Sociedad

EL AGUA EN DISPUTA

Chihuahua: El agua no es Azul ni Morena, es de los trabajadores del campo y la ciudad

La sobreexplotación del agua que vive el estado de Chihuahua volvió el martes 8 de septiembre a la escena nacional e internacional, el escenario del conflicto fue nuevamente la presa “La Boquilla” en el Municipio de San Francisco de Conchos, tomada por segunda vez por pobladores, agricultores, organizaciones campesinas y no pocos actores políticos de la oposición por derecha a la 4T.

Miércoles 9 de septiembre | 20:02

Las autoridades federales (Conagua), con respaldo de la Guardia Nacional abrieron las compuertas de la presa para dar paso al vital líquido que se entregará a EE.UU., y a otros estados de la república (a decir del gobierno federal) esto derivado del Tratado Internacional de Aguas de 1944, un tratado lesivo, que entre otras cosas, obliga a México a pagar agua que incluso no se tuvo en periodos de sequía y que se acumulan para años subsiguientes. Es esta una práctica que no es recíproca en lo que respecta al agua que el vecino del norte se compromete a entregar de manera anual por los afluentes de Bravo o por el Río Colorado.

Los rancheros chihuahuenses -pequeños propietarios, pero también terratenientes y connotados políticos priístas y panistas-, organizaron una serie de acciones de protesta coordinadas en varios puntos del Estado de Chihuahua, alegando supuestos acuerdos incumplidos, ayer terminaron con una caravana a la presa La Boquilla, donde ante la negativa de cerrar las compuertas de la presa, irrumpieron en las instalaciones de la principal presa de Chihuahua y a punta de palos hicieron retroceder a una Guardia Nacional que, en esta ocasión, optó por intentar contener a los manifestantes, sin lograrlo, para finalmente retirarse del lugar a bordo de sus vehículos artillados.

En honor a la verdad, la presa fue más bien cedida por la GN que buscó, en este caso, presentarse ante la opinión pública como una institución “respetuosa de los Derechos Humanos”, mismos derechos que violenta cuando de nuestros hermanos migrantes se trata, y sin contar que en gran medida es un cuerpo policíaco militar, integrado por elementos que participaron de la “guerra contra el narco” que implicó la militarización y la violación de los derechos humanos, impulsada por el panista Felipe Calderón y el nefasto priísta Enrique Peña Nieto.

Esta Guardia Nacional es continuidad del ejército represor de Atenco y Oaxaca en 2006, y responsable de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, así como de no pocas ejecuciones extrajudiciales, torturas y desapariciones forzadas. Lo anterior, debe tenerse presente ante el repudiable asesinato de Jessica Silva, de una de las manifestantes quien junto a su pareja, Jaime Torres, fueron baleados por la Guardia Nacional a su regreso de la protesta en la presa, en hechos que la GN alega “fue una respuesta ante un ataque armado a sus elementos”.

Cabe advertir, que en el marco de estas sentidas protestas de las habitantes de varios municipios de la cuenca del río Conchos, también estamos en presencia de actores reaccionarios que por derecha alientan el chauvinismo regionalista, el separatismo mezquino (que en otro plano también encabeza en gobernador Javier Corral) y hasta discursos golpistas como los del ultraderechista FRENAA, un grupúsculo de locos reaccionarios, aún irrelevante, pero muy activo en este movimiento.

Pero más allá del evidente oportunismo político de estos actores, sumados a exgobernadores, alcaldes y diputados panistas y/o priístas, que se han hecho presentes intentando encabezar la legítimas demandas del campesinado del sureste del estado con la mezquina intención de sacar raja política rumbo a las elecciones intermedias del 2021.

Lo cierto es que es innegable que sí hay un malestar y preocupación real por garantizar el suministro del agua por parte de los agricultores locales en una zona donde en los últimos años se instaló una cervecera Heineken (cuyo bestial despojo hídrico no es cuestionado, antes apoyado, por muchos de los que ahora se presentan como paladines de la lucha por agua de Chihuahua) y donde se ha extendido la siembra de cultivos muy exigentes, como nogal, un cultivo que reclama grandes cantidades de agua para mantenerse, en un estado que en 2/3 partes es semidesértico. Chihuahua es actualmente el mayor productor de nuez a nivel nacional y su producción se exporta principalmente a China y los Estados Unidos.

La disponibilidad de agua: en riesgo

El ingeniero Fernando Flores, reconocido activista del campo en Chihuahua manifestó en entrevista que: “La situación realmente reviste una gravedad que lastimosamente mucha gente no alcanza a comprender pero que, sin embargo,-la tendencia de la precipitación en los últimos 3 años, el 2017 fue de 465 mm, el 2018 de 365 mm y el 2019, el año pasado de 235 mm-. Esto nos da una tendencia de que la precipitación disminuye y en consecuencia la captación de las presas disminuye en esta proporción, por lo cual, si a esto le agregamos el azolve que tienen las presas, pues realmente las disponibilidad que tratan de hacer aparecer como almacenamiento de "La Boquilla" es mucho menor de lo que trata de hacer aparecer Conagua y el gobierno Federal."

"Pero no solamente eso, habría que considerar que el estado de Chihuahua se encuentra en una situación extremadamente crítica en cuanto a disponibilidad de agua, toda vez, que con información de la propia Conagua tenemos los 13 principales mantos freáticos del estado de Chihuahua sobreexplotados. Si a esto le agregamos que en estos últimos 5 años, la sobreexplotación se ha incrementado por el incremento, valga la redundancia, de cultivos que demandan grandes cantidades de agua como es el caso de los nogales, como es el caso de la alfalfa, la situación ya se vuelve caótica a nivel estatal.

"No solamente en aguas superficiales sino en aguas freáticas, en aguas del subsuelo y en consecuencia es muy loable y razonable que la gente y que los productores del sur, pero también los del norte, estemos sumamente preocupados. Los del norte por los mantos freáticos sobreexplotados y los del sur porque quieren arrancarle la poquita agua que tiene la presa, aunque la hagan aparecer con grandes cantidades pero no se está descontando, como dije anteriormente, qué tanto azolve tienen esas presas después de haber arrancado enormes cantidades de suelo”.

Luchemos por el derecho al agua para las mayorías

Así tenemos, que mientras priístas, durante décadas permitieron y avalaron la entrega irresponsable, y hasta ilegal, de pozos en zonas de veda, a terratenientes y agroindustriales, como a los LeBaron en Galeana, por otro lado tenemos a panistas que comprometieron el agua de los mantos freáticos de Chihuahua a empresas transnacionales como Coca-Cola o la cervecera Heineken. Acciones que la llamada 4T avala con su silencio y respaldando el despojo del agua, que mucho nos hace falta, para entregarla al imperialismo norteamericano, sin siquiera cuestionar los aspectos lesivos del tratado.

Desde la Izquierda Diario Chihuahua condenamos y rechazamos la presencia y despliegue de la GN, el oportunismo político de los partidos patronales, que más allá de defender el vital líquido, se acercan y "participan" solo para "llevar agua a su molino”, como se dice coloquialmente. Y lo mismo repudiamos que se opte por entregar el agua de las presas para cumplir con el tratado de aguas, sin siquiera cuestionar la forma inequitativa e injusta en que se reparte el agua a los chihuahuenses, donde en gran medida el vital líquido sea del lado Norteamericano o mexicano, termina en manos de terratenientes, industriales y agronegocios, en detrimento del pueblo trabajador de ambos lados de la frontera.

A los trabajadores jornaleros del campo y de ciudad nos afecta esta lógica incuestionada por los actores antes mencionados en este conflicto, la lógica de ver el agua como una vulgar mercancía, y no como un derecho de todos los seres humanos. Tan enemigos son del pueblo trabajador del campo y la ciudad los que abren la puerta de la boquilla para cumplir con el Tratado, como aquellos que cerrándola desean seguir manteniendo la injusta distribución de este recurso en el campo y las ciudades de nuestro estado.

Sostenemos que para poder hacer frente y dar una verdadera pelea por la defensa del agua y proteger nuestros recursos y territorios del saqueo, su privatización, entrega y sumisión a mineras, cerveceras u otras industrias y empresas como al nefasto fracking y a las maquiladoras las y los trabajadores del campo y la ciudad del Estado de Chihuahua, debemos tener presente que la única posibilidad de defender el vital líquido es organizarnos en forma independiente de los partidos patronales y sus personeros, saliendo a las calles a luchar por otra forma de hacer uso del agua, más racional y justa, organizándonos de manera democrática en asambleas, donde la política oportunista de la oposición por derecha a la 4T, no nos utilice como moneda de cambio, y donde la 4T que encabeza el presidente López Obrador, entienda que no hay acuerdos por arriba que valgan sin la voluntad de las bases campesinas y obreras en este caso de Chihuahua.

Porque somos capaces de acabar con la lógica mercantilista del vital líquido, somos capaces de garantizar el acceso al agua a cada habitante de nuestro estado, somos capaces de autorganizarnos y esperamos esa misma disposición de los trabajadores del campo y la ciudad de los demás estados y en otras fronteras. Porque al final del día, cuando de luchar por los derechos de los explotados y oprimidos se trata la lucha es una y sin fronteras.

Las y los trabajadores del campo y la ciudad, debemos confiar en nuestras propias fuerzas y en nuestros históricos métodos de lucha, separados de los actuales gobiernos patronales de sus 3 niveles de gobierno, no confiando en las burocracias sindicales (líderes charros), ni en aquellas llamadas Organizaciones de la Sociedad Civil (ONG), ni en las oportunistas “organizaciones” campesinas que se inclinan a comprometer la lucha con partidos patronales y que siempre terminan negociando o conteniendo los movimientos sociales, propinándonos derrotas en la lucha por nuestros derechos, en este caso el acceso del agua.

¡Justicia para Jessica Silva, fue el Estado!
¡El Agua es un Derecho, no una Mercancía!
¡El Agua es de Todos y Todas!
¡Arriba los y las trabajadores del Campo y la Ciudad!
Abajo los terratenientes, los agronegocios y los políticos oportunistas del régimen.






Temas relacionados

Chihuahua   /   Agua   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO