Sociedad

TELEVISIÓN MEXICANA

Chespirito, cómico de dictaduras y del PRI

Emitido por primera vez el 20 de junio de 1971, El Chavo del 8 es uno de los programas de televisión mexicana más exitosos de la historia. Hacia 2014 continuaba manteniéndose como uno de los cinco programas en español más vistos en Estados Unidos.

Nancy Cázares

@NancyCornejoCaz

Jueves 10 de agosto | 23:43

El Chavo del 8 es, indiscutiblemente, una de las series mexicanas de televisión más exitosas de la historia. Traducido a más de cincuenta idiomas (como el turco, el japonés, el portugués o el italiano), hasta el día de hoy continúa generando ganancias para la familia de su creador, Roberto Gómez Bolaños, quien falleció a los 85 años.

De 1995 a 2012, según la revista Forbes, el grupo creado por ’Chespirito’ se había hecho con ganancias de más de 1 mil 700 millones de dólares (cifra que no tardó en ser desmentida por familiares). A esta cifra deben sumarse los 24 millones de dólares de licencias y merchandising que produce cada año. La imagen del Chavo en juguetes, ropa, videojuegos y demás productos ha sido contrastada con la de Mafalda, a quien Quino, su creador, se negó siempre a vender a grandes marcas.

Emitido por primera vez el 20 de junio de 1971 por el canal 8 mexicano, a cuatro años de su estreno se estima que era visto por más de 350 millones de televidentes a la semana, grabó un total de 290 capítulos a lo largo de 21 años (los primeros nueve años como serie y el resto como sketch), bajo la dirección de Enrique Segoviano. Tal es el impacto que tuvo este programa y sus personajes que, sin duda alguna, más de algún lector pensó este último nombre con la voz del fallecido Jorge Gutiérrez Zamora, voz en off de la serie.

Como empresario, Roberto Gómez Bolaños, actor y creador de la serie, supo hacer coincidir en una oferta televisiva estudios sobre audiencia (como los que motivaron que se implementaran en el show medidas como las risas de un supuesto público para provocar el mismo efecto en la audiencia), elementos de la vida cotidiana, una vecindad en donde confluían "tipos" como el lépero, el rico, las mujeres hermosas, etc., con una lógica de pasividad y feliz resignación ante la época convulsiva en la que cada televisión mexicana sintonizaba la emisión de Televisión Independiente de México (más tarde, incorporada a Televisa). A esto se sumó la decisión de "exportar" el programa a países de latinoamerica, en donde millones de personas se habían identificado con el programa. Al decir del escritor Álvaro Enrigue (citado por Diego Fonseca en su libro Crecer a Golpes: Crónicas y ensayos de América Latina a 40 años de Allende y Pinochet), "El Chavo del 8 fue la primera globalización de México".

En El Salvador llegó a reunir más de 22 mil personas en 1976 y hay quienes consideran que esa exitosa presentación le abrió las puertas al público suramericano. Muy pronto fue contactado por empresarios argentinos, quienes llevaron el Show del Chavo del 8 a los estadios del River Plate y del Boca Juniors, en plena dictadura de Rafael Videla. Según una carta de Marisol Gasé, integrante de Las reinas chulas, Gómez Bolaños se presentó en la fiesta de uno de los hijos del famoso capo colombiano Gilberto Rodríguez Orejuela, presunto jefe del Cártel de Cali (hoy ya extinto). Visitaron también Venezuela, Argentina, Perú, Panamá, entre muchos otros, con excepción de Cuba.

El viaje más famoso del elenco de El Chavo del 8, es sin duda el que realizaron a Chile en 1977, durante la dictadura pinochetista y cobrando en dólares. Recorriendo de Arica a Santiago, más de 80 mil personas se dieron cita en el Estadio Nacional de Santiago (antiguo centro de detención y tortura) para ver a los actores. Ante las críticas que despertó la visita, Gómez Bolaños simplemente dijo que "no estaba al tanto" de lo ocurrido y aseguró que "aunque lo hubiera sabido, habría estado ahí. Si uno siguiera esa norma, desde luego en México no podría yo presentarme a hacer algo en el zócalo, como llamamos nosotros al centro, porque ahí ocurrió una gran matanza". 


En una entrevista sobre sus memorias "Sin querer queriendo", dijo que consideraba a Díaz Ordaz uno de los mejores presidentes que ha tenido México.

No puede entenderse el éxito de Gómez Bolaños sin pensar en la historia de Televisa, una de las empresas más importantes en México, integrante del duopolio televisivo y los vínculos que tuvo ésta desde sus inicios con el partido gobernante (entonces y ahora), el PRI. Esta relación fue crudamente resumida en una frase del escritor Bernardo Fernández (citado por Mónica Maristain para su artículo publicado en el diario Sin Embargo-29/11/2014): "Si el Tigre Azcárraga fue un soldado del PRI, Chespirito fue uno de sus mejores sargentos". 

Sobrino del ex presidente Gustavo Díaz Ordaz Bolaños, ’Chespirito’ fue durante décadas pieza clave en el engranaje de manipulación de la opinión pública del régimen mexicano. La fórmula de Azcárraga encarnada en la televisión "para jodidos" tenía en los personajes de Gómez Bolaños el mejor aliado. 


Los últimos años de su vida, hizo campaña por los presidentes panistas Vicente Fox y Felipe Calderón, así como por Josefina Vázquez Mota.

Alineado a los sectores más reaccionarios de la derecha mexicana (política, religiosa y empresarial), ’Chespirito’ usó su imagen en 2007 en contra de la despenalización del aborto por medio de un spot transmitido en horario estelar en el canal 2 de Televisa, con el slogan "abortemos la ley, no la vida", en medio de un debate generado en la capital del país ante la propuesta de despenalización impulsada por el PRD. En 2012 se sumó a las voces en contra del #YoSoy132, luego de la toma simbólica de Televisa Chapultepec, por medio de su cuenta oficial de Twitter.

Tras 6 años de la “guerra contra el narcotráfico” y de la militarización del país, al finalizar la administración de Felipe Calderón, ’Chespirito’ se despidió del mandatario con un mensaje en donde le agradecía "por todas las cosas buenas que hizo".

Representante en México del humor simple y de circunstancias, calificado como "enajenante" y "vulgar" por sectores de la clase media (mucho antes que Monsiváis rescatara el concepto de cultura popular con representantes como Agustín Lara, Tongolele o José Alfredo Jiménez), Bolaños era consciente de que era más famoso en otros países que en México. Éste, quien fuera "profeta" de la derecha en su tierra, uno de los personajes más emblemáticos que construyen hoy en día la idea de "lo mexicano" falleció el 14 de noviembre de 2014 en su residencia en Cancún y se convirtió en parte de la historia del despliegue ideológico que en México tuvo un impacto de masas y que hasta hoy en día continúa llenando las transmisiones con contenido basura y noticiarios al servicio del régimen.


Políticos como Roberto Borge y EPN emitieron mensajes tras el fallecimiento del actor.






Temas relacionados

Vicente Fox   /   Jorge Rafael Videla   /   Televisa   /   Roberto Goméz Bolaños   /   #YoSoy132   /   Dictadura cívico-militar   /   Historia   /   Televisión   /   Sociedad   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO