enfrentarla.

Nuestra perspectiva es anticapitalista y revolucionaria, es por la emancipación de las mujeres y del conjunto de la humanidad. Peleamos por acabar con la división patriarcal que divide las filas de hombres y mujeres, por impulsar un potente movimiento de mujeres combativo e independiente del Estado. Porque el movimiento estudiantil retome las mejores lecciones de autoorganización y de unidad entre estudiantes y trabajadores levantando como propia la bandera contra los feminicidios y la violencia patriarcal.

Te invitamos a súmate a organizarte con Pan y Rosas en tu centro de estudio y de trabajo.






Temas relacionados

Despenalización del aborto   /   Derecho al aborto libre, seguro y gratuito   /   Violencia Estructural   /   Porrismo   /   Movimiento de mujeres   /   Mujeres en lucha   /   Feminicidio   /   Pan y Rosas   /   Movimiento estudiantil   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO