Géneros y Sexualidades

VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

Capturan a presunto asesino de Jessica, el Gobierno busca legitimarse frente a la violencia

El pasado 21 de septiembre se dio a conocer, mediante redes sociales, la desaparición de Jesssica, profesora de educación básica, recién egresada de la universidad. Ahora el gobierno de Morelia anuncia la captura del presunto asesino.

Viernes 2 de octubre | 13:29

Este ciclo escolar, Jessica comenzaba su carrera como docente, pero la violencia machista solapada por un Estado feminicida le arrebató sus sueños.

Tras su desaparición, familiares y colectivos feministas se manifestaron en el Centro Histórico de Morelia, último lugar donde se vio a la profesora, así como también a las afueras de la Casa de Gobierno. Pero no fue hasta el 25 de septiembre que se localizó su cuerpo.

El 28 de septiembre, después de múltiples manifestaciones exigiendo justicia a lo largo del país, además de las movilizaciones por el aborto legal, las autoridades giraron la orden de aprehensión en contra de la ex pareja de Jessica, su presunto feminicida.

Un día después, la Fiscalía General del Estado de Michoacán ofreció una recompensa de un millón de pesos para quienes aportaran información sobre el paradero de Diego Urik, el presunto asesino.

No fue hasta este miércoles 30 que fue capturado, situación que Silvano Aureoles festejó en redes con el siguiente mensaje: “Acabamos de dar el primer paso para que se haga justicia en el lamentable feminicidio de Jessica González, con la detención del presunto responsable. Más tarde les ofreceré más información.”

Todo esto en el marco de la brutal represión hacían las manifestaciones feministas a lo largo del país, provocando que se rompiera el cuestionamiento hacia las fuerzas represivas del estado, que son las mismas que este 28S intentaron romper el movimiento de mujeres en la CDMX, Ciudad Juarez, y Guadalajara.

Son las mismas que el propio Silvano Aureoles ha utilizado para reprimir maestros y normalistas que se manifiestan en defensa de la educación pública, y para mantener atenazado al movimiento social, imponiendo una cuarentena estricta que reforzó la militarización de la entidad.

Aun falta ver lo arrojado por la investigación pericial, pero la captura del presunto responsable del asesinato de Jessica no es el último eslabón para obtener justicia.

Es necesario que no haya #NiUnaMenos por feminicidio ni por abortos clandestinos, y que cese la criminalización contra el movimiento de mujeres, así como exigir desmilitarización del país que ha incrementado la violencia contra la población, de la cual niñas y mujeres se llevan la peor parte.






Temas relacionados

Feminicidio   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO