Juventud

EDUCACIÓN PÚBLICA

¿Clases en línea? 6 razones para evitarlas y organizarnos contra la pandemia

Una de las consecuencias que ha tenido la cuarentena para muchos estudiantes, son las clases en línea. Sin embargo, éstas suponen muchas dificultades.

Emilia Macías

@EmiliaMacas1

Miércoles 15 de abril | 16:00

Entre las principales dificultades para tomar clases en línea encontramos el difícil aprovechamiento educativo de las “clases” y la falta de acceso a equipo de cómputo e internet desde casa.

Aquí te dejamos seis razones sobre por qué detener la clases en línea.

1- Las autoridades quieren clases en línea para evaluar, no para que aprendamos

Las clases en línea son una alternativa para continuar evaluando el curso pero, cuando los planes y programas de estudio están diseñados para ser presenciales, es irónico pensar que a distancia el aprendizaje será satisfactorio, dejando en claro que solo les interesa evaluar y cerrar el ciclo escolar.

Evaluar el semestre no debería ser la prioridad en este momento en el que enfrentamos una crisis sanitaria que golpea a la población a nivel internacional y principalmente a las familias que menos recursos tenemos. Además, las evaluaciones no toman en cuenta las distintas condiciones en las que viven millones de estudiantes.

2- Sólo algunos pueden tomar clases en línea

Muchos estudiantes no tienen los medios o el tiempo para conectarse a sus clases o realizar los trabajos que suelen pedirse desde plataformas electrónicas.

Muchos de nosotres no tenemos acceso a escanear nuestras tareas como lo piden algunos profesores, porque no contamos con uno en casa o no nos alcanza el dinero para hacerlo en un café internet.

No todes tenemos una computadora a nuestra disposición o a veces sólo hay una en nuestras casas y las ocupan nuestros papás para trabajar o nuestros hermanos para sus clases.

Si algo ha dejado en claro la crisis sanitaria es que no todas las familias podemos costear el abandonar nuestras actividades remuneradas para recluirnos en casa. Hay estudiantes que necesitamos seguir trabajando porque a nuestras familias no les alcanza.

Todo esto implica que quienes no pasemos el semestre, seremos aquellos que tenemos menos recursos. Las clases en línea terminan siendo una medida elitizante, pues sólo quien cuenta con los recursos podrá aprobar y pasar al curso siguiente

3- No aprendemos

Muchos de nosotros, como estudiantes aprendemos, mejor de modo
presencial, con alguien que nos ayude a resolver nuestras dudas; con la práctica o la construcción colectiva del conocimiento se facilita nuestra comprensión, es decir, algunes pueden adaptarse a las clases no presenciales, pero no funciona para todes.

Pero ¿realmente son clases? Hay profesores que se toman el tiempo de transmitir las clases a través de Facebook u otras plataformas, sin embargo, también hay quienes envían correos o mensajes informando de las tareas que, como alumne, debes realizar para ser evaluade sin un espacio donde profundizar sobre los temas ni resolver dudas.

4-No todos les maestres pueden dar clases en línea

Igual que nosotres, no todes les profesores tienen las condiciones para dar clases en línea, seguramente muchos deben hacerse cargo de sus hijes o de familiares enfermes. Sabemos que la crisis económica aprieta cada vez más sus bolsillos y que probablemente han tenido que buscar otra fuente de ingresos.

Es evidente que todo esto dificulta la posibilidad de que den clases en línea que aporten a nuestro aprendizaje, pues ni siquiera se les ha proporcionado una capacitación en forma para pensar cómo hacerlo didácticamente.

Esto es producto, de las condiciones precarias en las que laboran, con sueldos muy bajos y que no contemplan el trabajo “fuera del aula” que implica la programación de clases, evaluaciones, preparación de programas, etc.

Para cumplir las expectativas académicas y “cubir” los temas, se ven obligadxs a dejar una enorme cantidad de tarea bajo riesgo de que de no hacerlo sean sancionados.

5- Demasiada carga de tareas

La mayor parte de les estudiantes lidia con más de 8 o 9 materias al mismo tiempo. Si consideramos que cada profesor deja tarea, podemos concluir que la cantidad total es más que estresante. Muchas veces no alcanzan las horas del día para realizar la cantidad de tareas que nos dejan y el estrés que éstas provocan tendrá, sin dudas, efectos en nuestra salud.

Las consecuencias que tiene el estrés en nuestro cuerpo son variadas, puede derivar en dolores de cabeza, ansiedad o insomnio. Todo lo anterior provoca una baja de nuestras defensas que nos hacen más vulnerables a la hipertensión arterial, a la obesidad, infartos, acné, envejecimiento prematuro y, en estas épocas ,al contagio de Covid-19

6- ¿Cómo preocuparnos por la tarea cuando estamos viviendo una crisis tan grande?

Hoy estamos viviendo una crisis sanitaria y económica que no podemos ignorar, pues como decíamos, muchos de nosotres tenemos que trabajar con la preocupación de contagiarnos, así como a varios de nuestros papás, mientras el Estado ni nuestros patrones nos garantizan condiciones para trabajar.

En otros casos nuestros padres están despedidos o en riesgo de serlo y la preocupación en casa aumenta. Ni que decir de nuestres compañeres que tienen familiares que son trabajadores de la salud.

Estamos viviendo algo que jamás imaginamos y frente a la cual el gobierno no está dando una salida para los más pobres. Las clases en línea buscan también impedir que nos organicemos como lo hemos hecho en otros momentos, por ejemplo en el temblor del 2017, cuando fuimos nosotros junto a los trabajadores quienes nos pusimos a recoger los escombros y ayudar en la reconstrucción.

Hoy podemos también organizarnos para que la universidad, con todos sus recursos, investigaciones e investigadores, se dediquen de lleno a enfrentar esta crisis, poniendo nuestros conocimientos, recursos e infraestructura para realizar test masivos, producir gel antibacterial, generar comedores y refugios para las personas en situación de calle y sobre todo para que la universidad tenga un carácter social y verdaderamente esté puesta al servicio del pueblo pobre y trabajador.






Temas relacionados

Agrupación Juvenil Anticapitalista   /   Juventud    /   Educación   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO