Internacional

CENTROAMÉRICA

Buscan incluir a Chiapas en plan de endeudamiento y antimigratorio

Diputados del Parlamento Centroamericano ha realizado una visita a México para solicitar la entrada del estado de Chiapas al Plan Alianza para la Prosperidad con el objetivo de frenar la migración que desarrollan los países del Triángulo Norte.

Jueves 18 de mayo | 18:59

Una delegación de diputados del Parlamento Centroamericano (Parlacen), durante una visita realizada a México, pidió incluir al estado de Chiapas al Plan Alianza para la Prosperidad, una iniciativa que ha buscado durante el último periodo reducir la migración del Triángulo Norte de Centroamérica. Una política desarrollada bajo la gestión de Obama, -que en su momento prometió más de mil millones de dólares- y ahora recrudecida con el actual gobierno de Donald Trump para toda la región.

Cabe señalar que ya desde principios de 2016 el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, en reunión con empresarios invitó al gobierno mexicano para integrarse en la alianza con Honduras, Guatemala y El Salvador y dinamizar el sector productivo de Centroamérica. Ahora pretenden agilizar esta medida que ha llevado al endeudamiento en toda la región del Istmo, pero asegurando frenar la migración que tanto preocupa a los intereses del imperialismo estadounidense.

A la extrema pobreza y la violencia que se vive en estos países, se suma la deuda externa como parte de la sujeción a los planes dictados desde Washington, que con los años ha hundido cada vez más en la opresión y miseria al pueblo centroamericano. En diciembre de 2014, la deuda hondureña ascendía a 7,179.8 millones de dólares, según el Banco Central de Honduras. Mientras que El Salvador adeuda 15730.3 millones de dólares a enero de 2015, de acuerdo con el ministerio de Hacienda y Banco Central de la República de El Salvador. Guatemala, por su parte, a febrero de este año, tiene una deuda externa de 7,404.4 millones de dólares a febrero de 2015, según el Banco de Guatemala.

Obama y Trump contra los migrantes

Al dejar la presidencia, Barack Obama solicitó una partida de 750 millones de dólares para “ayuda” a Centroamérica por medio del Plan Alianza para la Prosperidad. Este plan, con la llegada de Donald Trump y su discurso xenófono hacia la comunidad migrante, ha tenido continuidad. Varios funcionarios estadounidenses recientemente dieron garantía sobre el apoyo brindado desde Estados Unidos a dicho programa que se ha propuesto como objetivo principal utilizar todo su arsenal político y militar para frenar el flujo migratorio. Condenan así a millones de migrantes centroamericanos a enfrentar las pésimas condiciones que han dejado décadas de saqueo a mandos de los gobiernos en turno.

Sin embargo, el presupuesto acordado el pasado 3 de mayo para lo que resta de año fiscal contempla una dotación de 655 millones de ayuda para Centroamérica, que ahora incluyen también al estado de Chiapas en México. Pues una delegación del Parlamento Centroamericano, integrada por integrantes de la Comisión de Relaciones Internacionales y Asuntos Migratorios, realizaron una visita de trabajo a Chiapas México a principios de mayo, para establecer un acuerdo común en materia de migración con autoridades del gobierno local que encabeza Manuel Velasco Coello.

Como resultado de los acercamientos con las autoridades de México, se logró que diputados del Parlacen integren la "Mesa de Migrantes", donde se propone integrar a Chiapas como parte del Plan de la Alianza para la Prosperidad, y para lo cual Peña Nieto ya contempla una reunión con el gobierno de Jimmy Morales en Guatemala para el 5 y 6 de junio.

Los jefes de Estado Mayor de ambos países se reunieron recientemente donde acordaron fortalecer y ampliar la acción militar en la frontera común, de unos 965 kilómetros de longitud. Así, los mandatarios se proponen "identificar acciones de cooperación militar" para "mejorar la seguridad en la frontera común", dijo el Ejército de Guatemala en un comunicado.

También se ha declarado que los miembros de la Comisión de Relaciones Internacionales y Asuntos Migratorios visitaron algunos albergues que atienden a migrantes, administrados por la Iglesia Católica, Iglesia Evangélica y la municipalidad de la entidad, en donde pudieron constatar el funcionamiento que mantienen y que ahora se propone establecer mecanismos de estandarización de protocolos e intercambio de información.

Este avance en la militarización de la región con medidas que incluyen el Plan Fortaleza, significan una mayor penetración del imperialismo estadounidense en el territorio, que Trump y los gobiernos entreguistas en Centroamérica han solapado con el impulso del sector privado. En el caso de México, Trump ha contado con la interlocución específica del Consejo Coordinador Empresarial, que en otros casos -como los miles de migrantes varados en estados fronterizos- lucran con las condiciones inhumanas que mantienen las autoridades locales y buscan explotar la fuerza migrante con trabajos semiesclavos.

Las organizaciones sociales, indígenas y campesinas, así como las mujeres y el conjunto del pueblo trabajador en Chiapas y en todo el país deben plantearse el impulso amplio de un movimiento que enfrente las medidas y consecuencias que dejará a su paso el Plan Alianza para la Prosperidad y el Plan Fortaleza en el territorio y para nuestros hermanos centroamericanos que ya sufren las consecuencias de la política racista de Trump y los gobiernos lacayos en México y Centroamérica.






Temas relacionados

Jimmy Morales   /   Donald Trump   /   Chiapas   /   Guatemala   /   migrantes centroamericanos   /   Militarización   /   Fuerzas Armadas   /   Enrique Peña Nieto   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO